La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / photographers

Recomendaciones semanales - del 21 al 28 de agosto de 2016

Semana de calor y modorra. Aunque ya visteis en la entrada de ayer que ha habido ocasión para salir con la cámara algún rato. En cualquier caso, hoy toca hablar de las cosas que me han interesado en el mundo de la fotografía durante la semana, tal y como me las he encontrado por la red de redes. Y en primer lugar, como de costumbre, el tablero de Pinterest de la semana.

En cuanto a las fotografías... blanco y negro con película tradicional. Al viaje reciente por Escandinavia me llevé además de la cámara digital, una compacta para película tradicional, la Minox 35 GT-E. Pero tuve un problema con las pilas de alimentación... y dejé de usarla a las pocas horas de empezar a pasear por Malmö el día en que llegamos. De todos modos, recuperé el carrete de Kodak Tri-X 400 cuando regresé, y lo introduje en la Olympus mju-II. Más fiable, aunque se pueda intervenir menos en los parámetros de toma. Me gustaría que al menos se pudiera modificar el índice de exposición y no tener que morir al palo de la codificación DX de la sensibilidad nominal de la película en valores ISO.

Al hacer el cambio de cámara, intenté preservar los fotogramas "suecos", pero alguno se estropéo.

Como de costumbre, empiezo por los fotógrafos más antiguo. Y me resultó muy interesante el artículo que dedicaron en DSLR Magazine (o Albedo Media, que ya no sé muy bien como se quieren llamar el Valentín Sama y compañía) a Joan Vilatobà, fotógrafo pictorialista catalán, activo entre finales del siglo XIX y principios del XX. Aunque no soy muy fan del pictorialismo, estoy de acuerdo en lo que dicen en el artículo de que la fotografía de Vilatobà presenta elementos que harían que no desentonase demasiado hoy en día.

En el blog de Camerafilia, dedicado sobretodo a los chismes fotográficos, nos han presentado esta semana a Alfred Gescheidt, fotógrafo que se caracterizó por su habilidad para realizar fotomontajes de gran realismo, mucho antes de que Photoshop y compañía popularizasen la modificación brutal de las fotografías. El caso es que sus fotomontajes nos llevan a un mundo de surrealismo aplicado a la fotografía comercial y al mundo de la publicidad. Eso sí, sin perder el humor y el buen rollito. Me ha gustado.

Hace tiempo que soy consciente que tengo una laguna notable en mi biblioteca fotográfica. No tengo ningún libro de Diane Arbus, lo cual se podría considerar como imperdonable. Estoy buscando a ver cuál me convence. Para añadir leña al fuego, recientemente se ha publicado un libro con sus trabajos más tempranos, fotografías poco conocidas de la fotógrafa, pero que ya empezaban a marcar la senda que luego habría de recorrer, haciendo de ella una de las autoras con más personalidad en la historia de la fotografía. Nos lo han mostrado en aPhotoEditor.

Existe la tendencia a que busquemos nuestra inspiración como fotógrafos en los acontecimientos, lugares, personas u objetos extraordinarios, fuera de lo común. Sin embargo, hay fotógrafos que consiguen sus mejores trabajos centrándose en las situaciones y los objetos más mundanos del ser humano corriente y moliente, tal y como nos cuentan en Vantage. Y para afianzar su tesis nos proponen revisar el trabajo de cinco fotógrafos en concreto, contemporáneos: Jason ShulmanIlse LeendersStephanie GonotGlenna Gordon y Jordi Huisman. Creo que sí, que merece la pena revisar estos trabajos, muy diversos, y algunos muy originales.

No recuerdo dónde encontré la recomendación para visitar el vídeo de Joyce Tenneson que os dejo enlazado a continuación. Esta fotógrafa ha trabajado durante décadas con una monstruosa cámara Polaroid 20x24 que produce copias instantáneas de 51 x 61 cm aproximadamente. Su estilo es muy característico. Los rollos místicos y espirituales de los que hablan no me van especialmente, pero sus fotografías me gustan. Una gran delicadeza en las formas, las texturas y los colores.

Aunque las técnicas de toma de imagen sean muy distintas, las fotografías de Justine Tjallinks, tal y como nos muestran en la edición del fin de semana de L'Oeil de la Photographie, me recuerdan a las anteriores. De nuevo, retratos con una iluminación, unos colores y unas texturas muy delicadas. Esta vez a favor del sujeto, personas albinas de origen caucásico. Mientras que hemos visto en África numerosos reportajes que informan de la mala vida que llevan los albinos en ese continente, en las sociedades occidentales, donde el albinismo es extraordinariamente raro, puede considerarse como bello. Aunque delicado... no dejan de ser personas cuya visión y cuya piel es delicada ante las agresiones ambientales. La fotógrafa holandesa es capaz de reflejar tanto la belleza como la fragilidad en estas personas. Su trabajo abarca más colectivos y merece la pena ser revisado en su conjunto.

El arte a partir de la apropiación de obras previas es un concepto discutido y discutible. Pero en ocasiones da lugar a obras notables. Otras a burdas operaciones de carácter comercial. En Feature Shoot nos han mostrado esta semana el trabajo de Weronika Gesicka, que durante horas ha revisado antiguos archivos fotográficos de los años 50 y 60 del siglo XX, para luego modificarlas dándoles un aire que se mueve entre lo surrealista y lo absurdo, mientras nuestra mente tiene que despertarse y activarse para distinguir lo anómalo de lo aparentemente banal o cotidiano. Interesante.

Finalmente, también en Feature Shoot tiran del archivo de Magnum Photos para mostrarnos que el fenómeno de los refugiados, tan de moda actualmente por la "amenazante" afluencia de los mismos a Europa, es algo que viene sucediendo en diversas partes del mundo desde hace décadas. Y aunque muchos fotógrafos lo han documentado y han mostrado sus consecuencias, parece que la especie humana no está especialmente dispuesta a aprender de sus errores. En fin... Los propios europeos han olvidado que entre 1914 y 1945 fueron ellos mismos refugiados en masa con frecuencia.

Recomendaciones semanales - del 7 al 21 de agosto de 2016

Después de dos semanas, por el viaje a Suecia (y algo de Dinamarca), vuelve esta sección habitual de recomendaciones fotográficas de cada domingo. Y empezaré por el tablero de Pinterest de estas dos semanas.

En cuanto a las fotografías acompañantes, esta semana he estado utilizando cámaras de película tradicional, fundamentalmente blanco y negro aunque también color. Pero todavía no están disponibles las fotos. Algunas se están escaneando mientras escribo esto... pero todavía no. Como también estuve probando una nueva aplicación para el teléfono móvil, Blackie, para fotografía en blanco y negro con un razonable nivel de control en el momento de la toma.

Es poco convencional que yo utilice el teléfono móvil como cámara. Para qué lo voy a usar si puede llevar encima sin mucho problema aparatos mucho más versátiles y de calidad y que ahora se conectan fácilmente el teléfono en el caso, poco frecuente, en viajes si acaso, de que quiera enviar una imagen de inmediato. Así que hoy voy a hablar de aparatos fotográficos poco convencionales para trabajos poco convencionales. Entre alguna otra cosa.

Por ejemplo, hablemos un poco de Bill Cunningham, fotógrafo que durante décadas ha documentado la moda neoyorquina para The New York Times. Hasta hace bien poco se le veía con una Nikon para película tradicional. Pero es que cuando empezó llevaba una simple Olympus Pen, ni siquiera de las de objetivos intercambiables, una D2 o D3 según lo que se puede ver en algún artículo. Cámara de medio formato, 18 x 24 mm, para reflejar la moda de la capital del mundo.

En Jot Down, ahora que terminan los Juegos Olímpicos, aseguran que la mejor fotografía del mundo del atletismo es aquella que realizó Tony Duffy del legendario salto de longitud de Bob Beamon en Méjico 1968. Hoy en día se utilizan notables equipos de cámara y teleobjetivos que cuestan muchos miles de dólares para estas disciplinas. Pues bien, aquella fotografía de Duffy fue realizada con una Nikkormat, una cámara de la gama para aficionados y más económica de Nikon. Eso sí... no estoy de acuerdo en lo que dicen en el artículo sobre que era una cámara pequeña. Y de hecho, las Nikkormat, Nikomat en Japón (es así como se pronuncia el nombre), estaban construidas como tanques. Pero eran la gama de aficionados. El objetivo era un 300 mm, y ese sí que era de gama alta. Pero de enfoque manual. Que estamos hablando de 1968.

Me ha gustado el artículo de 35mmc dónde nos cuenta Nicholas Koh cómo opta para realizar un reportaje en el desierto del Gobi por una Contax G2, un sistema ya desaparecido. Incluso la marca Contax, otrora prestigiosa, ha desaparecido del mercado hace ya años. Un sistema ligero para viajar, con ópticas de gran calidad, firmadas por Carl Zeiss, y muy fiable. También para película tradicional. Ved las fotos y opinad.

He estado viendo los vídeos en Youtube de FullBleed. Muy interesantes. En inglés... pero nos cuentan cosas de fotógrafos, algunos conocidos, otros menos, que son muy instructivas. Me ha gustado el vídeo dedicado a Laura Pannack sobre su serie The Walks (Los paseos)... y es que, cuando tantas veces nos dicen que para pasear por las calles hay que llevar cámaras discretas y ligeras, Pannack opta por una Hasselblad... Os dejo el vídeo.

Interesante lo que nos cuentan en PetaPixel de la iniciativa Cafe Art, por la cual se repartieron 105 cámaras de un solo uso de Fujifilm a personas sin techo de Londres. Y han seleccionado las mejores para realizar un calendario. Las fotos llegan a ser realmente buenas. Y si creéis que por ser personas sin techo son poco fiables, de las 105 cámaras se recuperaron 99, un 94% largo, con más de 5000 fotografías de las calles de Londres.

En este verano he dedicado algún carrete a la estenopeica con película negativa en color y blanco y negro. Los resultados... no están mal, pero... El caso es que en The Phoblographer he podido ver las fotografías de Kenneth Leishman, paisajes realizados con cámaras estenopeicas con película negativa color. Fenomenales. Una cosa tengo clara... además de trabajar mucho para conseguir tener una visión que se acerque a la de esas fotografías... estaría bueno que el estenopo de las cámaras fuera un poquito más estrecho que los que yo tengo. Del f/135 de mis cámaras al f/235 de las Zero Image 69 hay una diferencia en la nitidez de la imagen, sin perder el aspecto ensoñador de la fotografía estenopeica.

En Juegos Olímpicos anteriores fue conocido el caso del fotógrafo David Burnett que fotografiaba ocasionalmente con una cámara de gran formato, con película negativa en blanco y negro de 9 x 12 cm. Pues bien, en los recientes juegos de Río, Jay L. Clendenin ha utilizado para hacer los retratos de los deportistas una cámara de gran formato de 20 x 25 cm, utilizando directamente papel fotográfico, para ahorrar costes. Nos lo contaron en DSLR Magazine. Y el vídeo lo podemos ver en Los Angeles Times...

En dos lugares distintos me ha aparecido esta semana la obra de Joaquín Paredes Peris. En el número 33 de la revista Adore Noir y en la revista en línea de Lomography. Paredes trabaja en un proyecto sobre la enfermedad de su pareja, Hemicránea, con cámaras de gran formato fabricadas por él mismo y utilizando técnicas de colodión húmedo.

Después de todo, igual tenemos que hacer caso de las cinco verdades incómodas de la que nos hablan en Format Magazine...

El équipo importa... aunque no siempre en el sentido que imaginamos.

Photoshop no siempre es tu amigo.

A veces, no todo es el talento, también la capacidad de adaptación a las circunstancias.

La fotografía es más fácil de lo que nos gustaría admitir, lo difícil es tener ideas, proyectos y creatividad.

Necesitamos confiar en la tecnología... aunque no necesariamente la última. Sino la que se adecue a esas ideas, proyectos y creatividad.

Tengo un poco olvidado el tema del bodegón o naturaleza muerta. A ver si este otoño le dedico un tiempo. Mientras, para inspirarme, tiraré de las recomendaciones de Cada día un fotógrafo, donde estos días atrás nos hablaban de Olivia Parker, interesante fotógrafa de naturalezas muertas.

Finalmente, decir que ha aparecido el número 89 de Fraction Magazine. No voy a destacar ningún porfolio en esta ocasión... simplemente pasaros por allí y decidid vosotros mismos qué es lo que más os gusta.

Recomendaciones semanales - del 31 de julio al 7 de agosto de 2016

La primera semana de agosto me ha arrastrado a un cierto grado de apatía melancólica. Y ayer sábado, un día en que durante la mayor parte estuve más reflexivo que activo, ayudo poco a mejorar la cosa. Cierto es que por la tarde-noche disfrute de la compañía de amigos,... beber unas cervezas con unos, cenar con otros... Pero esta mañana me he levantado en un estado de modorra estival bastante considerable. Y hojear las noticias, muchas de las cuales eran de ayer no me ha mejorado precisamente el ánimo. Por ejemplo, la mayor parte de la prensa de ayer, un 6 de agosto, como efeméride destacada preferían hablar del supuesto difuso 25º aniversario de la World Wide Web, cuyo nacimiento fue más un proceso de años que el efecto de un acto un determinado día, que sobre el lanzamiento de la primera bomba atómica sobre Hiroshima... Difícil decir hoy en día cual de los dos acontecimientos ha tenido más efectos sobre nuestras vidas. La Web es un hecho constante actualmente, pero lo otro... no deja de ser una amenaza latente sobre el progreso científico, tecnológico y humano que representa el primero. Y para colmo, los Juegos Olímpicos, que a estas alturas conservan del espíritu que animó Coubertin a reinventarlos entre cero y nada. El espectáculo de intereses económicos y políticos muchas veces inconfesables disfrazados de buenismo deportivo me produce bastante asquito...

Como veis... no llevo muy buen rollito en la cabeza estos días. Así que dejaré de desvariar, y me dedicaré a mis recomendaciones fotográficas de cada domingo, que sufrirán una interrupción, venturosamente, la semana que viene. De momento, el nutrido tablero en Pinterest de la semana. Como además, el otro días recibí un mensaje de una señora que se decía cristiana de algún lugar del medio oeste americano criticando que en algunas de las fotos de uno de los tableros se veía algún pecho y yo no lo avisaba, aviso ahora que en compensación creo que de forma inconsciente en el de esta semana hay más desnudos de lo habitual, y más pícaros. "Ala a cascala" con sus iras estúpidas... Panda de amargados.

En cuanto a las fotografías acompañantes, ya comentaba antes de ayer que estoy dedicando un cierto tiempo a llevarme bien con la Nik Collection de software para el tratamiento de fotografías digitales. Y con unas fotografías hechas ayer en un paseo por el Parque Grande en un intento por escapar de la modorra que he comentado, utilicé un objetivo antiguo, el Helios 44M 58/2 en la Canon EOS 5D Mk II, con una lente de aproximación eventualemente, y luego he estado aplicando Silver Efex Pro, cuya misión es facilitarnos la vida a la hora de convertir nuestras imágenes digitales a blanco y negro.

Pero aunque hoy esté de "blanco y negro", con un toquecito de virado cálido eso es cierto, muchas veces he confesado que siento debilidad por las buenas fotografías en color, y siempre me intereso por los precursores que trabajaron para que tuviera el mismo estatus que el blanco y negro en el mundo de la fotografía, sea artística o documental. Por eso traigo aquí el artículo de The New Yorker sobre el fotógrafo Paul Outerbridge, un pioneo de la fotografía en color en los años 30. Épocas duras en las que se veía el color como un capricho de aficionados, mientras que los fotógrafos "serios" sólo trabajaban en blanco y negro. Lo cual es irónico, porque en aquellos tiempos la fotografía en color era rara y cara. Para colmo, Outerbridge utilizaba sus técnicas de fotografía en color para hacer fotografía erótica. ¡¡¡Mujeres desnudas en actitud pícara!!! Si la señora cristiana airada se entera...

Esta de moda encontrar fotografías en desvanes, maletas, armarios, contenedores de basura,... joyas en potencia de la historia de la fotografía, más o menos ignotas hasta el momento. Será por eso que la familia Larson ha destapado los negativos del abuelo, Frank Larson, como nos informa en Creative Boom. A ver si interesan como los de las niñeras pobres u otros y la cosa va bien... Fuera de coñas, las fotografías no tienen el mismo impacto que las de la niñera, pero son muy simpáticas e ilustran bien la vida del Nueva York de los años 50.

Oscar Colorado nos ofreció como casi todas las semanas una galería de algún ilustre de la fotografía. Y en esta ocasión combinaban dos de mis aficiones, la fotografía y el jazz, puesto que se trataba de una galería y minibiografía dedicada a William Gottlieb. Estupendo, oye.

Y ya noto yo que hablo poco de Irving Penn, lo cual es paradójico, porque probablemente es uno de los más excelentes retratistas de la historia de la fotografía. Algunos dicen que el mejor, y no me atrevería yo a contradecirles. El caso es que como en Design You Trust han dedicado un artículo a retratos en blanco y negro de celebridades realizados por Penn, aprovecho yo para animaros a conocer su extensa obra.

Vámonos un rato al paisaje. Dos estilos muy distintos. En el blog de HLDKY nos mostraron unas cuantas fotografáis de la serie American Prayer de Pavel Tereshkovets. Una serie en la que el bielorruso afincado en California contrasta su visión de Estados Unidos frente a la que se vende habitualmente. Pero tiene otras series que también son sumamente interesantes...

En el boletín de noticias que recibo todas las semanas de parte de Olivier Duong, generalmente dedicado a la fotografía documental, preferentemente en las calles, aparece un enlace a la web There's No One Here, un proyecto del fotógrafo Chris Leskovsek sobre el paisaje natural y humano de Nueva Zelanda que se aparta totalmente y de forma interesante de las ideas preconcebidas que tenemos al respecto. Especialmente desde que se dedicaron a rodar películas allí en nuestras antípodas.

Wolfgang Tillmans es uno de esos fotógrafos alemanes que ha priori dan mucho miedo porque, aunque muy cotizados, suelen ser muy aburridos. La verdad es que Tillmans, que tiene una educación más basada en la de los británicos que en las de sus compatriotas, se sale un poco de esta norma. Yo creo que es un fotógrafo que hay que conocer, muy diversos, y en American Suburb X (ASX) nos han propuesto esta semana que lo hagamos empezando por algunos de sus más característicos y emblemáticos retratos.

Un par de interesantes propuestas que nos llegan desde Feature Shoot. La primera de ellas es un trabajo sobre la infancia, y especialmente sobre el mundo de sus juegos. Sin embargo la visión que nos ofrecen Francisco Díaz y Deb Young (The International Collaboration Project), es a la vez un reflejo de lo lúdico pero también de lo complejo e incluso de los misterioso o siniestro que pueden ser los niños en sus juegos y en sus relaciones. Por cierto, ambos fotógrafos son de distintas nacionalidades, nortemericano y neozelandesa, y trabajan juntos en la distancia. Complicado ¿no?

Más directo es el trabajo que nos proponen de la irlandesa Megan Doherty, una fotógrafa muy joven que opta por situar a su mundo de relaciones, las chicas y jóvenes de su comunidad, y sus intentos de salir del aburrimiento, de las rutinas y de mediocridad en la que se sumen sus vidas. Retratos de una vida entre el descaro y el desvalimiento, de alguna forma.

Los totalitarismos de la primera mitad del siglo XX hicieron mucho daño en mucha gente. En Lens Culture nos muestran el porfolio de Michael Vince Kim sobre los coreanos de Kazajistán, un grupo étnico que tras haber huido de la opresión japonesa en Corea hacia el lejano oriente ruso, fueron obligados por Stalin a reasentarse en la república centroasiática en medio de grandes penálidades y no poca mortalidad. Subsisten como grupo. Mantienen sus costumbres, aunque están perdiendo el idioma, que de todas formas ya no es mutuamente inteligible con el coreano de Corea del Sur.

Y en lo que se refiere a fotografías, no podemos olvidar que el Universo es fuente de belleza fotográfica inagotable. Wayne Bremser en su blog It's Never Summer (aunque se ven mejor en el blog de Megan McIsaac) nos lo recuerda con una serie de bellísimas fotografías de la NASA tomadas por la sonda Cassini en el sistema formado por Saturno, sus anillos y sus satélites. Aunque inhóspito para el ser humano, uno de los lugares más bellos del Sistema Solar.

Terminaré dejándoos un par de vídeos. El primero nos lo proponen en Fstoppers, y es un crítica a la ética de algunos fotógrafos de prensa que no siempre actúan con la ética debida... en esta ocasión mostrándonos como muchas veces los supuestos enfrentamientos entre activistas palestinos y tropas israelíes tiene más de teatro y escenificación para la prensa que de realidad. Lo cual es una pena porque el conflicto es real y no conviene que se degrade como noticia por cosas como esta.

El segundo vídeo es más amable, y nos llega desde Yorokubu. Y aunque tiene su origen en el análisis de la imagen cinematográfica, sin duda tendrá interés para el fotógrafo avispado que quiera mejorar sus composiciones, y darles más personalidad e intensidad. Se trata del plano aberrante o plano holandés, es un encuadre cinematográfico en la que el horizonte no se encuentra en la horizontal sino con un ángulo de inclinación más o menos amplio respecto a la misma. Se utiliza para crear tensión psicológica... y por supuesto no se puede aplicar a cualquier imagen. Incorrectamente aplicada esta técnica de encuadre no nos da planos aberrantes sino torcidos. Curiosamente, aunque se le llama "holandés" del inglés "dutch", quienes lo usaron originalmente fueron los expresionistas alemanes, "deutsch". Degradación de la palabra con el tiempo.

Recomendaciones semanales - del 24 al 31 de julio de 2016

Estamos llegando a esa época del año en la que, entre el calor y la gente de vacaciones, tengo la sensación de escribir esto en el desierto... palabras que nadie leerá. En fin. Da igual. De momento, el tablero semanal en Pinterest, que aun viene nutrido, aunque menos que en semanas pasadas.

Las fotografías que acompañan proceden del segundo carrete de un lote de dos que me regalaron hace un tiempo de película Cinestill 50Daylight XPro. Película negativa color procedente de lotes de película Kodak Vision3 para cinematografía, a la que se elimina la capa antihalo, permitiendo su revelado convencional en proceso C41. 50 ISO de sensibilidad nominal, grano extremadamente fino, colores fieles... y como veréis se lleva mejor con las luces suaves del caer de la tarde que con las coloridas flores de la rosaleda del Parque Grande de Zaragoza al mediodía, aun bajándoles el contraste en casa tras recibir los archivos de Carmencita Film Lab. Cámara utilizada, Pentax MX con un SMC-M Pentax 50/1,7.

Empecemos por los fotógrafos clásicos. En primero lugar, Oscar en Fotos nos trae la galería de fotografías del japonés Ikko Narahara, fotógrafo que ha estado especialmente en activo en los años de la posguerra mundial, habiendo estudiado el contraste entre naturaleza e industrialización y el impacto en la sociedad japonesa de la modernidad y la influencia exterior. También ha fotografiado y documentado realidades de fuera de Japón.

Permaneciendo en extremo oriente, en The Atlantic Photo nos han recordado la durísima guerra de Corea, cuyo armisticio fue firmado un 27 de julio, y cuyo tratado de paz no se ha firmado todavía. Formalmente, las dos Coreas siguen en guerra, y lo único que se interpone entre ambas es una zona desmilitarizada y un alto el fuego firmado hace 63 años. Una guerra que causó profundas heridas en el pueblo coreano y en el mundo entero, y que hace que la denominación de "guerra fría" para el conflicto entre las superpotencias norteamericana y soviética sea cuando menos un ejercicio de cinismo monumental a escala global.

Para los británicos están de moda los fotógrafos españoles. Especialmente si hartos de que en su país no se les haga caso se van a Londres para intentar salir adelante. En The Guardian han dedicado un artículo a la fotógrafa Laia Abril, y a su "Historia de la misoginia, capítulo 1: Del aborto". No es la primera ocasión en que Abril aparece en estas páginas y no creo que sea la última. Esta dando mucho que hablar últimamente.

En LensCulture nos hablan de uno de los ganadores de los Magnum Photography Awards 2016, también un español, Julián Barón, con su serie C.E.N.S.U.R.A. Supongo que el título ya os sonará de algo. Con descarnadas fotografías sobreexpuestas a golpe de flash trata de despersonalizar a los políticos españoles que defraudan al sistema democrático y a los ciudadanos con su corrupción y su ocultación de información, así como a los periodistas de los grandes medios, que colaboran en la acción desinformativa de la clase política.

En Lenscratch llevan un tiempo desarrollando lo que llaman The States Project, en el que van buscando fotógrafos que tengan algo que decir en los estados de la federación de los EE.UU. Unas veces más interesantes otras menos, al llegar a Tennessee se han topado con Polly Chandler, que nos ofrece unas intimistas fotografías realizadas con cámaras de gran formato sobre soporte instantáneo que nos trasladan a una peculiar visión de las relaciones humanas y de la relación de las personas con su entorno. Fenomenales composiciones, uso de los movimientos de la cámara para controlar la profundidad de campo, y un blanco y negro delicado pero muy expresivo.

Siguiendo con los "estados" de los EE.UU. nos encontramos con la peculiar situación de Puerto Rico, que ni es un estado independiente ni forma parte de la unión y que como nos cuentan desde Magnum Photos, y bajo la visión de la fotógrafa Carolyn Drake, esta situación le está perjudicando notablemente. Cada vez más una colonia que una parte de la unión, la isla y sus habitante se están empobreciendo, además de que sufren un recorte de derecho políticos y personales con respecto a los habitantes de la metrópoli.

En Cada día un fotógrafo, nos hablan de la finlandesa Marja Pirilä, que trabaja con cámaras oscuras preparadas en dormitorios y habitaciones de domicilios particulares. Esto le permite trabajar desde hace dos décadas sobre los conceptos de lo que es el Interior/Exterior de las personas y sus entornos. Su técnica ha ido cambiando con los años, pero ha permanecido fiel al concepto.

Estamos en verano. Tiempo de vacaciones. Y los más jóvenes de la sociedad se relacionan al aire libre. La adolescencia y juventud son temas preferidos de muchos fotógrafos. Por ejemplo, de la sueca Hannah Modigh, tal y como nos lo cuentan en Analog Magazine. Bien es cierto que las fotografías de sus sujetos abarcan todo el año, aunque sienta preferencia por el tiempo de ocio y el aire libre.

Más veraniegas son las fotografías de Michael Dweck, tal y como nos las presentan en Feature Shoot. El fotógrafo se acerca a las playas de Montauk, en el extremo de Long Island opuesto al que se encuentra la ciudad de Nueva York y nos muestra una juventud mucho más segura de sí misma, hedonista, y sensual. muy distinta de la de la anterior fotógrafa.

A través de Twitter doy con la galería de la fotógrafa Carol Dronsfield realizada con una cámara Holga, con sus características también de baja nitidez, fuerte viñeteado, formato cuadrado y sensación de ensoñación. Con los niños como protagonistas en muchas ocasiones, y ambientes marinos o rurales de alguna forma idílicos tomados en distintas partes del mundo, da señas de seriedad a los aparatos fotográficos lúdicos y como de juguete.

Finalmente me ha llamado la atención el vídeo en TED de Taryn Simon y su proyecto de fotografías lugares secretos, o mantenidos apartados y con discreción del gran público. Con su cámara de gran formato y su forma particular de encuadrar, dota de nuevos significados a lugares cuya trascendencia muchas veces quedaría oculta al espectador sin un pie de página o explicación adecuada de la fotógrafa. Os dejo el vídeo...

Recomendaciones semanales - del 17 al 24 de julio de 2016

Se nota que estamos ya en pleno verano. La actualidad fotográfica ha pegado un notable bajón en la red de redes, y de hecho las recomendaciones de esta semana entran más en su mayoría dentro de lo anecdótico que de otra cosa. En cualquier caso, el tablero semanal en Pinterest sí que viene bien nutrido.

En cuanto a las fotografías acompañantes, esta semana no tengo grandes novedades. Apenas he salido con la cámara, ni he probado nada nuevo. Sólo ayer por la mañana me di un paseo con un gran gran angular, un 21 mm en la Canon EOS, una óptica que no uso mucho,... aunque creo que se le pueden sacar muchas cosas. Lo que pasa es que cada vez me da más pereza salir a caminar con una réflex digital moderna. Son demasiado pesadas y talabartes. Una pena que no se puedan hacer en formato completo del tamaño de las Pentax MX o las Olympus OM-1 por poner unos ejemplos.

Nos han dado la tabarra en diversos sitios, como en PetaPixel o en BeAnalogic, sobre la subasta que han montado en algún sitio de cámaras que pertenecieron a Jacqueline Bouvier, más conocida de casada como Jacqueline Kennedy o Jacqueline Onassis. Al parecer, antes de casarse con el futuro presidente de los EE.UU. y convertirse en la mujer florero por excelencia del siglo XX, Bouvier trabajó como reportera y fotógrafa para un periódico de la capital norteamericana, con una columna titulada "The Inquiring Camera Girl", cuando la chica tenía la tierna edad de 23 añitos. La chica usaba mayormente una cámara "ligera" para prensa de la época. Sin embargo, de los artículos subastados, el que se ha mostrado con mayor frecuencia ha sido una Leicaflex SL, que obviamente, por los años de fabricación de la cámara, nunca usó como herramienta profesional, sino como cámara personal. Esta réflex de Leica es de los años 60.

La cuestión es que es fácil encontrar fotos de la chica armada con alguna de estas cámaras... pero no he conseguido encontrar por internet prácticamente ninguna fotografía realizada por ella. Como mucho, algún retrato en primer plano que aparecía reproducido en pequeño tamaño en sus columnas y que debemos suponer que tomaba ella cuando entrevistaba a sus sujetos de interés.

Realmente está de moda ir a la caza y captura de fotografías olvidadas, perdidas o desechadas por sus poseedores y que potencialmente sean un "tesoro". ¿Estamos bajo los efectos de lo que podríamos llamar el "síndrome Vivian Maier"? No sé. En esta ocasión, una reportera de The New York Times, Deborah Acosta, encontró una bolsa en la basura con un montón de diapositivas Kodachrome de calidad razonablemente buena. Ha elaborado un vídeo de 10 minutos sobre su hallazgo. 

Parece que pertenecían a una fotorreportera llamada Mariana Gosnell que trabajó para algún que otro medio de prensa y publicó algún libro. Su trabajo se centró en el periodismo sobre ciencia y medicina. Realmente, algunas de sus diapositivas eran muy hermosas. Quizá no obras de arte, pero sin duda meritorias de conservación como parte del bagage cultural humano. Entre otros medios, nos los contaron los "lomográficos" y en la antaño prestigiosa American Photo.

En diversos medios salió la noticia de que unos científicos habían "encontrado un nuevo color". Bueno... el color es bastante conocido en realidad... el azul. Lo que han descubierto estos científicos es una mezcla de materiales que forman un pigmento con un matiz de azul de notable brillantez, que no se va muy lejos del tradicional y carísimo azul ultramar, procedente del lapislázuli, un clásico en el mundo de la pintura, o del más moderno International Klein Blue...

Bueno, el caso es que la gente de Format Magazine habían escrito un artículo con fotografías de lo que ellos o alguien consideraba el color más feo del mundo, un color que la gente asociaba a conceptos como "suciedad", "alquitrán" o "muerte", hasta tal punto que el gobierno australiano lo eligió para que acompañase los paquetes de cigarrillos como una forma más para desanimar el consumo de tabaco. Por supuesto, el color te podrá parece más o menos feo, es una variante de los tonos pardos, pero naturalmente las fotografías elegidas en el artículo no estaban nada mal.

Claro está, con la noticia del "descubrimiento" del nuevo y maravillo tono de los azules, había que dedicar un artículo a lo que ahora consideran el color más bonito del mundo. Ya que nos ponemos,... Parece que el color azul es el elegido por una mayoría de gentes como su color favorito. He estado repasando mis fotografías someramente... parece que por algún motivo yo no soy como la mayoría de la gente... tiendo a preferir más los tonos cálidos...

En las obras de ficción de la literatura universal se come. En algunas de ellas mucho. Aunque hay para todo. Desde los vistosos banquetes de "Alice's adventures in Wonderland" a las tristes comidas de "Les Mirérables". El caso es que en Feature Shoot nos han mostrado una serie de bodegones del fotógrafo Charles Roux inspirados por las comidas de la literatura universal, con un sesgo notable hacia la anglosajona. A mí me han gustado... oye. Sin abrirme demasiado el apetito, eso sí. Por cierto, que cuando abres la página de Roux, aparece una inquietante fotografía que merecería estar en la colección de fotografías sobre el color azul... una variante de la Caperucita, pero entonos fríos... Aunque en su momento ya nos contaron que "el azul es un color cálido".

El teléfono móvil como cámara principal. En esta ocasión como cámara de paisaje, sea natural, urbano o alterado por el ser humano. Apareció una selección de fotografías de Bryan Schutmaat en el tumblelog de Panoramist. Que me gustaron. Por su cuidada aunque sencilla composición y por la delicadeza de sus tonos. Lo cierto es que sus paisajes tomados con el teléfono inteligente hay que verlos en su página en VSCO.co. Pero no dejéis de visitar su página personal donde se ven interesantes fotografías realizadas con "cámaras de verdad", especialmente su serie de paisajes y retratos "Grays the Mountain Sends". Schutmaat mantiene un tumblelog del cual soy seguidor, aunque lo actualiza de ciento a viento.

Y algo que también está de moda en los últimos tiempos es lo de hacer retratos fotográficos imitando la iluminación de la escuela flamenca de pintura del renacimiento y el barroco. Pero por lo menos hay gente que lo hace con gracia. Esta semana nos han hablado en Cada día un fotógrafo de la argentina Romina Ressia, que realiza este tipo de retratos pero en los que introduce elementos anacrónicos, modernos, que rompen la seriedad de la fotografía, y al mismo tiempo le dan nuevos significados. Al principio seleccioné esta recomendación como curiosidad, pero conforme pasa el tiempo más seria me parece.

Y ya que hemos ido de lo anecdótico a lo que nos ha ido pareciendo más serio, quiero incluir para terminar un par de porfolios que han aparecido en Lens Culture y que me han parecido interesantes.

Uno de ellos, de Issei Suda, forma parte de la tradición de reflejar escenas y gentes de las ciudades japonesas, Tokio en esta ocasión, con una fotografía en blanco y negro generalmente muy contrastada y expresiva, aunque en esta ocasión, la escala de grises está más matizada. A mí me ha parecido muy interesante, con fotografías de mucho nivel.

El otro me ha estremecido. Son muchos los reportajes que se ven en la red de redes denunciando las tristes condiciones de vida que se viven en muchas partes del mundo. El subcontinente indio es una de las regiones del mundo donde más reportajes de este tipo se realizan. Muchos son muy similares, por lo que pueden saturar. Pero de alguna forma el de Sandra Hoyn, sobre las condiciones de las chicas y mujeres que trabajan en un antiguo y gran prostíbulo en Bangladesh. Las reacciones que te despierta el reportaje oscilan entre la tristeza, la indignación, la extrañeza y la ternura. Porque estamos ante un sitio legal, pero al mismo tiempo donde se mantiene la opresión y la esclavitud de forma legal. Aunque teóricamente las mujeres que allí trabajan lo hagan "libremente"...