La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / pyrenees

El 2017 en fotos (1): De viaje con la cámara al hombro

Hemos llegado a los tres últimos días del año 2017. Y eso quiere decir que ha llegado el momento del balance. Balance que yo hago siempre desde un punto de vista fotográfico. Tradicionalmente, en los últimos años, se dividía en tres sección. Enlazo las correspondientes a 2016 para que os hagáis una idea.

  1. De viaje con la cámara al hombro: Recuerdos de mis viajes del año.
  2. De película: Reflejo de mi especial afición a la película tradicional fotoquímica.
  3. 12 meses + 12 fotos: Selección de una fotografía digital por mes, representativo o no, escogida por un motivo que personalmente signifique algo para mí.

En este año 2017, respetaré hasta cierto punto la división en tres. Pero la segunda no va a ser "de película". Es cierto que fuera de los viajes, la fotografía con película tradicional ha sido mi actividad fotográfica más importante, por encima de la digital. En los viajes, no; es al contrario, por cuestiones de eficiencia y conveniencia. Por lo tanto, esa segunda entrada será dedicada a actividades con gente. Aviso que a veces es difícil diferenciar entre algunas de las actividades del 1 y el 2, pero lo haré a mi mejor entender. Con respecto al número 3, la selección de fotos se realizará sin importar con qué tipo de cámara están hechas las fotos.

Vamos pues con la actividad viajera, que este 2017 no ha estado nada mal.

Comencé el año mal en el ambiente laboral, algo que no empezó a enmendarse hasta que estuvo bastante avanzado, y que me costó mis esfuerzos. Pero para para olvidarme de lo mal que estaba yendo el entorno laboral, hice una escapada con unas amigas el día de mi cumpleaños al valle de Tena y el Serrablo. Estuvo muy bien.

Iglesia de San Juan de Busa, ruta del románico en el Serrablo.

Llegada la primavera, por primera vez en muchos años el destino en semana santa no fue Italia. Por motivos que no vienen al caso y que fueron contrarios a mi voluntad, decidí aceptar un invitación para visitar algunas ciudades y parajes de la península de Jutlandia en Dinamarca. Más allá de que pasamos más frío del que pensamos, lo pasamos realmente muy bien.

En las calles más tradicionales de Ålborg.
Colorida terraza de Aros, museo de arte moderno de Aarhus.
Parque etnográfico en el bosque de Moesgaard.
Es fue el único viaje en el que me llevé película tradicional, y conseguí fotografías muy interesantes en las playas de Skagen.

Durante los meses de mayo y junio cogí un permiso especial sin sueldo, que me permitió hacer un par de interesantes viajes.

El primero de ellos compensaba mi ausencia en semana santa de tierras italianas. Me fui a Milán desde donde visité los lagos de Orta e Iseo, que no conocía de entre los llamados Grandes Lagos. También me desplacé los últimos días a la ciudad alemana de Constanza, en la frontera de Suiza, donde recorrí el lago de Constanza (Bedensee) y el Rin, así como visitamos el museo de fotografía de Winterthur.

Catedral de Bérgamo.
Funicular de San Vigilio en Bérgamo.
Piazza del Duomo en Milán
Isola de San Giulio en el lago de Orta.
Paseando por las coquetas calles de Constanza.
Cataratas del Rin en Neuhausen.

En junio realizamos el viaje que teníamos marcado como viaje importante del año. Hace tiempo que nos apatecía conocer el paisaje de las islas Lofoten en Noruega, especialmente después de la buena experiencia el año pasado en Islandia. Aunque no fue exactamente lo que esperábamos. Pero estuvo muy bien. Quiza... demasiada borrachera de paisaje.

Suele ser una tradición desde hace años visitar las exposiciones de PhotoEspaña en Madrid durante el verano. Ya podían ser en una época menos calurosa... Este año la novedad fue que en ver de ir solo, encontrándome allí con gente amiga, fue con un pequeño grupo de gente de la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ. Y creo que mereció mucho la pena. Lo pasamos bien, y hubo ocasión para intercambiar pareceres.

Durante la segunda mitad del verano tuve visita del extranjero. Unas personas que no conocía, viven en Suiza aunque tienen antecedentes españoles, aragoneses, y que además de por trabajo, quería conocer un poco la tierra de sus antepasados. Unos amigos comunes me los confiaron para que les guiase y, si nos podíamos apañar, les acompañase. Fue muy agradable.

Los padres de ella eran de Ayerbe y eso nos llevó a Loarre.
La madre de él eran de Sástago y eso nos llevó a las saladas.
Ambos eran aficionados a "Juego de tronos" y acabamos visitando el castillo de Zafra, en la provincia de Guadalajara.

En mis vacaciones de septiembre y octubre me encontré colgado. Ninguno de mis acompañantes viajeros habituales estaban disponibles. Así que me busqué un destino razonable. Pensaba que sería en algún lugar cercano de la vieja Europa como el sur de Portugal o la Provenza francesa. Pero una oferta interesante en vuelos intercontinentales me llevó a Corea del Sur. Y se convirtió, insospechadamente, en el viaje que más me ha marcado este año. Definitivamente me interesa más cuando viajo el paisaje humano que el natural.

Jóvenes vestidos con hanbok en los palacios reales de Seul.
Celebrando el día de fiesta nacional en el palacio Gwaseong de Suwon.
Vistas nocturnas de los palacios reales de Seúl.
Santuarios y rocas sagradas sin salir de los límites de la capital surcoreana.
Budas y bodhisatvas excavados en la roca en los parques de Busan.
Vendedor en el mercado del pescado de Jagalchi, Busan.
Atardecer en la playa de Heundae, Busan
Budas en el templo de Bolguksa en el Parque Nacional Histórico de Gyeongju.
Antigua pagoda del reino de Silla en Gyeongju.
Túmulos funerarios del reino de Silla en Gyeongju.

Terminaré esta entrada viajera con un par de excursiones en sábado por las tierras de Aragón, no lejos de la capital, pero que nos proporcionaron momentos muy agradables y de gran tranquilidad.

Presa de la Sotonera en Tormos.
Refugio del bando rebelde fascita de la guerra civil en la sierra de Alcubierre.

Habrá que comenzar a planificar futuros viajes para 2018.