La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / photographers

Recomendaciones semanales - del 4 al 19 de junio de 2017, con especial atención a Duane Michals

Sí, es lunes. Y las recomendaciones semanales aparecen en estas páginas los domingos. Y además el domingo de la semana anterior no hubo por estar de viaje en el norte de Noruega, en el archipiélago de las Lofoten. Pero ayer se celebró el "paseico" y comida de confraternización del III Encuentro fotográfico de Aragón, evento festivo y de promoción de la fotografía que organizado por varias asociaciones y grupos de fotografía se viene celebrando cada dos años desde el 2013.

Todo el día fuera, con mucho calor, cuando volvía a casa no me quedaban ganas de ponerme a escribir ante el ordenador. Sí que diré que en un momento dado del encuentro, intercambiamos fotografías. Una de las dos que aporté al intercambio era un fotografía de aproximación de una mariposa, lo cual sorprendió porque se supone "que no haces este tipo de fotos". Dicho con el mayor de los cariños. Y para defenderme de cualquier encasillamiento,... hoy,... mariposas. De los invernaderos de la isla de Mainau en el lago Constanza, Alemania, realizadas hace unas semanas.

La fotografía que llevé al intercambio.

Las recomendaciones de esta semana vienen dominadas por el último acto de mi viaje por las Lofoten,... que fue en Barcelona. Como el avión que nos traía de Noruega, desde Oslo, llegaba muy tarde a la capital catalana, y encima con dos horas de retraso, habíamos previsto hacer noche en la ciudad antes de volver al día siguiente. A Zaragoza o a Sevilla, cada cual según su domicilio actual. Situación que yo aproveché para hacer cosas por la agobiante Barcelona estival antes de coger el AVE a las 2 de la tarde.

Primer una visita a Casanova Foto. Había que repone el parasol de mi M.Zuiko Digital ED 12-40/2,8 Pro, que se quedó paseando a orillas de algún fiordo noruego. También aproveché para comprar un segundo respaldo A12 para mi Hasselblad, que ya me vino bien ayer en el "paseico", aunque de eso os hablaré otro día. Y conversé un rato con su servicio técnico para evaluar su capacidad para reparar cámaras de antaño. Fueron muy amables y atentos. Los tendré en cuenta.

Y después... a la Fundación Mapfre, en la Casa Garriga i Nogués de la Calle Diputación 250, donde se celebra ahora una interesantísima retrospectiva dedicada a Duane Michals (blog no oficial con algunas de sus obras).

Michals es uno de mis fotógrafos favoritos. Es uno de los que más me llegan, de los que más me hablan directamente, tanto a la razón como a los sentimientos. Que no están reñidos la una con los otros pese a los que muchos se empeñen. Duane Michals no hizo formación como fotógrafo. Procedente del mundo de las bellas artes y del diseño, llega a la fotografía tras un viaje a la Unión Soviética, para el que un amigo le presta una cámara fotográfica, y se dedica a retratar a aquellos con los que se encuentra. Claramente, Michals, pese a la teoría oficial de que los "rusos son el diablo" en los años cincuenta en Norteamérica, con una visión humanista y profunda, lo que ve son personas, con las que empatiza. Podemos ver algunos de estos retratos en la exposición.

Y empieza el recorrido y la carrera fotográfica de este autor, que pronto muestra sus influencias procedentes del mundo de la pintura y las bellas artes, como Magritte o Balthus.

Desde muy temprano, y especialmente a finales de los años 60 y en los 70, se le etiqueta como fotógrafo y artista conceptual. Etiqueta peliaguda, pero que si en un fotógrafo alcanza condición de nobleza es en Michals. Con frecuencia, la etiqueta de "fotografía conceptual" se aplica o es autoaplicada para definir obra de carácter más o menos arcano. En Michals, sin embargo, los conceptos surgen claros y diáfanos de sus fotografía, de sus secuencias o de los textos que las acompañan.

Aunque también tiene una vertiente de fotografía comercial, de moda, retrato y productos, en las que domina el uso predominante y magistral de la luz ambiente y la ausencia de todo artificio, donde destaca son en sus secuencias, en muchas ocasiones acompañadas de textos, no descriptivos sino complementarios, en los que nos transmite emociones, sueños o realidades alternativas. Temas como la muerte, la soledad, las relaciones, la imagen de sí mismo, aparecen con frecuencia en su obra. Pero lo hacen de forma clara. No hay dudas sobre el mensaje que nos transmite, independientemente de que la subjetividad del observador lo matice o lo complemente. Se convierte en muchas ocasiones en una obra de carácter ideológico o político, en el mejor de los sentidos de ambas palabras.

No falta tampoco la crítica al mundo del arte. Y algunos de los fotógrafos "conceptuales" más conocidos de la época contemporánea reciben el azote fotográfico de Michals. En la exposición vemos como les zurra especialmente a una tal Sherman y los aburridillos alumnos germánicos de fotografía de la escuela de Düsseldorf.

Aunque ya tenía en mi biblioteca un interesante libro de este autor, por supuesto me vine con el catálogo de la exposición. Siempre hacen excelentes ediciones con sus catálogos en la Fundación Mapfre.

En fin. Pasemos a otros temas que han surgido estos días. Aunque sea de modo muy esquemático.

El blog de Y C Photographye nos recordó hace unos días el peculiar y personal estilo de practicar el retrato y la fotografía de moda de la francesa Sarah Moon. Que siempre me ha llamado la atención.

PhotoEspaña 2017 está calentando motores. Mejor dicho, está ya en marcha, aunque supongo que aún faltará por inaugurar alguna exposición. Pensando estoy en acudir en julio junto con otros aficionados de AFZ (Asociación de Fotógrafos de Zaragoza) en excursión colectiva. De momento, en Clavoardiendo Magazine nos comentan que este año se ha concedido el premio revelación a Bego Antón. De la que ya he comentado en alguna ocasión en estas páginas.

Un par de fotógrafos japoneses muy distintos.

En Absolution-V pudimos contemplar hace unos días la obra fotográfica de carácter poético a veces, surrealista en otras ocasiones de Kansuke Yamamoto. Artista que también escribió poesía, de la literaria. Con palabras en lugar de imágenes. Hace tiempo que me siento atraído por este autor, y no me importaría incluir algún libro suyo en mi biblioteca, aunque no están muy a mano, me parece. Que tonto estoy, acabo de darme cuenta de que ya tengo un libro con obra suya...

Frente al Yamamoto surrealista, nos cuentan en AnOther sobre la obra de Ken Domon, un fotógrafo poco conocido fuera de sus fronteras y que justamente se caracteriza por un potente realismo social en su fotografía. Casi emparentada con el realismo italiano. De este fotógrafo sí que hay que aprender más porque sé poco.

Y terminaré diciendo que apareció hace unos días ya el número 99 de Fraction Magazine, que llega a la web como de costumbre a principios de cada mes.

Si os soy sincero, no he tenido tiempo para hojearlo con detenimiento, por lo que no puedo comentar de forma cabal nada sobre los porfolios de este mes. Así que, simplemente, os vais al enlace y los veis vosotros mismos.

Recomendaciones semanales - del 15 al 29 de mayo de 2017

Después de un domingo de descanso en esta sección casi semanal debida a mi viaje por el norte de Italia y por las regiones adyacentes a la frontera germanosuiza, vengo con una nueva edición de mis recomendaciones semanales, muy asociada a este viaje. Aunque habrá alguna cosita más. Lo que pasa es que la noche de este sábado al domingo, trasnochamos mucho para ir a hacer fotografías nocturnas de la bóveda celeste. Y me daban casi las seis de la madrugada cuando me acostaba. Así que he ido todo el día como los zombis. Y además con una novedad fotográfica en la familia de la que os hablaré en unos días. Por ello, he trasladado mis recomendaciones fotográficas al lunes.

Todo ello aderezado con algunas fotografías del viaje.

Lo podemos comprobar día tras día; en los viajes contemporáneos, el acto fotográfico por excelencia es el selfi, el autorretrato realizado con la cámara del teléfono móvil para anunciar al mundo "yo estoy aquí". Duomo de Milán.

En los días que estuve de viaje, los cinco primeros me alojé en Milán. En casa de unos amigos muy queridos, que me apetecía ver. En los últimos años, hemos coincidido en distintos viajes por Italia durante mis vacaciones de Pascua, pero este año no pudo ser. Así que lo he compensado haciéndoles una visita. No voy a entrar ahora en mis actividades en la ciudad "meneghina" y sus alrededores, que ya he comentado previamente. Decir que cursé visita al Museo del Novecento, situado en la Piazza del Duomo, adyacente a la majestuosa catedral milanesa. Tratándose de un museo dedicado al arte moderno y contemporánea, esperaba ver alguna muestra del arte fotográfico... pero mi gozo en un pozo. Hasta cierto punto... En las muestras de la colección permanente no había representantes de la fotografía. Pero con motivo de una exposición temporal denominada "New York, New York" sobre arte contemporáneo norteamericano, en el archivo del museo había una exposición dedicada al viaje y estancia del fotógrafo italiano Ugo Mulas, con un interesante libro de fotografías que publicó en el que nos muestra su relación con "The Factory" de Andy Warhol. Por cierto, que no me importaría hacerme con una copia de ese libro, pero sólo he encontrado de momento una, usada, es de 1967, y cuesta más de 1.100 euros. Va a ser que no.

Las fotografías de Ugo Mulas "salvaron" fotográficamente la visita al Museo del Novecento,... aunque el museo tiene otros muchos centros de interés dentro del arte moderno. Como el futurismo y el "arte povera", corrientes con mucho impacto en la península italiana, cada una en su momento.

Donde sí que pude disfrutar abundantemente de la fotografía fue en la Fotostiftung Schweiz, oficialmente Schweizerische Stiftung für die Photographie (Fundación Suiza para la Fotografía). Esta es una fundación privada, aunque colabora con los poderes públicos suizos para mantener el Fotomuseum Winterthur, museo de la fotografía de la ciudad de Winterthur, uno de los centros más prestigiosos para la conservación, el impulso y el estudio de la fotografía en Suiza y en Europa.

Voy a explicar la peripecia un poco más despacio. Cuando hace unos meses comprobé que mi Plaubel Makina 67 tenía algún problema que hacía que precisase un paso por un servicio técnico busqué y pregunté en Internet. Y hay trabe contacto virtual con una persona, un aficionado a la fotografía que yo estaba convencido era alemán. No doy sus detalles porque el es una persona muy privada y me pidió expresamente que lo mantuviese en el anonimato. De hecho, me enteré de su nombre, lo conocía por pseudónimo, cuando nos encontramos en Constanza para cenar un día. Pero resulta que no es alemán, sino suizo. Vive en Kreuzlingen, que es la ciudad fronteriza adyacente a Constanza. De hecho, cuando quedamos ese martes a cenar, vino a recogerme a la puerta del hotel caminando, porque le suponía un ligero paseo. Yo le hablé de mi interés por el museo de la fotografía de Winterthur. Y se ofreció a acompañarme. Me preguntó qué iba a hacer al día siguiente, y le hable de mi plan de coger un barco por la mañana para hacer la travesía del Rin hasta Schaffhausen y visitar las cataras del Rin (Rheinfall) en Neuhausen).

Manifestó que, si no me importaba, le gustaría acompañarme. Y así hablaríamos largo y tendido sobre fotografía. Me pareció estupendo. Esta persona es muy privada, pero he deducido que es en gran medida por timidez. Porque es absolutamente encantadora y amable. Así que tras visitar las cataratas, cogimos un tren a Winterthur. Y un poco después de las cinco de la tarde llegábamos al museo en Winterthur. Fuimos afortunados. Era miércoles. Y los miércoles el museo cierra a las 20:00 horas en lugar de las 18:00 horas, lo que nos permitía visitarlo con calma. Y encima, ese día, es gratuito. Que no es barato, habitualmente.

Tiene dos edificios, uno sería el de la fundación y el otro el del museo, aunque hay salas de exposición en ambos. Y un "bistro" muy mono, tienda-librería, etcétera, etcétera, etcétera. Bueno, y la para de trolebús más cercana se denomina "Fotozentrum". Así que no es difícil saber como ir.

Pero vamos a lo importante. Las exposiciones.

La primer que vimos fue una dedicada al fotorreportero suizo Dominic Nahr, bajo el título "Blind Spots", dedicada a lo conflictos en África que han perdido su "interés de actualidad" y permanecen como conflictos ignorados por la mayor parte de la gente y la prensa, aunque con graves consecuencias humanitarias para las poblaciones locales. Mali, Somalia, Sudán del Sur, República Centroafricana,... son algunos ejemplos.

Me gustó mucho, tanto por el compromiso del fotógrafo como por la calidad técnica y estética de la obra, con un dominio del color, de la composición y de la oportunidad excelentes.

Por supuesto, la propiedad intelectual de las obras reproducidas es de sus autores, en este caso, Dominic Nahr.

En la segunda exposición, "Situations", nos encontramos con presencia española. Entre otros autores, ya que se trata de una colectiva, encontramos a Cristina de Middel, con un trabajo que me recordó mucho a su proyecto Party. Si en aquel partía de los textos de Libro Rojo de Mao Ze Dong para reconstruir la realidad de la población china actual, eliminando párrafos enteros y dejando algunas palabras que formaban frases totalmente fuera del contexto original, en esta ocasión este trabajo lo hace con las primeras planas de grandes periódicos. En los que además, sustituye las fotografías originales por otras cuyo contenido son gatitos, flores o brécol. El tema de la exposición es la falsedad en los mensajes de los medios de comunicación y de los políticos en el mundo actual. Eso que han llamado algunos la época de la "posverdad", no sé muy bien porque no le llaman directamente "época de las mentiras". Los mensajes se maquillan, las noticias que interesan se ocultan y se nos hace creer que vivimos en un mundo diferente. Puro Orwell. El problema es que tienen razón.

Obra de Cristina de Middel, sobre una portada de un antaño prestigioso diario españo. Ya no. Lo del prestigio, digo.

Había otros fotógrafos  y autores presentando su obra sobre el mismo tema pero con distintos enfoques. Me interesó especialmente el trabajo audiovisual "Cloud Bomb Atlas" de Forensic Architecture, en el que este colectivo evalúa a partir de los vídeos tomados con los omnipresentes móviles, los puntos de impacto de los bombardeos en distintas partes del mundo, y que muchas veces llevan a lo que se llaman "daños colaterales". Es decir, muerte de civiles, a veces equipos humanitarios en hospitales y escuelas, con muerte de niños, por bombas que no necesariamente son lanzadas por los "malos". Con frecuencia son bombardeos de aquellos países que dicen defender la democracia.

Estudio de "Forensic Architecture" de un bombardeo con 25 muertos a un hospital de Médicos sin Fronteras en Siria, llevado a cabo probablemente por Rusia por las fuerzas gubernamentales sirias, aunque ambos lo han negado. No fue obra de los radicales islamistas.

Pero sin duda, la exposición estrella del momento es la dedicada al fotógrafo nortemericano Danny Lyon. Con 75 años que cuenta actualmente, todavía está en activo, desde la década de los años 60, en la que es conocido por su profunda implicación y compromiso con el movimiento de los derechos civiles, siendo un defensor destacado de la causa de las comunidades afroamericanas a través de sus fotografías, que tuvieron un impacto real en varias ocasiones. Véase el caso de las adolescentes retenidas ilegalmente conocido como Leesburg Stockade. Un caso como muchos otros que debería avergonzar profundamente a un país como Estados Unidos que en la posguerra mundial se autoproclamaba defensor de la democracia. Y no. Lyon estudió también algunos grupos de la cultura "underground", fue crítico con la guerra, allá donde se produjese, analizó y criticó los destrozos urbanísticos en Nueva York, se involucró con los grupos estudiantiles críticos con el sistema o se introdujo en las cárceles más duras del sur de los Estados Unidos. Desde mi punto de vista, un auténtico defensor de la democracia y la libertad, y un excelente fotógrafo documental. También ha realizado a lo largo de su vida varios cortometrajes.

Autorretrato de Danny Lyon.
Uso de una de sus fotografías para material de protesta contra la actitud de las fuerzas policiales en la represión de movimientos civiles.

Con respecto al viaje, no tengo más que decir. Un par de comentarios, aunque sean breves, sobre cuestiones que han surgido en estas dos semanas.

En el blog de Vantage nos hablan de cinco colectivos de fotógrafos, procedentes de centros educativos del Reino Unido, que nos comentan será interesante seguir en los próximos tiempos. Se trata de los siguientes:

XXI

Napier

Ocular

Fovea

UOS Degree Show

Es interesante conocer lo que hace la gente más joven en el mundo de la fotografía.

Finalmente, en Believe In Film, nos hablan del saber aparentemente desaparecido con el colapso de algunas empresas que en su momento fueron importante o lo fueron todo en su campo, y en este caso en el de la fotografía. Es el caso de Eastman Kodak, empresa casi sinónimo de fotografía en otros tiempos y que hoy está convertida en una sombra de lo que fue. Sin embargo, acumuló mucha experiencia y mucho saber, que están en riesgo de desaparecer. Afortunadamente, en internet se pueden encontrar mucchos documentos. En particular nos recomiendan buscar en archive.org los documentos de Eastman Kodak, y nos ofrecen los enlaces a siete de ellos, como ejemplos de documentos de interés. Dada la naturaleza de la página que lo hace, relacionados con el mundo de la fotografía argéntica y fotoquímica. Desde luego, hay para pasarse muchas hora revisando documentos de todo tipo.

Me despido con un ejemplo de la imaginación creativa de los habitantes de Winterthur, encontrada mientras caminábamos por la ciudad de vuelta a la estación de tren, camino de Kreuzlingen y Constanza.

Recomendaciones semanales - del 7 al 15 de mayo de 2017

Aunque sea en un día no habitual, un lunes en lugar del domingo anterior, no quiero dejar pasar mis recomendaciones sobre fotografía, habituales en mis fines de semana. Más cuando el próximo domingo no podré escribir esta sección habitual. Sólo estará activo mi Cuaderno de ruta, y en modo sólo fotos. Los habituales del Cuaderno de ruta ya imaginará lo que significa. Nada malo, eso seguro.

En fin, el caso es que he estado muy liado este fin de semana, en el que no he parado en casa más que para dormir, no mucho, y comer, algo. Desde el punto de vista fotográfico, el viernes estuvimos en el parque de Remolinos (Zaragoza) en la inauguración de la exposición de Fotolateras en enLATAmus (facebook). Fenomenal. El sábado por la mañana tuve conmigo a mi sobrino de 8 años que quiso llevarse consigo y hacer fotos con la Cámara Safari de Indiana Jones. Lo cual me hace ilusión. Y es divertido. Por la tarde, taller de ampliación en blanco y negro con AFZ. El domingo por la mañana, visita al Museo de Zaragoza también con AFZ, no para ver el museo, sino para conocer el trabajo del fotógrafo del museo, José Garrido. Dos horas y media más el vermú, que se pasaron en un santiamén. Y ayer por la tarde el caFeZico tradicional del segundo domingo de cada mes de Fotógrafos en Zaragoza (FeZ). Esta noche he dormito como un tronco, vamos. Los enlaces a Facebook nunca sé si van a funcionar para todo el mundo... pero los dejo puestos.

En fin... vamos con unas poquitas recomendaciones, que acompañaré con algunos paisajes periurbanos de Zaragoza. Habiendo puesto en marcha de nuevo la Canon EOS 100, entre otras cosas para las dobles exposiciones que os mostraba el otro día, aun con una película sencilla y barata como la Fujifilm C200, si la luz es adecuada, se pueden hacer foto. Bueno. Algunas están hechas con la Canon EOS 650 de la que os hablaba hace pocos días. Como curiosidad, activé la función de fechar las fotos. Pero no siempre se ve bien... A ver si la encontráis.

No me acuerdo dónde encontré esta recomendación. Pero sé que me llamó la atención la serie Sylvania de Anna Beeke. Y a partir de aquí estuve revisando el trabajo más personal de esta fotógrafa norteamericana que me parece bastante interesante. Espero que vosotros opinéis de forma parecida.

Sí que tengo perfectamente recogido el enlace en L'Oeil de la Photographie donde encontré las ensoñadoras fotografías de Bernard Descamps, realizadas en un blanco y negro muy suave, en formato cuadrado, muy sencillas, pero con excelentes encuadres, superposición de planos y de conceptos, para esos instantes decisivos que tanto nos cuesta conseguir.

Y hablando de contemplar fotografías, me suscribí no hace mucho al canal de Youtube Eīhwaz, que se dedica a recoger series de fotografías de excelente calidad y de fotógrafos muy diversos, simplemente por el gusto de difundirlos. Os dejo los dos últimos con obra de Robert y Shana ParkeHarrison y Elin Høyland.

En Lenscratch nos han mostrado el trabajo de Brandon Thibodeaux, que con su cámara de película tradicional en blanco y negro y formato cuadrado, consigue retratar el paisaje natural y especialmente el humano, con excelentes retratos del Delta del Misisipí, un lugar donde se mezcla la tradición, la poesía, pero también la pobreza y la vida dura. A mí me han gustado mucho estas fotografías.

Normalmente, en mis recomendaciones de cada semana, empiezo hablando por los clásicos. Pero hoy voy un poco caótico. Porque Douglas Kirkland, que aunque vivo todavía, y en activo hasta recientemente si no todavía, se puede considerar un clásico. Canadiense, se enroló muy joven entre los fotógrafos que trabajaban para algunas de las revistas ilustradas norteamericanas más conocidas. Y a fotografiado a muchas leyendas del mundo del cine. Que es lo que me atrajo del artículo que apareció en L'Oeil de la Photographie.

Un fotógrafo que no sólo es un clásico sino que se puede considerar uno de los más grandes fotógrafos de la historia del medio como expresión artística y documental es Irving Penn. Un fotógrafo de referencia, que ha influido mucho a sus contemporáneos y sucesores, sea en retrato, en bodegones, en fotografía de moda, o en fotografía documental. Sus composiciones y manejo de la luz son prácticamente perfectos. No me canso de ver sus fotografías. Como por aquí aparecerá de vez en cuando, en este ocasión es con la excusa de una artículo en L'Oeil de la Photographie.

El pasado 10 de mayo, también en L'Oeil de la Photographie, dedicaron varios artículos a otro fotógrafo que podrá considerarse clásico, todavía es relativamente joven, al menos dentro del país vecino, Francia, dentro de poco. Sea en retratos, en reportaje documental, en retrato documental, o en polaroids de moda, su trabajo también es excelente. Estamos hablando de Claude Iverné, fotógrafo que ha sido premiado por la fundación Henri Cartier-Bresson.

Las fotografías de Marjolein van der Klaauw, de luces duras, saturadas, contrastadas, y muy directas, no son quizá el género que más me gusta. Quizá porque nos muestran bien a las claras que la condición humana, por mucho que nos creamos tan especiales, tiene también sus limitaciones y sus miserias. Incluso en momentos de felicidad, cuando muchos europeos del norte o del centro del continente acuden a ponerse rojos como langostinos a la plancha en las feas urbanizaciones de hoteles y apartamentos del litoral español. También lo vi en L'Oeil de la Photographie, que esta semana pasada ha sido mi principal fuente de información para estas recomendaciones semanales. De todas formas, ha su mirada no le falta simpatía y empatía por las personas a las que fotografía.

Hoy en día, es el reinado de la fotografía digital. Y aunque hay excelentes equipos dedicados en el campo de las cámaras de sistema y ópticas intercambiables, son las pequeñas cámaras integradas en los teléfonos móviles las que realmente reinan. Pero como nos cuentan en Yorokubu, la integración de cámaras digitales con otros dispositivos electrónicos viene de largo. Y nos hablan del trabajo de Davit Ruiz. Con la cámara que se ofrecía como opción para la famosa Nintendo Game Boy. Adquisición de la imagen en blanco y negro, resolución bajísima por no decir ridícula, y calidad de imagen nefasta. Pero con eso, un fotógrafo que tenga una idea, también se puede expresar. Estamos hablando de una cámara rotable, cuya lente es equivalente a un 50 mm, y que podía realizar treinta imágenes monocromáticas con una resolución de 118x112 píxeles. Es decir, algo más de 13.000 pixeles.

Por último, hoy mismo, esta mañana, he visto un artículo en Albedo Media (DSLR Magazine) en la que hacen un repaso de procesos fotográficos antiguos, fundamentalmente del siglo XIX, y de cuál es el sentido de utilizarlos hoy en día. Nos prometen que van a seguir hablando de ellos. Quizá un serie de artículos. Esperándolos estoy.

Recomendaciones semanales - del 30 de abril al 7 de mayo de 2017

Semana con bastante actividad fotográfica por mi parte, pero cuyos resultados, al ser principalmente fotografías con película tradicional, se irán viendo poco a poco más adelante. Ayer pasamos una mañana muy entretenida revelando carretes en blanco y negro dentro del III Encuentro Fotográfico organizado desde la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza (AFZ). Y tengo varias perspectivas a corto plazo en estos temas.

Las fotografías que acompañan las recomendaciones de hoy, al igual que hace una semana, son de las que mandé a revelar a Revelatum Revelado Analógico (como ya dije, Alex Delgado). Un par de carretes de Ilford XP2 Super que hice con las Olympus μ(mju:). Como ya dije, lo único que hubiese pedido para que hubiesen quedado perfectas es que la cámara pudiese ajustar manualmente el índice de exposición y haberlo hecho a 200 o 250 en lugar de a los 400 ISO nominales de la película. El trabajo de Alex, como ya dije, excelente. Y espero mostrar pronto algún otro ejemplo de ese excelente trabajo con negativos en color, no precisamente fáciles de digitalizar.

En primer lugar, la fotógrafa surrealista Claude Cahun. Ya la he mencionado en alguna ocasión en estas páginas. Muy moderna para su época, fue antecesora de todos estos fotógrafos que hoy en día cuestionan sus propia identidad cuando se sitúan ante la cámara. No sólo se dedicó al a fotografía. Escribió, actuó, pinto... Y como digo se encuadra perfectamente dentro del movimiento surrealista, y fue también una precursora de los movimientos feministas y de la libertad sexual. Practicó mucho el fotomontaje y el collage. Y  todo esto nos lo contó en profundidad Oscar Colorado.

Si ahora pensamos en el aspecto de Seul, la capital de la República de Corea, habitualmente conocida como Corea del Sur, pensamos en una urbe moderna, con rascacielos, una de esas ciudades cosmopolitas que están surgiendo en Asia, muy jóvenes y muy dinámicas. Pero su realidad hace 60 años, justo al terminar la Guerra de Corea, era muy distinta. Y el fotógrafo coreano Han Youngsoo (página de la fundación que gestiona su legado, desgraciadamente en coreano) la documentó durante varios años, en un testimonio gráfico que nos habla de un país que era muy distinto al que ahora percibimos, que ha sufrido profundos cambios y transformaciones. Nos lo han contado en Hyperallergic.

La tragedia del terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku de 2011, el cuarto más potente de los registrados hasta la fecha y el más potente en Japón, más conocido por su afectación de la central nuclear de Fukushima, sigue atrayendo a muchos artistas y fotógrafos en particular por las secuelas físicas y humanas que ha generado este fenómeno natural. Javier Tles es un fotógrafo nacido en Zaragoza, pero establecido en Barcelona desde hace tres décadas, que ha realizado un interesante ejercicio con algunos de los afectados de la tragedia, como nos han contado en Clavoardiendo Magazine. Un trabajo muy íntimo, tan importante por el proceso como por los resultados, en la medida que implicaba un difícil diálogo con la persona antes o durante el proceso de realizar su retrato.

Un fotógrafo preocupado por el medio ambiente es Alain Delorme. Delorme realiza fotografías de paisajes con lo que parecen inmensas bandadas de estorninos... hasta que nos fijamos con más detalle. Delorme es una artista de la herramienta de clonar que, sobre los paisajes, utiliza para generar ficticias bandadas de bolsas de plástico que remedan las formas, los movimientos y la dinámica de los estorninos. Es una denuncia al fuerte impacto de la contaminación con objetos plásticos, que permanecen inalterados durante largo tiempo en el ambiente. Lo hemos visto en Slow Show, y os jugo que al principio me parecieron auténticas bandadas de estorninos. Un trabajo de chinos.

Las cámaras Holga u otras similares, consideradas de juguete por muchos, aparatos de plástico muy sencillos, parecen más destinados a su uso por hipsters modernillos, que dejan muchas veces fotografías más o menos llamativas, pero tal vez intrascendentes. Pero hay excepciones. En alguna ocasión ya hemos hablado del uso que hace el fotógrafo documental y reportero gráfico David Burnett de estas cámaras. Esta semana he conocido en I Still Shoot Film el trabajo de otro fotógrafo que las usa, y con gran habilidad, para fotografiar los grandes paisajes del oeste americano. Se trata de Troyce Hoffman, y su secreto es una cámara Holga con película Tri-X forzada a un índice de exposición de 1600 y con un filtro rojo. Y una buena composición y saber hacer, claro. De todos modos... mi Holga viñetea muchísimo más... no me imagino que de mi cacharro salgan fotos tan nítidas.

Otro fotógrafo que ha venido usando tecnologías alternativas es el francés Gil Rigoulet. Rigoulet utiliza las polaroids en distintos formatos, muchos de ellos que ya no se fabrican, ni por la propia Polaroid, ni por Fujifilm que lo estuvo haciendo hasta hace un par de años. Lo mismo le sirve para un retrato, un autorretrato, un bodegón, que un desnudo. Además manipula el material original, extrayendo el negativo del positivo en aquellas películas que lo permiten, o manipulando la emulsión, transfiriéndola a otras superficies. Creatividad al máximo. Lo hemos visto en L'Oeil de la Photographie.

En los últimos meses he dedicado algún tiempo a la fotografía de aproximación de plantas y flores, incluso macro, con película tradicional, tanto en color como en blanco y negro. Esta última es especialmente compleja, ya que al despreciar el color, uno de los elementos más característicos del mundo vegetal, sobretodo en motivos florales, hay que replantearse por completo la estética del asunto. Por ello, me ha parecido interesante el trabajo de la fotógrafa basada en Sidney Jessamine Chen. No he encontrado una página propia, y parece que es un nombre común entre las comunidades de origen chino en el mundo. Pero bueno, las fotografías que han publicado en Creative Bloom hablan por sí mismas. Qué envidia.

En Lens Culture han publicado un artículo sobre cómo distintos fotógrafos contemporáneos trabajan o imaginan el retrato fotográfico. Como dicen en el artículo, el retrato es una disciplina fundamental en fotografía. De hecho, la mayor parte de las personas se siente más interesada por una fotografía de una persona que por otra aunque sea de un magnífico paisaje o naturaleza muerta que no incluya un elemento humano. Las fotografías que más éxito tienen en redes sociales son aquellas en las que aparecen personas, especialmente si son personas a las que conocemos. Nos generan un vínculo emocional. En cualquier caso, es interesante el artículo y las fotografías que lo acampañan.

Por último, contar que ha salido el número 98 de Fraction Magazine, como todos los principios de mes. Como es un número que coincide con el noveno aniversario de la publicación de esta revista en línea, está dedicada a una recopilación de fotografías de distintos autores, es algo que suelen hacer cada año, así como a la reseña de algunos libros de fotografía, de los cuales me ha parecido muy interesante el dedicado a Dora Maar.

Y con esto lo dejo por hoy. Hasta la próxima.

Recomendaciones semanales - del 23 al 30 de abril de 2017

Tarde agridulce desde el punto de vista fotográfico la que llevo, en la que se me hace ya un poco tarde para redactar mis recomendaciones semanales fotográficas. La mañana ha sido agradable, he disfrutado de la compañía de mi sobrino Diego, de ocho años, con quien me he ido al cine. Pero lo que me ha hecho ilusión es que me ha pedido llevar una cámara de fotos. Y le he dejado la Panasonic Lumix GF-1 con el objetivo G 14/2,5 ASPH. Yo me he llevado también una cámara, la Plaubel Makina 67 con un carrete de Kodak Portra 400. No he tenido oportunidad de ver todavía ninguna foto.

Pero por la tarde, como tengo varios carretes de blanco y negro pendientes de revelar, me he puesto con uno de ellos. Un Kodak Double-X que empecé en Dinamarca y terminé en la excursión a Muel con la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza (AFZ). El caso es que al empezar el proceso de revelado, he notado que había fugas de líquido del tambor, no estaba correctamente cerrado, y al intentar solucionar el problema ha debido entrar luz y se me ha velado bastante. No había cosas muy importantes, pero me joroba.

La buena noticia ha sido que hace un rato me ha llegado aviso de Revelatum Revelado Analógico (el buen amigo Alex Delgado), de que se había puesto a la faena con unos carretes que le había dejado a revelar. Y me ha mandado ya los archivos de un carrete Ilford XP2 Super que hice con la Olympus μ(mju:)-1, que recuperé hace unos meses. Si ya la había probado con algún carrete en color, faltaba el blanco y negro. Y las fotografías que acompañan estar recomendaciones son de esta cámara. Para que hubiesen quedado perfectas, lo único que hubiera pedido es que la cámara pudiese ajustar manualmente el índice de exposición y haberlo hecho a 200 o 250 en lugar de a los 400 ISO nominales de la película. El trabajo de Alex, excelente.

En cuanto a las recomendaciones, empezaremos por la entrevista que le hace Ken Weingart a un fotógrafo tan particular y distintivo como es Roger Ballen, un fotógrafo que es toda una tendencia o un género en sí mismo. Difícil decidir si a Ballen lo tenemos que incluir dentro del surrealismo, una determinada forma de hacer fotografía documental, o si lo que busca es una representación de lo oscuro, lo marginal, o incluso la fealdad. En cualquier caso es un fotógrafo al que hay que conocer, y que cuando realiza retratos no deja de recordarnos a Diane Arbus.

Hace unos días, Ted Forbes nos contaba en uno de los vídeos de su canal de Youtube, The Art of Photography, cómo le había llegado un libro por correo del fotógrafo holandes Bastiaan Woudt, titulado Karawan, y que le había entusiasmado. Curiosamente, muy pocos días después, en L'Oeil de la Photographie volvió a salir una referencia a este libro, y realmente esta obra, mezcla de retratos, paisajes y fotografía documental, tiene fotografías notables, que me hacen plantearme conseguir un ejemplar del libro. Por cierto, os dejo con el vídeo de Ted Forbes.

Otro trabajo documental interesante por sus valores conceptuales estéticos nos llega de la mano del Lomography Magazine. Se trata de la serie de Danila Tkachenko dedicada a las áreas restringidas, ciudades secretas de la antigua Unión Soviética, hoy en día abandonadas, y muchas veces situadas en lugares remotos del Ártico o Siberia. En un ambiente postapocalíptico, y en pleno invierno, los restos de esos lugares adquieren sin embargo unos valores estéticos y simbólicos peculiares.

Fotografía también de corte conceptual la que nos presentan en Feature Shoot, cuando nos hablan del trabajo de la holandesa Scarlett Hooft Graafland. Esta fotógrafa ha ido buscando paisajes de distintos puntos de la tierra donde existen todavía grandes espacios abiertos naturales, y en los que al mismo tiempo se pueden encontrar problemas sociales importantes. Graafland los representa mediante paisajes abiertos donde pequeñas presencias humanas, a veces surrealistas o humorísticas, ponen de manifiesto para quien lo sepa entender el problema humano que pone encima de la mesa. Y las fotografías son bellas.

Como ya hemos dicho, la representación de la adolescencia, tiempo de cambio e inseguridad por excelencia en el ser humano, es un tema muy querido por los fotógrafos. Pero sigue habiendo quienes lo afrontan de forma novedosa. Nos cuentan en Lens Culture, que el británico Craig Easton está liderando un proyecto con otros quince fotógrafos (en total dieciséis, que es el número mágico del mismo), sobre un grupo de adolescentes de dieciséis años que por primera vez tuvieron la ocasión de votar en el Reino Unido, en concreto a propósito del referendo de secesión escocés. Junto con los retratos, se fotografiaron los textos que los adolescentes habían escrito, sobre lo que quisieron conveniente. Otros grabaron mensajes o canciones.

A veces, para hacer fotografías de grandes espacios no hace falta encontrarse en ellos. Ni siquiera en los arquitectónicos. En LensCulture nos hablan del trabajo del fotógrafo Stephen Lenthall y del artista del papel Owen Gildesleeve que crean con este material espacios arquitectónicos de aspecto muy simple, pero estéticamente destacados y que iluminados con mucho cariño, en un exquisito blanco y negro son fotografiados dando la impresión de fotografías de arquitectura de hace unas décadas, de los años 40 principalmente. Me han parecido geniales.

Recientemente he estado ocupado como habréis visto quienes me seguís con la fotografía de motivos florales. Por ello, me llamó la atención el trabajo de la fotógrafa Marsha Owett, en el que se confunden las imágenes de detalles florales con los detalles corporales, otorgando a la serie en su conjunto una notable sensualidad. Lo pudimos ver en L'Oeil de la Photographie.

Terminaré con otra forma de acercarse y trabajar con la fotografía distinta de la de ser fotógrafo. Lo hemos podido leer en Clavoardiendo Magazine. La pareja formada por Amelia García y Alberto Torres, junto con su perro Luki, pasean por El Rastro buscando fotografías de parejas, fotografías antiguas, en blanco y negro, con tonos sepia, y a partir de las cuales podemos imaginar o inventar las historias que relacionan a esas parejas. Algunas de ellas de amor, sin duda. Lo podemos ver en el blog Del Amor ni Rastro, que también tiene cuenta en Instagram. Y no os perdáis la creativa forma de crear su Instagram que tiene Amelia. Un verdadero ejercicio de diseño.