La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / fotógrafos

Recomendaciones semanales - del 10 al 17 de diciembre de 2017

Esta semana no le he podido dedicar mucho tiempo a la fotografía. He estado atareado con una diversidad de cosas, y el fin de semana también he tenido una agenda muy apretada. Estas recomendaciones de hoy las voy a resolver de forma muy telegráfica. Como no "he producido" nuevas fotografías recientemente, acompañaré la entrada de hoy con alguna interpretación en blanco y negro de fotografías del viaje a Corea del Sur que hasta ahora sólo he trabajado en color. Vamos pues, brevemente, a mis recomendaciones de esta semana.

Raoul Hausman fue un artista austriaco muy polifacético, y se adscribe con caracter general al movimiento dadaista, del que también renegó. Lo cual también es muy dadá. Muy experimental, me interesan especialmente sus collages. Nos lo han recordado en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red.

Di en conocer recientemente la página Photography of China, que me pareció muy interesante. También tiene un canal en Youtube al cual me he suscrito. Os dejo un vídeo sobre las fotografáis de Luo Bonian, un fotógrafo aficionado muy interesante de los años 30.

En Another Magazine apareció un artículo dedicado a la California School of Fine Arts, donde estudiaron muchos buenos fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX y donde enseñaron algunos de los más emblemáticos fotógrafos americanos de ese siglo. Puede ser interesante conocer a quienes estuvieron vinculados a esta escuela.

Alex Prager es una fotógrafa muy interesante con sus coloridas fotografías no espontáneas, escenificadas, que involucran en ocasiones a verdaderas multitudes. Nos la han recordado en Booooooom. La podemos seguir también en Instagram.

En el blog de HLDKY hemos podido ver los desolados paisajes, de naturaleza distópica o postapocalíptica, del francés David de Beyter. Otro fotógrafo que convendría conocer mejor.

En la cuenta de Instagram de Fotografiska me ha llamod la atención de alguno de los paisajes del sueco Marcus Nyberg (instagram). Hoy están saliendo bastantes paisajistas. Aunque no es el único género que cultiva este fotógrafo, que también realiza mucho trabajo comercial.

Y más paisajes que nos llegan desde Booooooom. En este caso de Brian Kelley, fotógrafo basado en Brooklyn, con lo que lo tiene difícil para acceder a majestuosos paisajes naturales. Pero lo hace. En su página web hay sobre todo trabajo comercial. Pero Instagram es otra cosa, mucho más dedicado al paisaje.

Y terminaremos con una recomendación que nos llega desde American Suburb X. Esta página siempre nos propone trabajos más contemporáneos y en vanguardia. En esta ocasión, el de Kensuke Koike, que además de la cámara de fotos, utiliza el hoja del cúter con precisión geométrica para reinterpretar las imágenes.

Recomendaciones semanales - del 3 al 10 de diciembre de 2017

Termina hoy una semana que para mí ha sido de fiesta, y que sin haber parado de hacer cosas, por unos motivos u otros me ha cundido bastante menos de lo que pensaba. En cualquier caso, y antes de pasar a mis recomendaciones de esta semana, comentar que ha sido ocasión de disparar sobre cuatro rollos de película en blanco y negro.

Dos de ellos todavía están sin revelar y corresponden a la iniciativa FP4party que funciona en Twitter durante varias semanas del mes de diciembre. Esta que termina es la semana de disparar, la que empieza mañana es la de revelar, y la siguiente la de exponer los resultados. Sí, hay que fotografiar con película Ilford FP4 Plus, o sus antecesoras con el mismo nombre si quedan por ahí carretes caducados. De ahí el nombre.

Los otros dos son de la película Kodak TMax 400 de la que os hablé el lunes pasado. Y fueron expuestos en su mayor parte el miércoles en el Taller Escuela de Cerámica de Muel en una quedada analógica de la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ. Y en una pequeña parte, un par de días más tarde, paseando por Zaragoza. De estas últimas proceden las fotografías que ilustran la entrada de hoy. Las de Muel las dejo para un artículo monográfico sobre la experiencia, dentro de unos días.

Se nota que he estado de fiesta, porque tengo más recomendaciones que otras semanas. Veremos haber cómo escribo esto con cierta agilidad. En primer lugar, los de Lomography han echado la vista atrás y nos han recordado la relación simbiótica entre un fotógrafo, Alfred Stieglitz, y su compañera y musa, la pintora Georgia O'Keeffe. Stieglitz es uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX en Estados Unidos ya que llevó a la fotografía como arte a la modernidad y a su madurez, y contribuyó a abrirle paso en los museos de arte moderno y contemporáneo.

David Lynch es un director de cine muy especial, poco comprendido por el público en general, pero que ha sabido integrar cine y surrealismo de forma muy efectiva, e incluso en ocasiones comercial. ¿Quién no conoce a Laura Palmer? Como muchos otros directores y gentes del cine, también tira de cámara fija. Y en Another Magazine nos hablan de sus muy interesantes desnudos femeninos, en los que transporta su visión a la fotografía fija.

Philip Lorca diCorcia es uno de los fotógrafos más interesantes de la fotografía contemporánea. Norteamericana y mundial en general. Sus retratos en Times Square es una obra de referencia. En Albedo Media han dedicado un interesante artículo a repasar la obra de diCorcia, que conviene conocer.

Saltando de continente, nos vamos hasta la Europa oriental. En Vantage nos presentan la obra de un fotógrafo lituano poco conocido, Vitas Luckus, que terminó su vida suicidándose momentos después de haber matado a puñaladas a un agente de la KGB... Ahi es nada. Pero lo que importa aquí son las interesantes fotografías de Luckus, con un estilo documental, pero lleno de poesía y una extraña belleza.

A través de la cuenta en Instagram de Fotografiska, llego a conocer la obra de la fotógrafa china Chen Man, que también ha merecido algún artículo en algún otro medio. De ella, he llegado a leer que es la Leibovitz del gigante asiático. A mí, este tipo de comparaciones no me gustan demasiado. Porque de alguna forma ponen en segundo lugar a uno de los dos artistas, que es "como", negando su propia identidad. En cualquier caso, en la vistosa y colorida obra de Chen (este es el apellido), es difícil encontrar los límites entre la fotografía de moda y la fotografía conceptual. Lo que me cuesta más aceptar es que sus fotografías estén hechas con al Seagull con la que aparece en su fotografía del perfil en Facebook, pero quién sabe...

Txema Salvans es uno de los fotógrafos españoles más interesantes. Quizá carezca de la vistosidad de otros fotógrafos, pero sus documentos tienen bastante profundidad. Fue relativamente famoso su trabajo sobre la espera de las prostitutas en las carreteras del Mediterráneo español. Curiosamente, como nos cuentan en Albedo Media, el concepto se ha mantenido en una segunda serie, pero en la que las prostitutas han sido sustituidas por pescadores con caña en los embalses de la zona. El mismo concepto de espera, la misma desolación, la misma luz dura e implacable del sol hispano...

Otro fotógrafo de origen español, pero nacido en el Reino Unido en LensCulture, es Daniel Castro García. Fotógrafo que, en LensCulture, confiesa que, respecto a su propia identidad, ni se siente plenamente británico en su país de residencia, ni plenamente español en el país de sus raíces. Y por lo tanto, investiga con sus fotografías el concepto de ser extraño, a través de los inmigrantes africanos que llegan a las costas europeas del Mediterráneo. Bastantes de sus fotografías me han impresionado por su calidad formal y técnica.

Tanto en Artnau como en Booooooom nos presentan las fotografías de retratos de la barcelonesa Andrea Torres Balaguer en las que se nos niega sistemáticamente la visión del rostro de la persona. Mediante su ocultación por la pose, o mediante la utilización de técnicas mixtas junto con la pintura. Fotografías de factura sencilla pero muy elegante, y que se llenan de misterio por esa ocultación deliberada y sistemática de la identidad de la persona.

El collage, ya lo he comentado en varias ocasiones, es una técnica que me causa cierta fascinación. Y que aunque he intentado alguna vez, no he conseguido absolutamente nada satisfactorio. En Another Magazine nos presentan los collages de Sammy Slabbinck, realizados a partir de fotografías antiguas, en lo que me parece una forma apropiada del apropiacionismo en el arte fotográfico, al resultar una obra nueva y distinta a partir de la antigua. Variados, intrigantes y bellos los collages de Slabbinck.

Finalmente, como en todo principio de mes, ha llegado la nueva edición, el número 105, de Fraction Magazine. En esta ocasión me gustaría destacar dos trabajos. El titulado Lighght (no es una errata) del fotógrafo Douglas Lovell, en el que relaciona sus interesantes fortografías en blanco y negro con el mundo de la Cábala. A mí la parte cabalística me la trae un poco al pairo, pero no pocas de las fotos me han gustado. El segundo de los trabajos lleva el titulo My Faded Fantasy, en el que el fotógrafo Matthew Finley, partiendo de fantasías, de lo que se sueña cuando se está despierto, usando procesos fotoquímicos antiguos nos ofrece una serie de imágenes oníricas de desnudos masculinos y femeninos.

Y bueno, por hoy, ya vale.

Recomendaciones semanales - del 26 de noviembre al 3 de diciembre de 2017

Semana tranquila desde el punto de vista fotográfico. Ha sido una semana que me he dedicado más a procesar trabajos anteriores que ha realizar nuevo. Ya veremos cómo se plantea esta que viene, en la que tengo fiesta, y, si el tiempo atmosférico no se pone muy desagradable, puedo tener ocasión de hacer fotografías más o menos abundante. De momento, está prevista una quedada el miércoles con la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza AFZ, en la que aprovecharemos dos rollos de 30,5 metros (100 pies) de Kodak T-Max 400 caducada, enajenada de un instituto de educación secundaria de la ciudad que ya no utiliza este tipo de materiales para la docencia. Heme aquí reciclando viejos chasis de película...

En las próximas hora espero empezar a revelar un par de ellos, cargados con los retales finales de ambos rollos, que sólo daban para unos pocos fotogramas. Uno, que no ha dado más que para 4 o 5 fotos, lo he expuesto por la calle a su sensibilidad nominal. Con el otro, 7 u 8 fotos, he aprovechado que los primeros domingos de mes el museo Pablo Gargallo tiene entrada gratuita, y lo he expuesto allí a índice de exposición de 1600. Forzaré dos pasos. Así nos daremos una idea de las posibilidades de una película caducada hace 6 años. Ya que estaba en el museo, he aprovechado para tirar unos JPEG directos con la Panasonic Lumix GM5, que ilustrarán esta entrada.

Hace unos días, en el blog The Photobook obviamente dedicado a las novedades en materia de libros de fotografía, nos hablaban de uno con fotografías de Duane Michals  de quien ya os he hablado en alguna ocasión en estas páginas. Este fotógrafo se caracteriza sobretodo por sus series de fotografías conceptuales, con un estilo muy personal. Pero no es a esto a lo que se dedica el libro, y el artículo del blog, sino a sus retratos. Excelentes y muy personales, también.

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos han hablado de un venezolano, Alfredo Cortina  cuya obra fotográfica permaneció inédita durante su vida, que ocupó buena parte del siglo XX. El caso es que dicha obra tiene un gran interés tanto documental, como artístico. No sólo fotografió la realidad social de su país, sino que también practico la naturaleza muerta y la fotografía escenificada con interesantes resultados. Os dejo un vídeo sobre el personaje.

La República Popular Democrática de Corea, usualmente conocida como Corea del Norte, es uno de los países desconocidos y enigmáticos más conocidos del mundo. Muy hermético al exterior, no dejan de aparecer reportajes de fotógrafos occidentales que de una forma u otra nos traen imágenes del lugar. Y con una frecuencia desusada aparece en los noticiarios más diversos. Generalmente por las idas de olla de Kim III, hijo de Kim II y nieto de Kim I,... o como se llamen los dictadores del lugar, todos de la familia Kim. De una familia Kim. Nathalie Daoust es una fotógrafa canadiense que se especializa en sacar a la luz lo desconocido. En trabajos anteriores, relacionado con el sexo. En esta ocasión, se trataba de obtener fotografías de lugares distintos de los permitidos por el gobierno norcoreano, por lo que llevaba la cámara colgando del cuello, sin tocarla, pero con un cable disparador oculto, para ir disparando a escondidas. El tratamiento que otorga a las imágenes, es acorde a la clandestinidad con las que se tomaron. Nos lo han contado en AnOther Magazine.

Seguimos en la península de Corea. En Another Man Magazine  creo que está emparentado con el anterior, nos hablan del trabajo del fotógrafo Park Jongwoo (nombre al estilo oriental, con el apellido primero), documentando la paradójicamente denominada Zona Desmilitarizada de Corea. Uno de los lugares más controlados militarmente del mundo. Es un lugar que podría haber visitado en mi reciente viaje a la República de Corea, o Corea del Sur. Pero como sólo se puede ver en viajes organizados, o sea, te enseñan lo que quieren que veas,... pues no fui. En cualquier caso, el detallado reportaje de Park es muy interesante, documental y fotográficamente hablando.

En un correo informativo de la PhotobookStore, llegó hace unos días una recomendación de un libro realizado por la fotógrafa japonesa Rinko Kawauchi y el fotógrafo coreano Seungwook Back, en el que las fotografías están realizadas con el teléfono móvil y proceden del intercambio de mensajes durante un cierto periodo de tiempo. No tiene mala pinta y me estoy pensando si lo compro. En cualquier caso, me sirvió para refrescar el interesante trabajo de Kawauchi que ya había conocido en alguna ocasión, y que tal vez os interese. No he encontrado una página web en internet sobre el coreano, salvo esta  aunque hay una diferencia ortográfica en el nombre que no sé si indica otro fotógrafo, otra persona, o no.

Siguiendo en oriente, en Japón, en el mismo correo informativo de la PhotobookStore  que tenía muchas referencias a fotógrafos orientales, aparecía el trabajo de la fotógrafa japonesa Emi Anrakuji. También me interesó mucho, siendo mucho más personal y críptica, y orientada a su preocupación por el cuerpo.

Seguimos todavía en extremo oriente, aunque ahora nos vamos a China. En el British Journal of Photography nos han hablado del trabajo de Feng Li, un fotógrafo flâneur. Palabra francesa, un flâneur, en el siglo XIX, era una persona usualmente desocupada y con tiempo libre, que se dedicaba a pasear sin rumbo fijo, por el mero placer de pasear y observar. Y Li hace eso y toma fotografías, que no son las habituales fotografías callejeras que tan de moda están. Recoge más bien impresiones, llegando a las situaciones extrañas, absurdas o surrealistas, con un estilo de fotografía muy directo, de apuntar, encuadrar, enfocar y flashazo acompañante. En color.

Saliéndonos ya de Asia, nos llegamos hasta Estados Unidos, donde la fotógrafa Lauren Greenfield documenta la realidad de una sociedad de personas que no es que sean ricas o acomodadas, sino que se esfuerzan en la medida de los posible en parecerlo. Lo vi en un vídeo del International Center of Photography, que os dejo a continuación.

Finalmente, una última recomendación que me llega desde la cuenta de Instagram de Fotografiska, y se trata del norteamericano Jason M Peterson  una de las estrellas de la mencionada red social, donde cultiva un interesante estilo de fotografía documental en blanco y negro que me ha llamado la atención por sus cualidades estéticas principalmente, aunque también hay alguna que otra serie escondida entre la abundancia de publicaciones que tiene interés conceptual.

Y esto es todo por ahora... me voy a chapotear un rato entre químicos de revelado...

Recomendaciones semanales - del 19 al 26 de noviembre de 2017

No tengo muchas posibles recomendaciones marcadas esta semana. Las suficientes para dejar una entrada digna, pero no sé si es que estado muy liado con cuestiones diversas o que el maldito "viernes negro" absorbe la energía del personal en esta orgía de compra-venta consumista importada de los EE.UU. Que conste que yo también he picado, que he comprado una mochila fotográfica más grande que la que tengo por un precio muy muy muy ajustadito. Ya veremos que tal sale. Y acabo de recibir un mensaje de correos diciendo que igual me la traen hoy domingo... pues no pienso estar pendiente. Si la traen mientras estoy en casa bien, pero si no... otro día. Que yo no les he pedido que trabajen en domingo.

En cuanto a las fotografías que acompañan... Desde que salió al mercado a principios de año, me he aficionado a la película Bergger Pancro 400, que actualmente se ha convertido en la que más uso para esta sensibilidad, los ISO 400. Pero hasta el momento sólo la había usado en formato medio. Hace unas semanas encargué algunos carretes en formato 135... ya haré un artículo específico al respecto, pero aquí os dejo algunas fotos realizadas con esta película con la Leica Minilux. Que me sigue pareciendo una cámara deliciosa de usar.

En primer lugar, desde la Photographers Gallery, un artículo sobre las polaroids de Wim Wenders. Es conocido, y lo he comentado en alguna ocasión en estas páginas o en mi Cuaderno de ruta, que el director de cine alemán también le da a la fotografía, siendo especialmente interesantes y llamativas sus panorámicas. También a veces trabaja esta faceta artística con su mujer, Donata. Bueno, pues también con las polaroids. Os dejo un vídeo sobre el tema (en inglés).

Nobuyoshi Araki es más que probablemente el más conocido de los fotógrafos japoneses. También uno de los más controvertidos, por sus temas, siempre con la sexualidad y la muerte a vueltas. También uno de los más prolíficos. Y también uno de los más sensibles... yo vuelvo una y otra vez sobre su Sentimental Journey. Pero también es uno de los que más han experimentado con la técnica fotográfica y con sus posibilidades. En Dazed nos muestran algunos de sus trabajos menos conocidos en los que las técnicas mixtas con la pintura estan a la orden del día.

Otro fotógrafo polémico por la forma en que trata sus temas es Andres Serrano, un neoyorkino con raíces latinoamericanas. Ha sido anatemizado por todo tipo de grupos religiosos por su forma de tratar el fenómeno de la religión, y sus retratos suelen tener un fuerte contenido político, comprometido. En Clavoardiendo Magazine lo han entrevistado para que lo conozcamos un poco mejor.

No conocía yo al argentino Pedro Luis Raota, fotógrafo que murió prematuramente hace ya unas décadas. En Iconic Photos nos hablan de él y dicen de él que es considerado el "Ansel Adams de Argentina"... No le veo muchos parecidos a la obra de ambos fotógrafos. pero lo que sí que es evidente que el carácter documental de su fotografía no está reñido con una estética absolutamente impresionante y con un dominio del blanco y negro y de la luz magistral.

Existe un grupo de países en la Penísula arábiga que marcan una serie inabarcable de contradicciones entre la naturaleza de sus conservadoras sociedades de inspiración islámica, la presencia impacable del desierto que domina el paisaje, y los cambios sociales y urbanísticos que derivan de la abundancia del dinero con origen en la explotación del petróleo. En Lensculture hemos podido ver algunos ejemplos del trabajo del fotógrafo Philip Cheung que ha trabajado en los Emiratos Árabes Unidos, poniendo de manifiesto las incongruencias del paisaje de estos países, que nos hablan de las incongruencias de las sociedades que albergan.

Desde el blog de Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red nos llega la recomendación del trabajo de una fotógrafa de raíces multiculturales. Chieska Fortune Smith es estadounidense, de madre japonesa y padre afroamericano con antepasados nativos americanos. Ha vivido o vive en EE.UU., Japón y el Reino Unido. Bien sea a través de sus abstracciones, su estudio de las formas, o de sus retratos, la fotografía de Chieska Smith es muy expresiva y muy personal. Trabaja con película tradicional pero con procesado digital. A mí me ha interesado mucho.

Para terminar, hablaré de RECO, un colectivo de jóvenes fotógrafos japoneses que van a la suya, encantados de haberse conocido. Con trabajos que muchas veces no trascienden de lo anecdótico, pero que siempre son elegantes y estéticamente cuidados. Y ocasionalmente, más allá del buen rollo que desprenden, publican alguna serie de fotografías que te hace detener un poco más. Como una de esta semana que titulan Surréalisme, de uno de ellos que he llegado a la conclusión que se llama Tetsuya Nomura (instagram). Tengo mis dudas de que tengan claro el concepto de surrealismo, pero... Como digo, la mayor parte de las veces son anecdóticos, pero simpáticos y con buen rollo. Y a veces nos muestran bonitos paisajes del otoño en Kioto o de la primavera en otras ciudades del País del Sol naciente. Todo lo escriben en japonés. Si tiráis de traductor de Google y os defendéis con el inglés, os recomiendo que traduzcáis al idioma de Shakespeare, que es muchísimo más comprensible que intentar traducir del nipón al castellano.

Recomendaciones semanales - del 12 al 19 de noviembre de 2017

Se suponía que hoy tenía que estar ilustrando estas recomendaciones semanales con alguno de los paisajes que hubiese obtenido ayer sábado en el hayedo de Gamueta en el Pirineo aragonés. Pero tengo una lesión en un pie, una tendinitis en el tendón aquíleo, que me va y viene, y que decidió venir en vísperas del viaje. Y para no amargármelo a mí, o a otros según con fuese, decidí quedarme en Zaragoza. Lo cual me tiene un poco malhumorado.

A falta de esas fotos que ya nunca tendré, ilustraré las recomendaciones de hoy con fotografías realizadas con la Pentax K-S1, sencilla pero compentente cámara digital, que he estado usando con objetivos Pentax SMC-M de los años 70. Un 50/1,7 que ya tengo hace 20 años, por lo menos, y un 28/3,5 que encontré en eBay recientemente muy asequible, que está como nuevo, y que me vendrá bien como gran angular en la Pentax MX. En la K-S1 equivale a un 42 mm por el factor de recorte, que salvo por la escasa luminosidad del objetivo, es muy agradable de usar.

Me enteré por la cuenta de Instagram del MoMA (Museum of Modern Art de Nueva York) que están dedicando últimamente tiempo y espacio a la fotografía del alemán August Sander. Sander marcó una línea de fotografía objetiva en la Alemania del siglo XX que llega incluso hasta nuestros días, con su interés en catalogar exhaustivamente a los alemanes del siglo XX en las primeras décadas del mismo. Con una diferencia, mientras que algunos de sus compatriotas posteriores en el tiempo aburren a una gamba, las fotografías de Sander están llenas de empatía e interés humano. Enorme diferencia. Muy interesantes las fotografías de parejas hombre y mujer, menos vistas que su catálogo de gremios y trabajadores. Por supuesto, alguien que es capaz de sentir empatía por sus semejantes fue mal visto por sus compatriotas nazis.

No soy muy dado a traer a estas páginas muchos fotógrafos de moda. En su mayor parte, por perfectos técnicamente que sean, por guapas o guapos que saquen a sus modelos, me parecen un enorme homenaje a lo banal y de lo vano. Pero en esta semana han aparecido sendos artículos en British Journal of Photografphy y en Another Magazine dedicados a una exposición dedicada a la obra del italiano Paolo Roversi. El delicado uso de la cámara de gran formato por parte de Roversi en sus más sencillos retratos y desnudos me parece absolutamente perfecto. Y consigue dotar de otro carácter y humanidad a las más cotizadas modelos que han pasado bajo la visión de sus objetivos.

Pierre Gonnord, fotógrafo francés muy vinculado a nuestro país, se hizo un nombre hace unos años principalmente por sus retratos muy inspirados en la pintura flamenca del renacimiento. Pero en esta ocasión, Albedo Media nos lo trae a colación por una serie de fotografías de un género muy distinto; el paisaje. Paisajes sencillos, sin los artificios a los que estamos acostumbrados en los últimos tiempos de imtempestuosos tratamientos de la imagen digital, excesivamente saturados, con nitidez ofensiva, y con un maltrato del microcontraste y del contraste natural de la escena. Nada de eso sucede con Gonnord, que nos ofrece rincones belles, sencillos, serenos y muy naturales. Y al mismo tiempo, con un misterio escondido.

Un paisaje muy distinto es el de Fernando Maselli, como nos lo muestran en Clavoardiendo Magazine. El propio título del trabajo, Infinito artificial, nos da un pista. Puesto que los paisajes de Maselli, en blanco y negro, que ya me interesaron hace unas semanas cuando me enteré de la publicación del libro correspondiente, no son reales. El argentino construye sus paisajes a partir de una serie de tomas de paisajes montañosos relaes, para construir grandes murallas de roca, piedras y nieve, repitiendo las montañas una y otra vez, pero sin que haya dos paisajes iguales. Interesante.

Como nos cuentan en Magnum Photos, el fotógrafo Christopher Anderson se mueve constantemente por el mundo, a partir de su base en en Nueva York. Pero su entorno familiar está en Barcelona, y al igual que otros grandes fotógrafos, no ha dudado en volver su cámara a esta su familia, sus hijos, especialmente durante sus vacaciones en Menorca, ofreciéndonos una visión íntima e intimista de su vida privada en entornos totalmente distintos de los que constituyen su cuerpo de trabajo principal.

Las polaroid, la fotografía instantánea en general, se vuelve a poner de moda. Y si bien es utilizada en su mayor parte con un fin lúdico, festivo, familiar, entre amigos, no faltan quienes la utilizan como medio de expresión y de reportaje. Por ejemplo, el proyecto de Matthew James O'Brien No Dar Papaya, en el que nos traslada a Colombia, pero alejándose completamente del concepto de pornomiseria con el que trafican otros muchos fotógrafos. Frente a deleitarse en la guerra, en la pobreza, en la droga, en la infelicidad de las genetes, O'Brien utiliza sus polaroids para contarnos historias alternativas, serenas, bellas, humanas. Todas tienen cabida en el trabajo de un fotógrafo. Nos lo han contado en Lenscratch.

Esta semana, en una entrada televisiva en mi Cuaderno de ruta hablaba de un mediometraje que ha producido Lena Duham con Elisabeth Moss como protagonista, interpretando a una fotógrafa de viaje en Tokio. En un momento dado, vemos a la fotógrafa en una gran librería hojeando un libro de fotografías, y por unos segundo la pantalla nos va mostrando algunas de las fotografías del libro. Las reconocí, aunque en ese momento no recordé el nombre de la fotógrafa. Se trata de la holandesa Hellen van Meene, que ha cetrado su trabajo en retratar a chicas, niñas y adolescentes, durante toda su carrera. Algo que está relacionado con una cuestión de la película de la que tan apenas se habla pero que condiciona la actitud de sus protagonistas. Aprovecho la ocasión para proponeros un repaso a la obra de esta fotógrafa.

Otra recomendación que me llega a partir de una cuenta en Instagram, en esta ocasión la de Fotografiska. Se trata de la fotógrafa sueca Ida Borg (Instagram), radicada en Estocolmo, que trabaja también el retrato, pero que lo complementa con los detalles del ambiente de la vida cotidiana que rodea a las personas que retrata.

Otro tipo de cámaras que nos proporcionan fundamentalmente espacio para lo lúdico y espontáneo son las cámaras sencillas de plástico, tipo Diana u Holga, pero que eventualmente encuentran su camino hacia la fotografía más expresiva, tanto artística como documental. En este caso, también por cortesía de Lenscratch, podemos conocer el trabajo de Nancy Rexroth, que utiliza una cámara Diana desde hace décadas como fuente de inspiración para reflejar sus paisajes y sus gentes del medio en el que vive y se desarrolla, en las zonas rurales de estados norteamericanos de Ohio o Iowa.

Si el trabajo de la fotógrafa anterior tiene ya unas décadas, en Der Greif nos proponen el trabajo de una fotógrafa joven, de ascendencia francesa y filipina, radicada en Francia, Allyssa Heuze. De momento, su trabajo se ha centrado sobretodo en lo cotidiano. Incluso en los objetos más banales de la vida diaria. Juguetes, casas, interiores, paisajes, retratos y fotografías antiguas, a veces en su medio como los encuentra, otras componiendo peculiares naturalezas muertas.

Ha salido en varios sitios la noticia, pero yo la marqué en Creative Boom y en Photolari. Un fotógrafo español, César Dezfuli, ha ganado el primer premio de la décima edición de un prestigioso concurso de retratos que organiza la National Portrait Gallery londinense. Un museo dedicado en exclusiva al retrato, al lado de Trafalgar Square y de la prestigiosa National Gallery. El premio le ha llegado a Dezfuli por un directo retrato, muy expresivo y sencillo, que no simple, de un inmigrante africano de Mali que fue rescado en el mar a unos kilómetros de la costa de líbano. También es muy interesande el segundo premio de Abbie Trayler-Smith, de una chica que huye de los desmanes del autodenomindado Estado Islámico.

Pero lo que ha causado cierto revuelo ha sido la concesión del tercer premio a la finesa Maija Tammi, por su retrato de una joven asiática... que resulta ser una androide, robot de aspecto humano, fabricado por una conocida multinacional nipona. ¿Vale un retrato de un objeto, por similar que sea a un ser humano de aspecto? ¿Cuántos se percatarán de que no es una persona sino una máquina viendo el retrato sin ningún texto o pie de foto explicativo? A mí el retrato me gusta. Y el rechazo que ha levantado quizá sea un indicado de que la profesión de blade runner en un futuro es más probable de lo que creíamos.

Las polaroids han sido siempre fotografías y cámaras muy cinematográficas, en el sentido de que han formado parte de diversas tramas en el cine. Quizá esa sensación de instantaneidad se asocia con la materialización de las más oscuras pesadillas del ser humano. Lo podemos comprobar en lel siguiente cortometraje de Joey Greene...