La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / película

El proceso al platino-paladio a partir de copia digital

La fotografía digital ha supuesto una innovación muy importante en fotografía, ha revolucionado el medio, y a puesto al alcance de muchas más personas la posibilidad de conseguir buenos resultados a partir de sus equipos. Pero también ha hecho que algunos procesos fotográficos tradicionales queden arrinconados o se pierdan, a pesar de la excelente calidad que se obtenía, de la belleza de las copias fotográficas en un buen papel y bien procesadas.

Uno de esos procesos de "lujo" eran las copias al platino-paladio, dos metales nobles cuyas sales sustituyen a las de plata a la hora de constituir la base sensible para procesos de naturaleza físico-química. No voy a entrar aquí a contar en qué consiste ni nada por el estilo. Primero, porque no me considero cualificado para ello. No tengo la experiencia. Aunque he disfrutado en exposiciones de la belleza de estas copias, con una maravillosa gradación de grises y unos negros profundos sorprendentes.

Lo que os quiero traeros aquí es un vídeo en el que, sin palabras, sólo con imágenes y una música de fondo, vemos como trabaja el fotógrafo y copista portugués MANUEL GOMES TEIXEIRA, para hacer copias al platino-paladio a partir de los archivos digitales obtenidos con una LEICA M MONOCHROM. El vídeo, rodado en blanco y negro, también está muy bien en sí mismo. Y a veces me entran ganas de buscar una buena fotografía de mi archivo, en blanco y negro, y preguntarle cuánto me cobra por una copia con esta técnica. Una obra que virtualmente se pueda conservar, casi literalmente, para siempre.

Os dejo con el vídeo.

Canon y su sistema EOS - mi primera EOS, la EOS 100, y sus complementos

Como ya conté en su momento, mi primera cámara réflex, mi primer acercamiento serio a la fotografía fue a través de una cámara PENTAX. Si leéis aquel artículo, nunca abandoné aquel sistema del todo, pero en 1993 dejó de ser mi cámara principal. La PENTAX P30N era una entrada de sistema que, aunque simpática, me producía ciertas frustraciones que ahora no voy a detallar. Era el momento de cambiar de cámara principal. La primera elección era, claro está, una PENTAX más moderna, de enfoque automático, y con posibilidades de expansión. Había un modelo que cumplía estas características, la PENTAX Z-1, que entraba en mi presupuesto, y que no estaba mal. Pero en aquel momento ya se percibía que la marca estaba en retroceso. No tenía el aura de marca desenfadada y atrevida de tiempo atrás que le había ganado sus adeptos. Era el momento en que se percibía claramente que estábamos entrando el duopolio entre CANON y NIKON. Sí, había otras opciones, pero estas eran las que garantizaban un sistema más amplio, con mayores posibilidades de crecimiento y más estables a medio y largo plazo. El tiempo ha demostrado que era así. Algunas marcas de entonces permanecen, pero los sistemas que ofrecía en aquellos momentos dejaron de ser compatibles con los que ofrecen hoy en día. Y particularmente, aunque NIKON había sido tradicionalmente la niña mimada de los profesionales y los expertos, la marca claramente innovadora y que poco a poco le comería el terreno a la anterior era CANON. No pasarían muchos años para que, por ejemplo, los teleobjetivos blancos de la serie L dominaran el paisaje de los fotorreporteros, especialmente en los deportes, en naturaleza y en otros campos.

En estas estábamos cuando efectivamente en la comparación entre lo que ofrecían CANON y NIKON en la gama de precios en la que yo me había fijado, en la primavera de 1993, la CANON EOS 100, que podéis ver a continuación con un objetivo EF 50/1,8 de primera generación, fuera la elegida para acompañarme durante una década en todo tipo de aventuras.

En aquellos momentos, CANON tenía una gama muy coherente. Más que la del resto de las cámaras. Tras unos años en los que con la novedad de la montura EF (electrofocus) había revolucionado su catálogo, con no poca polémica por la sensación de abandono que tuvieron los poseedores de cámaras y objetivos con montura FD, y en los que fue ensayando con diversas cámaras que ofrecían novedades y soluciones diversas, pero no una gama coherente. Esta llegó. La EOS 1 como profesional, la EOS 10 como "semipro" o para el aficionado avanzado, la EOS 100 para el aficionado entusiasta, y la EOS 1000 para la entrada económica en la gama. Respaldadas por un parque de objetivos envidiables, en gamas económicas, intermedias con motorización ultrasónica y silenciosa, y de alto nivel, la serie L, con vidrios especiales con tierras raras.

Eso sí, todas ellas tenían un aire de familia innegable. Si aprendías a manejar una, enseguida aprendías con las otras, aunque los modelos más avanzados tenían numerosas opciones de configuración e innovaciones diversas. La de la EOS 100 era que prometían el funcionamiento más discreto y silencioso del momento para una cámara electrónica.

A continuación vemos una vista de la parte trasera y superior de la cámara, que no resultarán ajenas a quienes posean cámaras EOS incluso de las modernas series digitales, ya que el esquema general de su ergonomía se asentó entonces. Hoy en dia, CANON es un marca más bien conservadora, frente a los atrevimientos de hace 20 a 25 años.

Las cámara en aquel momento ya se vendían con un objetivo zoom en kit. El que venía con la cámara era un modelo que nos estaba mal, un EF 28-80/3,5-5,6 USM, que curiosamente en evoluciones posteriores perdió calidad y capacidades. En aquel momento se asentaba en la gama intermedia de objetivos EF, mientras que los modelos posteriores quedaban relegados a la gama económica.

No lo conservo. Lo complementé con un telezoom EF 70-210/3,5-4,5, un objetivo que no estaba nada mal, también de la gama intermedia, que ya no existe, y que era entre dos tercios y medio punto más luminoso que sus sucesores de gamas de focal similares. Aquella pareja de objetivo me acompañó a varios viajes, hasta que cmbié el 28-80 por el EF 28-135/3,5-5,6 USM IS. El primer objetivo de CANON en llevar un sistema de estabilización óptica incorporado. Como la distancia entre la focal de 135 y la de 210 no es muy extrema, en la práctica en mis viajes este objetivo supuso que el telezoom se quedar en casa también casi siempre.

A continuación, la cámara con la pareja de objetivos de focal variable. En aquellos momentos, yo seguía por completo la corriente general de usar este tipo de objetivos.

También muy pronto complementé los objetivos zoom con una pieza obligatoria en el equipamiento de un aficionado con equipo de CANON; el "nifty fify". El EF 50/1,8 es un objetivo con una construcción de gama económica, pero con una óptica de excelente calidad. Por lo tanto, su precio razonable hace de él una pieza que conviene tener, salvo que vayas a por los 50 de gama intermedia o de la serie L.  Yo tuve dos de la segunda versión del 50/1,8, pero ambos perecieron de forma similar. Un golpe frontal producía la rotura de los anclajes del grupo óptico, irreparable a un precio razonable. Así que acabé buscando uno de la primera versión, con ventana con distancias de enfoque, montura de metal en lugar de plástico y mejores acabados. Ópticamente igual. Todavía lo tengo y va bien. Como veis, ha sido una tónica en la marca el recortar costes en sus productos, por lo que en muchas ocasiones las primeras versiones de sus productos son más deseables que las posteriores.

Me hice también con un Sigma 28/1,8, el único objetivo de esta marca que he tenido que me ha merecido la pena, aunque no es compatible con los modelos digitales. Estos objetivos acompañaban en los viajes a los zoom para los momentos de escasa luminosidad, o eran utilizados en proyectos concretos fuera de los viajes.

Como mi capacidad económica era limitada, me hice también con un Cosina 100/3,5 MC Macro, un objetivo macro de construcción muy barata, de concepción muy tradicional, que alcanzaba una escala de reproducción 1:2 por sí mismo, y 1:1 con una lente de aproximación complementaria. Era muy barato, pero sus resultados eran razonables, lo que le daba una relación calidad precio muy razonable. También lo conservo todavía.

A continuación vemos la cámara con su trío de focales fijas adquiridas en los años 90.

Como digo, esta cámara era adecuada para constituir un sistema, y había más accesorios, que todavía me son útiles. No falta el flash, un SPEEDLITE 420EX, suficiente para las contadas ocasiones en que tiro de este complemento. Y tampoco unos tubos de extensión de KENKO, que se podían acoplar tanto al objetivo macro como al 50 mm, por lo que este objetivo con estos tubos en el bolsillo era el objetivo de elección para paseos por la naturaleza, si acaso acompañado también del 28/1,8 para paisajes. Los zoom para los viajes.

Poner ejemplo de fotografías tomadas con esta cámara... pues es difícil escoger, porque tengo cientos o miles de diapositivas y negativos tomados con ella. Escogeré algunas de algunos viajes de los que hice en los últimos tiempos algún libro de fotografías de viaje, y con alguno de los últimos carretes que expuse con ella no hace mucho. Espero que os gusten.

En el casco viejo de Coimbra, entre los pisos de estudiantes, viaje a Portugal en agosto de 1994.
Paseo por el Tajo junto al castillo de Almourol, viaje a Portugal en agosto de 1994.
Playas de Nazaré, viaje a Portugal en agosto de 1994.
Monumentos megalíticos, viaje a Menorca en septiembre de 2000.
Ocaso en el puerto de Ciudadela, viaje a Menorca en septiembre de 2000.
Puesta de sol desde Cala en Porter mirando a la isla de Mallorca, viaje a Menorca en septiembre de 2000.
Fotografía reciente con negativo Kodak Portra 400 a orillas del Canal Imperial de Aragón, cerca de Casablanca.
Callejeando los alrededores del Cabezo Cortado de Zaragoza, con película negativa Kodak Portra 400.

Primeros carretes de prueba con la Hasselblad 500C/M

Os contaba ayer las características de mi nuevo equipo de formato medio para película tradicional, basado en una HASSELBLAD 500C/M.

Hoy os muestro algunos ejemplos de las fotografías realizadas con los dos carretes de prueba que el pasado jueves disparé con el nuevo equipo. No son nada de especial. Un paseo por mi circuito tradicional de pruebas de material fotográfico por la ribera del CANAL IMPERIAL DE ARAGÓN y por el PARQUE GRANDE de ZARAGOZA.

Os recuerdo que tengo dos respaldos, el A12 y el A16S, que permiten obtener respectivamente 12 exposiciones de 56 x 56 mm, y 16 exposiciones de 41 x 41 mm. Aquí los vemos secándose, para poder comparar la diferencia de tamaños.

La diferencia es notable, pero aun así, el más pequeño, el de 41 x 41 mm, tiene una superficie total que es aproximadamente el doble que el del formato tradicional de 24 x 36 mm.

Los dos carretes son de película en blanco y negro KODAK TRI-X 400, una película clásica por excelencia, que yo expongo a un índice de exposición de 200 en lugar del ISO 400 nominal, aplicando luego un revelado en Rodinal 1+50 de 9 minutos, más corto que el recomendado para ISO 400, con el fin de controlar mejor el grano y el contraste. A mí, en los días soleados de primavera y verano en ZARAGOZA me funciona muy bien esta fórmula.

Ya adelanto que la cámara y el conjunto del sistema funcionan sin problemas, y creo que el potencial es muy alto. Por lo tanto, los defectos encontrados son achacables al fotógrafo. Y los aciertos, si los hay, también, claro.

De forma cronológica, primero expuse los negativos del respaldo A12, de los que dejo a continuación unos ejemplos.

Después vinieron los negativos del respaldo A16S, que en su conjunto creo que quedaron mejor. Lo cual tiene varias explicaciones. Una, que es más difícil utilizar los formatos más grandes que los más pequeños y que la focal equivalente del DISTAGON 50/4 con el A16S, aproximadamente 38 mm, es más fácil de usar que los 28 mm del A12. Otra, que la tarde estaba más avanzada y la luz era de mejor calidad. Y finalmente, que el entorno en el que hice las fotos era más interesante. En cualquier caso os dejo los ejemplo del segundo carrete y vosotros diréis.

A propósito de Diggers, una película con una Polaroid Land, un vídeo sobre la película Polaroid tipo "peel apart"

Recientemente he actualizado mi blog dedicado a la fotografía en el cine con la película DIGGERS. Esta es una película de las que llaman "independiente", dirigida por KATHERINE DIECKMAN en 2006, en la que el protagonista lleva consigo a todas partes una cámara POLAROID LAND de gama baja, para película instantánea de tipo "peel apart". Las que llevaban consigo un negativo y un positivo adheridos, y que había que separar tras el revelado.

La película no es gran cosa, pero me recordó el vídeo que os dejo a continuación, en la que vemos el uso de esta película en un respaldo dedicado a las cámaras HASSELBLAD de la serie V (las clásicas). La pena es que la imagen no cubre todo el formato de la fotografía. Aunque para algunos ese es el encanto.

Los Bañales, en película tradicional

Hace unas semanas hice una escapada un sábado por la tarde con unos amigos que querían conocer el sitio arqueológico de LOS BAÑALES, a pocos kilómetros de Sádaba pero en el municipio de Uncastillo, en la comarca aragonesa de Las Cinco Villas.

Me llevé dos cámaras fotográficas. Una digital cuyas fotos ya hace un tiempo que se pueden contemplar en el álbum correspondiente, al mismo tiempo que ilustraron las recomendaciones semanales del 13 de abril. Pero también me llevé una cámara de película de formato medio, la FUJIFILM GS645S, con unos cuantos carretes de Kodak Portra de ISO 160 y 400. En lugar de llevar a revelar el carrete a un comercio local y luego escanearlas en casa con el EPSON PERFECTION PHOTO V600, decidí probar el servicio que ofrecen por internet en CARMENCITA FILM LAB, buscando una mejor calidad de digitalización, por un precio que me parecía razonable. La única pega es que entre que se envía el material y que puedes descargar las fotografías digitalizadas, pueden pasar entre dos y tres semanas. Así que no vale para trabajos rápidos o para almas impacientes.

Ya podéis viendo el resultado del trabajo. Pero os voy a comentar algunas cuestiones. A su mayor resolución nos ofrecen archivos de algo más de 17 megapíxeles a partir de negativos de película de formato medio de 54 x 41 mm. Esto es aproximadamente casi el doble que lo que podría obtener del V600 a su resolución recomendada que es de 1600 píxeles por pulgada. Y desde luego la nitidez conseguida en toda la imagen es mejor en líneas generales que la que consigo con este aparato.

Las imágenes tienen un aspecto un poquito sobreexpuesto, y en varias de ellas he tenido que corregir el equilibro de color. Pero ninguna tiene las luces empastadas, salvo un par, cuyo contraste de origen era excesivo. Así pues, todos los archivos son aprovechables. Eso sí. Son JPEGs. En alta calidad, pero JPEGs, así que mejor limitar los ajustes a lo esencial para un resultado natural dadas las circunstancias y el método de toma.

De cara al futuro, ¿cómo me lo planteo? Pues me parece una opción interesante para utilizar cuando tenga trabajos en película que crea conveniente conservar con una calidad mayor que la que yo puedo conseguir con mi equipamiento casero. Aunque no para cualquier cosa que surja, ya que hay un precio que pagar. No excesivo, pero tampoco hay que frivolizar.

Es el mejor servicio que he podido utilizar hasta ahora para disfrutar de una técnica mixta película-digital. Pero me sigue dando la impresión de que debería ser posible encontrar resultados todavía de mayor calidad a un precio razonable. Supongo que es un problema de escasez en la oferta. Pero bueno, ahí está.