La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Libros de fotografía: Cobb, Lartigue, Heath, el jazz, Halsman, Arbus, la kodachrome y Martín Prieto

Hace semanas que tendría que haber redactado ya una entrada dedicada a libros de fotografía, y la de ahora sería más breve. Pero por esperar a que me llegase un libro que no ha llegado... se me han acumulado un total de ocho libros sin haberlos presentado en público. Vamos a ellos, a ver si lo consigo hacer de forma breve.

Las fotografías acompañantes proceden de algún paseo de estos primeros días de 2017 en los que he vuelto a mi afición al paisaje suburbano, ese lugar donde acaba la ciudad y empieza eso que llamamos "el campo". Con la Canon EOS 5D Mark II y el Canon EF 28 mm f/1,8 USM.

Cascadia - Cody Cobb

Ya compré hace un tiempo un librito de la editorial Another Place Press, una pequeña editorial independiente, que no sé si se me paso comentar. Era Føroyar de Kevin Faingnaert. Estaba dedicado al paisaje humano y natural de las islas Feroe. En esta ocasión, el librito de Cody Cobb, de similares características, de tamaño ligero, no muy extenso, precio muy contenido y calidad de impresión razonable, está dedicado al paisaje de las montañas de la costa del Pacífico de los Estados Unidos. Libros por lo tanto asequibles, de autores que probablemente tendrían complicado publicar fuera de estos circuitos, y que no molestan nada en tu biblioteca. Al contrario, son muy agradables de hojear de vez en cuando.

Life in Color - Jacques Henri Lartigue

Lartigue es un fotógrafo muy querido. Sus fotografías de eterno aficionado, pero de gran calidad, muestran un gran dinamismo y una gran alegría de vivir. Las más conocidas son en blanco y negro, con una diversidad de formatos. Como buen aficionado, que no tenía la presión de mantener un línea definida para ganarse la vida, varió el tipo de cámaras y películas para sus fotografías. El color le interesó desde un principio, y en este libro vemos sus primeros trabajos con autocromos en las primeras décadas del siglo XX, aunque era un poco procedimiento poco adaptado a su estilo de fotografía. Luego, a partir de los años 50 y 60, con la tecnología de la fotografía en color perfectamente establecida, acumula un cuerpo de obra, especialmente a partir de cámaras de formato medio que muestra la enorme sensibilidad estética que poseía. Muy recomendable.

Multitude, Solitude - The Photographs of Dave Heath

Tanto el libro de Lartigue como este de Dave Heath fueron recomendados en su momento por Ted Forbes en su canal de Youtube, The Art of Photography.

La obra de Heath la conocí a través de este canal dedicado a la fotografía como disciplina artística, y desde el primer momento me interesó. Y cuando me enteré de la existencia de este libro, que recorre varias décadas de la obra del fotógrafo, decidí adquirirlo. La persona envuelta en la multitud de las calles de las grandes ciudades. Tantos y tan solos, en muchas ocasiones. Gran retrospectiva por lo tanto, que nos muestra las principales características de este fotógrafo tan desconocido.

Jazz - 100 Photos for Press Freedom

El número 53 de la colección de Reporteros sin Fronteras dedicada a ilustrarnos en el ámbito de la fotografía al mismo tiempo que nos permite colaborar con su actividad de defensa de la libertad de prensa está dedicado al jazz. No un fotógrafo en particular. Como en otras ocasiones, colabora con Magnum Photos, de cuyo extenso catálogo obtiene las 100 fotografías que, para los aficionados al jazz como yo mismo, nos saben a gloria.

Sorpréndeme - Philippe Halsman

Sin duda alguna, las fotografías más conocidas de Halsman son las de su serie Jumpology, retratos de personas famosas que aparecen saltando. Y se creían los modernos de la fotografía digital que lo de hacerse fotos saltando era algo de hoy... Especialmente entrañables cuando la persona que salta es Marilyn Monroe, a quien Halsman retrato en diversas ocasiones. Pero la obra de este gran retratista es mucho más que sus saltos. Y este libro publicado por La Fábrica con ocasión de una exposición que me gustaría que llegase también a Zaragoza, es un recorrido magnífico y profundo por la obra de este fotógrafo que tanta alegría de vivir transmite. Ha sido regalo de navidades. Y es muy fácil de encontrar.

Diane Arbus

Edición de la alemana Schirmer/Mosel, este libro viene a cubrir una imperdonable ausencia en mi biblioteca de fotografía. Recoge la obra más conocida de Diane Arbus, personalísima y muy influyente fotógrafa norteamericana. El libro tiene una ventaja y un inconveniente. La ventaja es que en estos momentos se puede encontrar por un precio muy económico. El inconveniente es que los textos están en alemán. De ahí viene la "ventaja". Pero chico, aquí a lo que estamos es a las fotografías. Y esas están en un idioma universal. Recientemente se ha publicado algún libro con su obra más temprana y menos conocida. Igual hay que prestarle atención.

Americans in Kodachrome

Bajo la supervisión y textos de Guy Stricherz, me encontré este libro también de oferta cuando compré el anterior. No tiene mucho que contar; es una antología de fotografías de la vida cotidiana de los ciudadanos estadounidenses realizadas con la mítica película diapositiva Kodachrome. La selección de fotografías está muy cuidada, y son fotografías de orígenes muy diversos pero muy bien compuestas y expuestas, mostrando los característicos colores saturados, densos y agradables de esta película, ya desaparecida. Estos días nos comunicaban que a finales de año Kodak Alaris tiene pensado devolver al mercado la película diapositiva Ektachrome... pero creo que hubiese sido mucho más celebrado el retorno de la Kodachrome. Aunque siempre fue mucho más compleja y engorrosa de revelar. Pero qué calidad a cambio...

Esperando al cargo - Juan Manuel Castro Prieto

Por algún motivo que no recuerdo, en vísperas de Navidad fui a consultar en la página en internet de la empresa que el fotógrafo Castro Prieto tiene para ofrecer sus servicios de copia y revelado fotográficos. En dicha página se pueden encontrar también las publicaciones de la obra del fotógrafo y me llamó la atención el título de este volumen. El "cargo"... Recordé haber leído hace ya unos años en un libro de divulgación antropológica sobre el fenómeno de los cultos "cargo" en Nueva Guinea y algunas islas de la Melanesia. La llegada de barcos de carga a estas islas y el contacto con tribus muy aisladas dio lugar a unos curiosos cultos religiosos en los que los creyentes creen que algún día volverán los profetas de su religión con más y mejores regalos y dones de los que un día trajeron. Castro Prieto se centra en su obra en la isla de Tanna y en el culto a John Frum. Pero lo importante es que el libro, que tiene un precio muy razonable, es una ocasión para disfrutar de la maestría técnica y estética de Castro Prieto, de su virtuosismo fotográfico. Muy recomendable. En la página web lo consideran descatalogado, pero con los últimos ejemplares a la venta.

Recomendaciones "interanuales" - del 25 de diciembre de 2016 al 1 de enero de 2017

Los de la "interanualidad" del título de la entrada es una pequeña coña que se me ha ocurrido sobre la marcha para ver si me pongo un poco de gasolina mental. Porque la verdad es que he terminado el año 2016 y empezado el 2017 en "modo modorro". Supongo que las pesadas nieblas y el frío que se han desplomado sobre Zaragoza en estas fiestas de fin de año, y llevamos ya unos cuantos días, afectan el ánimo de cualquiera. Pero esta semana también ha habido cosas interesantes sobre el mundo de la fotografía que merece la pena que comentemos. Pasaremos por alto las infinitas recopilaciones de "lo mejor del año" eso sí.

Como tablero de Pinterest os traigo el que he denominado La persona en su entorno. Fotografías en las que la persorna, el ser humano, toma una especial preminencia pero no son retratos formales. O si lo son, lo son en el entorno de actividad de la persona. Es el tablero que más ha crecido desde que dejé de lado la estrategia de tableros semanales y pasé a los temáticos.

Tablero al que además ha ido a parar una de las fotografías más vistas y comentadas de las redes. Si os fijáis bien, la tenéis aquí encima... o seguid el enlace que acabo de poner.

En cuanto a las fotografías acompañantes para la entrada de hoy, tenía varias cosas... pero optaré por las tomadas con la Hasselblad 503CX y el Carl Zeiss Planar 50 mm f/2,8 T* sobre Ilford XP2 Super uno de estos días de niebla en los que estuve probando la Polaroid con una lente de aproximación. De eso, hablaré otro día.

En cuanto a las recomendaciones de esta semana interanual... Pues lo más destacado que se me ocurre es el enorme y estupendo trabajo realizado por Oscar Colorado de Oscarenfotos.com sobre la corriente denominada Subjektive Fotografie (Fotografía subjetiva). Además del artículo enlazado anteriormente, largo artículo en el que se exponen los antecedentes sobre la fotografía en Alemania en los años de entreguerras, así como las principales características y logros del movimiento tanto en la Alemania de postguerra, donde nació, como en otros países del mundo, hay también una serie de artículos y galerías de fotografías que ilustran abundantemente las características de este estilo fotográfico. Que paso a mencionar y enlazar:

Grupo Fotoform

Marta Hoepffner (alemana)

Chargesheimer (Karl-Heinz Hargesheimer, alemán)

Siegfried Lauterwasser (alemán)

Toni Schneiders (alemán)

Wolfgang Reisewitz (alemán)

Ludwig Windstosser (alemán)

Adolf Lazi (alemán)

Kiyoshi Niiyama (japonés)

Sorprende ver cómo de unos países totalmente derrotados física y moralmente, surgiera tal creatividad y tal empuje.

En función de épocas y lugares, hay creadores, en este caso fotógrafos, que tienen muchas menos posibilidades de ver su trabajo contemplado. Y eso es algo que sucedió claramente en los Estados Unidos durante décadas y décadas con respecto a los fotógrafos afroamericanos. En un régimen oficioso de "apartheid", con pocas excepciones estos profesionales sólo podían alcanzar a difundir su trabajo entre sus comunidades. Y uno de ellos como nos han mostrado en Hyperallergic fue John W. Mosley, que como podréis comprobar tenía habilidades documentales para ser incluido entre los magníficos fotógrafos que en las décadas centrales del siglo XX abundaron en el gigante americano. Aun hoy en día sigue habiendo quejas por la escasa exposición de los artistas de etnia distinta a las de origen europeo. No lo busquéis en la Wikipedia, que no está.

Para muchos, la fotografía es una nueva forma de "voyeurismo". Y por ello, en las páginas del International Center of Photography nos hablan en el ámbito de una de sus recientes exposiciones de uno de los trabajos del fotógrafo Merry Alpern, "Dirty Windows". Fotografías en blanco y negro de aspecto "sucio", como las ventanas a través de la que observa, las de un local de espectáculos para adultos. También rozando lo que es éticamente admisible dentro de la labor documental de la fotografía.

En Cada día un fotógrafo nos han presentado esta semana un par de fotógrafos que me han interesado.

En primer lugar el japonés Dairou Koga, fotógrafo con el especial gusto estético de los nipones, que combina su actividad profesional actual desde hace unos pocos años, la fotografía, con la que fue durante año, la de librero. El comentario en el artículo es breve, pero realmente al abrir su página web fue cuando me gustó realmente sus paisajes, tanto naturales, como urbanos, como alterados por el hombre. Creo entender contemplando sus fotografías que si no siempre, con frecuencia se mantiene fiel a la fotografía con película tradicional. O quizá sea debido a la evolución en el tiempo.

El segundo de los fotógrafos que me ha interesado, ha sido el croata David Jakelic. Este fotógrafo de las orillas del Adriático, hace de su entorno habitual en la costa dálmata el sujeto principal de su actividad fotográfica, bien sean sus paisajes, sus ciudades o sus gentes, o una combinació nde los tres. Fotografías serenas, con un muy buen dominio de la luz mediterránea y de la composición, como nos dicen en el artículo sabe combinar o contraponer lo antiguo y tradicional con lo moderno y actual.

David Airob es un fotoperiodista español actual que lleva ya una buena parte de su carrera a cuestas. En algún lugar que no recuerdo vi recomendado el documental La caja de cerillas, realizado por el propio Airob, y que viene muy bien para conocer su evolución y sus motivaciones. Y que os dejo enlazado aquí, aunque no sé si se verá.

En otro orden de cosas, en Lenscratch nos recomiendan el trabajo Parallax de Michael Dunev, que a pesar de tal nombre es nacido en Madrid y residente en una población de la provincia de Gerona. Trabajo que resumen cuarenta años de vida fotográfica y que se centran especialmente en el paisaje y en su relación con el ser humano. No lo conocía, y me ha parecido muy interesante.

Y finalmente dos artículos recomendados para la reflexión.

En Vantage se preguntan "¿Por qué las fotografías no paran la guerra?". Y esa es una fotografía que también me he hecho yo muchas veces. Cuando surgen las listas de "fotografías más influyentes de la historia" y las contemplo, especialmente aquellas en las que el tiempo pasado ha sido suficiente para tener realmente esa perspectiva histórica, me pregunto si realmente fueron fotografías que cambiaron algo, mucho o poco, el devenir de la humanidad. Obviamente, lo que hace que el autor se haga esta pregunta está muy relacionado con la catástrofe de Siria y de los refugiados, y cómo, ha pesar de las estremecedoras fotografías que nos van llegando, nadie parece sentirse conmovido a tomar iniciativa alguna para parar la barbarie.

Finalmente, en el blog de Thomas Hammoudi se nos plantea otra pregunta "¿Cuándo la fotografía se introduce en lo íntimo?", refiriéndose a lo íntimo como la vida propia del fotógrafo y de sus allegados y cercanos, la vida privada, la que tradicionalmente se desarrollaba de puertas adentro de nuestros hogares, físico o psicológicos. Pero estamos en un momento en el que parece que la exposición pública de lo privado está a la orden del día a través de las imágenes, ¿fotografías?, que cualquiera puede colgar de la red social de moda en ese momento. Pero, ¿son imágenes, ¿fotografías?, de la vida privada real de la persona, o no? ¿O son otra cosa, una propaganda para contarle al mundo lo "felices" que somos? En cualquier caso, en la historia de la fotografía encontramos ejemplos de fotógrafos que se han introducido y han hecho objeto de su obra lo que les es privado o íntimo. Y les da un repaso. No os lo podéis perder.

El 2016 en fotos (3): 12 meses + 12 fotos... y una más, que no hice yo...

Por décimo año consecutivo, despido el año con esta entrada de 12 meses representados por 12 fotografías. Iniciativa del año 2007, en el Cuaderno de ruta claro, inicialmente, que posteriormente se desdoblaría en dos, separando los viajes, y más recientemente en tres, dándole su espacio a la fotografía con película tradicional.

Como en otros años, el de la fotografía del encabezamiento, este soy yo. Con una salvedad; no la hice yo. Me la hizo mi sobrino Diego, al que en ese momento le faltaban unos días para cumplir los 7 años, en Aguarón.

Repito lo que ya dije el año pasado. Estas doce fotografías, una por cada mes del año, no pretenden ser representativas de nada,… o de todo. Están realizadas todas ellas en Zaragoza, mi ciudad, para bien y para mal, con las cosas que me gustan de ella y las que odio. Así que si estas fotografías han de representar algo es que estoy vivo y miro al mundo. No me enrollo más, simplemente os dejo con las doce fotos de doce meses de este 2016 que se nos acaba, deseándoos todo lo mejor para el 2017 que se nos echa encima.

Y si alguien compara... sí, es casi un copia y pega de la entrada de hace un año, salvo las fotografías, pero es que ya me parece bien el texto como está.

Enero - Mis cámaras estenopeicas en el taller que celebramos con Beatriz Aísa, organizado por Fotógraf@s en Zaragoza.
Febrero - Este año no me he dedicado tanto al bodegón, pero algo así; aquí comprobando que el Tessar de Carl Zeiss Jena tiene realmente una distancia mínima de enfoque sorprendentemente favorable para estos fines.
Marzo - Creo que la exposición sobre las mujeres de Afganistan y la visita guiada con el fotógrafo Gervasio Sánchez, en la imagen, y la periodista Mónica Bernabé nos dejó impresionados a todos los que asistimos.
Abril - Desde que nos azota la crisis interminable, las celebraciones de San Jorge y otras fiestas han perdido su esplendor de antaño. Pero sigue siendo un buen día para pasear la ciudad.
Mayo - Tras el encuentro analógico a finales de abril, fue emocionante recuperar las sensaciones del cuarto oscuro y del manejo de las ampliadoras.
Junio - Sin ser una actividad constante, la fotografía macro y de aproximación es algo que he practicado con frecuencia. De hecho, estaba pensando hacer un libro monográfico con las fotos de este año.
Julio - En un sábado de extremo calor en Zaragoza, qué mejor que ir al acuario con mi sobrino Diego. Lo pasamos bien.
Agosto - En las tarde este mes y de septiembre, exploré mucho las posibilidades fotográficas de las riberas del Canal Imperial de Aragón.
Septiembre - Este simpático muñequito me devolvió las alegrías de la fotografía de naturaleza muerta en el salón de casa.
Octubre - Dominado este mes por el intenso viaje a Hong Kong y Macao, hubo ocasión de relajarse explorando la luz del otoño en los parques de la ciudad. Algo que me gusta hacer todos los años.
Noviembre - La fotografía puede ser algo lúdico y divertido,... como pintar con luz en el pasillo de casa con mi sobrino Diego. Uno maneja el disparador de la cámara y el otro la linterna parpadeante.
Diciembre - Y de las diversas cosas que podría haber puesto del último mes... me quedo con una imagen tranquila, serena, que sirve de homenaje a la ciudad en la que me desenvuelvo yo y a quienes quiero, habitualmente.

El 2016 en fotos (2): De película

En 2016 se ha producido un cambio notable en mis costumbres fotográficas. Si hasta el año pasado y durante las últimas rondas solares la fotografía con película tradicional era un complemento o un entretenimiento que se producía de vez en cuando, pero mi forma de fotografiar principal era la toma digital, en este año ha cambiado. En proyectos muy concretos y en los viajes, la toma digital es la predominante. Pero para mis paseos, para mi entretenimiento cotidiano, para el día a día, la película tradicional ha ocupado un lugar principal. 2016 ha sido también un año donde he hecho muchas pruebas, algunas con éxito, otras con menos. Las iré resumiendo mes a mes.

ENERO

Dos temas fundamentales. El primer el taller de fotografía estenopeica con Beatriz Aisa que reunió a ocho aficionados con esta estupenda fotógrafa y persona. El segundo la fotografía en interiores con Cinestill 800T, película cinematográfica adaptada a un uso como película negativa color de alta sensibilidad calibrada para luz de tungsteno. En ambos casos, experiencias muy satisfactorias.

Fotografía estenopeica
Canon EOS 100 + EF 50/1,4 USM + Cinestill 800T

MARZO

Habiendo anunciado el fabricante chino de las cámaras Holga que cesaba la producción de estas cámaras, me hice con un modelo básico. Sin flash, con lente de cristal. Lo probé en la excursión a Anento con Fotógraf@s en Zaragoza.

Holga 120N + Tri-X 400

MARZO-ABRIL

Con febrero un mes un poco anodino en experiencias fotográficas, marzo y abril fueron sin embargo dos meses de gran experimentación. Fundamentalmente, durante esos dos meses me hice con una serie de objetivos antiguos con montura de rosca M42, de los cuales uno japonés, el Takumar 35/2 de Pentax, y el resto una colección de diversos 50 - 58 mm de los países de la antigua Europa comunista, especialmente la República Democrática Alemana y la Unión Soviética. Con ellos vinieron alguna cámara Praktica y Zenit, a precios absolutamente ridículos. La Zenit fracasó poco después. Pero es poco importante.

Pentax MX + Takumar 35/2 + Portra 160
Pentax MX + Takumar 35/2 + Portra 400
Zenit E + Industar 50-2 50/3,5 + Fujifilm Acros 100
Praktica MTL 5 + Carl Zeiss Jena Tessar 50/2,8 + Portra 400
Praktica MTL 5 + Carl Zeiss Jena Tessar 50/2,8 + Portra 160

ABRIL

Con abril llegó también la primera de las dos quedadas analógicas que se han celebrado, con gentes de Fotógraf@s en Zaragoza (FeZ) y la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza (AFZ). Desarrollada en el entorno de la Expo 2008, tres cámaras distintas me llevé. Aunque una de ellas quedó tocada y averiada. No sin antes proporcionarme unas dobles exposiciones muy interesantes. Y también estrené un objetivo de la antigua RDA...

Voigtländer Perkeo II + FP4 Plus
Pentax MX + Meyer Optik Görlitz Trioplan 50/2,9 + Acros 100
Olympus mju-II + Kodacolor 200

También sucedió algo que plantó en mí la semilla de la inquietud por la fotografía instantánea, aunque tardaría unos meses en germinar. Emilio Molins se llevó su Instax Wide.

Olympus mju-II + Kodacolor 200.

MAYO

En mayo estaba encantado con los dos pequeños objetivos de tras el telón de acero, que con la Pentax MX hacen un equipo compacto y ligero. Y capaz de funcionar en condiciones impensables para mí.

Pentax MX + Trioplan 50/2,9 + Kodacolor 200
Pentax MX + Trioplan 50/2,9 + HP5 Plus

JUNIO

En el final de la primavera y principios de la primavera hice cosas diversas, pero destacaré dos de ellas. La excursión a Bubal y Jaca con Fotógraf@s en Zaragoza, a la que me llevé la Hasselblad 503CX, y el viaje a Islandia, al que me llevé la Olympus mju-II.

Olympus mju-II + Kodacolor 200
Hasselblad 503CX + Distagon 50/4 + Ektar 100
Olympus mju-II + Tri-X 400

JULIO

Julio estuvo cargado de experimentación. Por ejemplo, fotografía estenopeica sobre película con una Holga Wide Pinhole o con una Ondu 6x12 Multiformat.

Holga Wide PInhole + FP4 Plus
Ondu 6x12 Multiformat + Kodak Portra 400

También usando la película cinematográfica Cinestill 50D, de baja sensibilidad y calibrada para luz de día, adaptada a su uso como negativo en color tradicional.

Pentax MX + Helios 44 58/2 + Cinestill 50D

Y me hice con un zarrio, una Vivitar Ultra Wide & Slim, cámara de plástico con un gran angular en el entorno de los 21 mm, y que tengo que aprovechar más. No da gran calidad, pero es muy expresiva.

Ambas fotos: Vivitar Ultra Wide & Slim + FP4 Plus

AGOSTO

En agosto usé varias cosas, pero lo más destacable o específico fue que desempolvé mi cámara más antigua, la Agfa Billy de 1928, con la que con un poco de cuidado se pueden conseguir fotos muy interesantes. Y con su negativo de 6 x 9 cm, recoge información en cantidad a pesar de su flojo triplete como objetivo. También, con esta serie comencé a experimentar con el revelado de la Ilford XP2 Super como película en blanco y negro tradicional en lugar de proceso C-41. Con buenos resultados.

Ambas fotos: Agfa Billy o Jgestar 8,8 + Ilford XP2 Super

SEPTIEMBRE

Este mes también fue dado a experimentar y probar cosas. Usé más la Hasselblad 503CX, probé los procesos forzados con película Portra 400 y me llevé la Fuji GS645S a una excursión al matarraña con Fotógraf@s en Zaragoza. Un no parar.

Hasselblad 503CX + Sonar 150/4 + Ilford XP2 Super
Las dos fotos anteriores: Canon EOS 100 + EF 40/2,8 STM + Portra 400 @ 1600
Fujifilm G645S + Portra 400

OCTUBRE

Empecé este complejo mes con una quedada de Fotógraf@s en Zaragoza a la que me llevé la Hasselblad 503CX.

Hasselblad 503CX + Planar 80/2,8 + Portra 400
Hasselblad 503CX + Sonar 150/4 + Portra 400

Y el evento más importante del resto del mes fue que me traje de Hong Kong una Plaubel Makina 67, una cámara que empezó dándome unos resultados excelentes y mucha satisfacción, pero que con el uso ha empezado a mostrar filtraciones de luz y voy a tener que llevar a revisar. Una pena, porque por lo demás está en excelente estado. Pero son los riesgos de adquirir material clásico que ha podido estar mucho tiempo parado y sin mantenimiento.

Ambas fotos: Plaubel Makina 67 + Portra 400

OCTUBRE-NOVIEMBRE

Durante el verano me hice, por un precio ridículo, con una pequeña Olympus PEN EE3, cámara de medio formato, es decir, que en un carrete de 35 mm obtienes el doble de exposiciones que con una cámara habitual. Hice un carrete paseando por Zaragoza, en la excursión a Monreal del Campo para fotografiar la flor del azafrán y en una escapada a Madrid.

Las cuatro fotos: Olympus Pen EE3 + Acros 100

NOVIEMBRE

Dos quedadas marcaron este mes. La primera de ellas fue la segunda quedada analógica del año, continuación de la anterior que hicimos en abril, y que nos llevó al Gran Capitán en Montañana y a la Cartuja de Aula Dei en Peñaflor. Allí comprobé que definitivamente la Makina 67 no iba bien. Pero también comprobé que la Leica M2, con revelados forzados incluidos, va mejor que nunca. Con todo tipo de focales.

Una de las fotos que pude salvar de la Plaubel Makina 67 + Portra 400
Leica M2 + Biogon-C 35/2,8 + Tri-X 400 @ 1600
Leica M2 + Elmar C 90/4 + Portra 400

A la segunda quedada de noviembre, organizada por Rafael Ricote y pensada para hacer fotografía callejera por el casco viejo de Zaragoza, opté por llevarme un equipo improbable para este fin, la Hasselblad 503CX con el respaldo para Super Slides, 16 exposiciones de 4 x 4 cm.

Hasselblad 503CX con respaldo A16s + Planar 80/2,8 + XP2 Super

DICIEMBRE

Y en diciembre germina la semilla de la fotografía instantánea que se planto en el mes de abril. Desempolvo la Polaroid Supercolor 635 que tengo por casa, gasto la película Polaroid 600 que me quedaba en el Chocoencuentro de Fotógraf@s en Zaragoza, y me hago con unos cartuchos de Impossible Project 600, para ir conociéndonos.

Algunas polaroids fueron regaladas a los modelos y yo hice fotografías digitales para testimoniar su existencia: Polaroid Supercolor 635 + película Polaroid 600
Polaroid Supercolor 635 + película Polaroid 600
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 BN
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 color

En la última semana del año, tengo una de cal y otra de arena. Busco paisajes con niebla con la Fuji GS645S, que no quedan bien por culpa de un revelado mal hecho.

Fujifilm GS645S + Ilford XP2 Super

Y me voy al parque con la Hasselblad 503CX y la Polaroid Supercolor 635. Con esta me llevo una lente de aproximación, consiguiendo algún modesto éxito,... pero necesito más práctica.

Hasselblad 503CX + Planar 80/2,8 + Ilford XP2 Super
Polaroid Supercolor 635 + Lente de aproximación Hoya de 2 dioptrías + Impossible 600 Color
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 Color

El 2016 en fotos (1): De viaje con la cámara al hombro

Comienzo como otros años con mi resumen y balance del año. El 2016 que se nos va, que como muchos años ha tenido sus cosas buenas y sus no tan buenas. Pero mi recuerdo de los años siempre lo expreso en forma de fotografías, que muchas veces llevan asociadas recuerdos. Y también muchas veces, esos recuerdos pueden ser íntimos o privados, aunque las fotografías que los representan sean públicas. Soy celoso guardián de mi intimidad, mis recuerdos más próximos son míos. Pero hay imágenes próximas que los representan y puedo y quiero publicar. Y como digo, empiezo el balance con los viajes.

No me quejo. En absoluto. Ha sido un buen año en lo que se refiere a los viajes de larga distancia y recorrido, con algún incidente, pero sin mayores consecuencias. Sin embargo, siento que no he podido aprovechar tanto en miniviajes, esas escapadas de un día o un fin de semana, que también son muy necesarias, y a las que he tenido que renunciar durante el año en varias ocasiones, por motivos diversos. Lo dicho, celoso guardián de mi privacidad.

Tras los dos primeros meses, en los que se puso de manifiesto que iba a ser un año raro y complicado para las excursiones y escapadas de fin de semana, un sábado por la mañana de marzo hubo una pequeña excursión de Fotógraf@s en Zaragoza a Anento. Fue como un punto de partida. Por sencillo que fuera.

Aguallueve de Anento, Aragón (España).

Pocas semanas más tarde llegaba mi primer viaje internacional del año. Ya se ha convertido en un clásico mi escapada a Italia de Semana Santa, que este año, por mor de unos festivos que se nos debían, se estiró algo más. Y el destino fue las ciudades de la Umbria y el sur de la Toscana. Lugares de gran belleza, física y cultural, y que además carecen de las aglomeraciones de otros destinos más afamados en la península itálica.

Vista de Perugia al anochecer.
Estación de Asís tras un cansado día de recorrer sus alrededores y sus calles.
Enamorados quedamos de la ciudad medieval de Gubbio, en un día frío pero bello.
Tomando unos cafés y el sol en la Piazza Grande de Arezzo.
El sol comienza a descender en la tarde de Cortona.
Interior del impresionante duomo de Orvieto.

Vuelta tras las vacaciones de Semana Santa a los fines de semana gafados hasta que a principios de junio consigo escaparme un sábado a Madrid para visitar algunas de las más destacadas exposiciones en PhotoEspaña 2016.

Buscando donde refrescarnos en un día de calor moderado en Madrid.

También con el comienzo de la primera mitad de mis vacaciones de verano pude escaparme con Fotógraf@s en Zaragoza al valle de Tena y Jaca, en una excursión muy divertida.

Pantano de Búbal con Peña Telera de fondo.

Y llega el viaje estrella del año. Islandia era un destino deseado desde hacía muchos años. Aunque siempre habían surgido problemas para hacer realidad el deseo. Incluso este año estos problemas surgieron hasta la misma víspera del viaje, pero mi decisión era clara y al final aterricé en la bella isla cercana al ártico, y a caballo de dos placas continentales. Difícil resumir la variedad de paisajes y estímulos visuales de esos días.

Emanaciones geotermales.
Harpa en Reikiavik.
El Geisyr que da nombre a todos los géiseres... o uno vecino.
Paisajes entre lo agreste y la llanura.
Mil y un salto de aguas.
Las imponentes masas de hielo de los glaciares.
Playas de negra arena y aguas batidas por el viento.
Grandes extensiones de cenizas arrastradas por las aguas en apocalípticas catástrofes geológicas.
Navegando entre los icebergs en las lagunas glaciares.
O paseando por la playa entre bloques de hielo.

En julio, aprovechando todavía algunos días de vacaciones, aprovecho otro día para volver a visitar algunas exposiciones más de la interesante edición 2016 de PhotoEspaña. Y la exposición del Bosco en el Prado. Esta vez con visita a lugares poco conocidos del Jardín Botánico de Madrid.

En agosto me proponen visitar el sur de Suecia, quizá Copenhague, y si hay suerte Estocolmo. Voy de acompañante en un viaje... llamémoslo de negocios,... pero que me permitió conocer mucho del arte moderno y contemporáneo en aquellas tierras escandinavas. Y los tres lugares nos dio tiempo a visitar.

Pirámide de madera en Lousiana, museo de arte moderno cerca de Conpenhague.
Volks Wagen Beetle deconstruido en la Konsthall de Malmo.
Cenando al atardecer en Fotografiska de Estocolmo.
En una de las salas infinitas de Yayoi Kusama en el Moderna Museet de Estocolmo.
Y una premonitoria foto final en Estocolmo, junto al ayuntamiento, de lo que iba a ser mi futuro viajero.

Septiembre fue saludado con una nueva escapada con Fotógraf@s en Zaragoza, que han sido los que me han permitido escapar en parte a mi maldición de las excursiones de este año. En esta ocasión, una divertida excursión a la comarca del Matarraña en la provincia de Teruel.

Accediendo al casco histórico de Valderrobres, Aragón (España)

Y con la segunda mitad de mis vacaciones, entrado ya el otoño a principios de octubre, surge un viaje relativamente inesperado, y que va a resultar también un éxito, rico en experiencias y visualmente muy interesante. Nos vamos a Hong Kong. Y desde la antigua colonia inglesa en China, me escaparé también a visitar Macao. También difícil de resumir visualmente las experiencias de esa semana.

Ladies Market en Mongkok.
Templo de los Diez mil Budas en Sha Tin.
Tranvías bajo la lluvia en Causeway Bay.
Monasterio Po Lin en la isla de Lantau.
Pescadora en Tai O, isla de Lantau.
Jardines Nan Lian.
Jardín de los Pájaros en la calle Yuen Po.
El ocaso en Victoria Harbour.
Una mañana por Central Hong Kong y el SOHO.
Hong Kong desde The Peak.
Contraste entre lo moderno y lo antiguo en Macao.
A la salid de la casa del Mandarín en Macao.

Octubre fue también la ocasión de compartir una día de intensa fotografía con unos estupendos colegas, esta vez de ASAFONA (Asociación aragonesa de fotógrafos de naturaleza), a la que me apunté a principio de año, y que no he aprovechado ni la cuarta parte de lo que pensaba. Me voy a dar otro año de oportunidad, a ver cómo funciona. En esta ocasión, fotografiando la flor del azafrán en Monreal del Campo, provincia de Teruel.

Y en noviembre, organizamos una quedada de amigos diversos en Madrid, con la excusa de la exposición de Renoir en el Thyssen-Bornemisza. A pesar de la lluvia, lo pasamos bien.

Roy Lichstenstein admirado por un visitante asiático en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Cerraremos el año con una escapada cercana a fotografiar el viaducto de alta velocidad de Rodén, en un mes de diciembre en el que también se han frustrado un por de excursiones por el mundo... Esperemos que esto mejore en 2017.

Es la única fotografía que he puesto realizada con una cámara de película en este resumen viajero, pero mañana lo compenso.