La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / film

Una réflex ligera, un objetivo luminoso y película blanco y negro de sensibilidad media/baja - Probando la Fujifilm Neopan 100 Across y cambiando hábitos con la Ilford FP4 Plus 125, con una Pentax MX

Nos dicen, nos cuentan, que los diseños “retro” están de moda entre las cámaras fotográficas más modernas. Fujifilm, Olympus, Nikon, Sony,… todas estas marcas han sacado al mercado en los últimos tiempos productos que apelan a la nostalgia y al buen hacer del pasado para comercializar modernos aparatos digitales.

No son pocos los que aceptan el envite. La mayor parte de ellos porque los aparatos parecen bellos a los ojos del comprador; cuando menos distintos. Como con más personalidad. Pero lo que no se valora en su justa medida es que el manejo de una cámara bien pensada de antaño es realmente un placer. No pocas de ellas estaban pensadas para ser utilizadas con eficacia y eficiencia. Producían buenos resultados y, en manos conocedoras, estos llegaban con el esfuerzo centrado en la foto y no en cómo manejar la cámara.

Uno de estos aparatos puede ser mi Pentax MX, una réflex para película perforada de 35 mm, muy compacta de tamaño, muy ligera, mecánica por completo, la pila sólo sirve para alimentar el fotómetro, y sorprendentemente ágil de manejo a pesar de la ausencia de automatismos.

No me voy a extender en explicar el manejo de la cámara, que aquí vemos con un SMC Pentax-M 50/1,7. Todavía resulta más compacta con el 50/2 o con el 40/2,8, este último de tipo “pancake”. Pero a mí me gusta usarla con este veterano objetivo que me parece superior a los dos anteriores, aunque abulte más por su más que aceptable luminosidad.
En esta visión cenital de la cámara vemos todos los mandos que necesitamos para hacer la fotografía. El enfoque y el diafragma en el objetivo, la velocidad de obturación y la sensibilidad de la película en la cámara. El visor informa de los parámetros esenciales para la toma, y la palanca del disparo retardado duplica su función con la de previsualizador de la profundidad de campo.

En las últimas semanas he estado usando esta cámara con película negativa en blanco y negro. Frente a la tendencia actual de usar sensibilidades medias/altas, en torno a los 400 ISO, he optado por algo más moderado. Tenía en casa algún carrete de Ilford FP4 Plus. Y estas navidades llegó a mi poder otro de Fujifilm Neopan 100 Across. La sensibilidad nominal de la primera es 125 ISO y la de la segunda, como podréis suponer, 100. Pero vi que ajustadas respectivamente a un índice de exposición de 100 y 80, tenían tiempos de revelado similares en Rodinal 1+50 a 20º C. Pensé que si las usaba en una misma sesión o en días consecutivos, podría ahorrar tiempo revelándolas juntas.

Lo cierto es que así como el carrete de Across lo expuse en una mañana, la FP4 me ha durado un par de semanas. En cualquier caso, efectivamente las he revelado juntas, como pensaba, sin ningún problema.

Os dejo algunas muestras.

La Fujifilm Neopan 100 Across ha sido una sorpresa muy agradable. La usé en un largo paseo por el centro de Zaragoza en una mañana.
Presenta una gradación tonal muy agradable y, revelada en Rodinal, un grano apreciablemente más fino que la Ilford que ya había utilizado en otras ocasiones.
A pesar de la escasa sensibilidad, recuerdo el IE de 80, con el 50/1,7 puedes afrontar una abundante cantidad de situaciones en una mañana nublada de invierno.
Exponiendo por debajo de su sensibilidad nominal, se ahuyenta el fantasma de la subexposición, si bien es cierto que nunca me ha preocupado mucho. El fotómetro de la MX mide correctamente las luces.
En líneas generales, considero que es una de las películas de las que he usado en los últimos tiempos que mejor resultado me ha dado. La única pega que le veo es que tiene una estabilidad dimensional menor que las Ilford, y se curva bastante más, lo cual puede ser una pega al digitalizarla en el Epson Perfection V600 Photo que uso en casa.
Pero he salido adelante sin mayores problemas. La única cuestión ahora es la facilidad o la dificultad para encontrarla a un coste razonable. Tengo que ver si la puedo conseguir en Zaragoza o si hay que pedirla por internet, lo cual suele aumentar los costes, por el envío.
La Ilford FP4 Plus, disminuyendo el IE de 125 a 100, ha mejorado respecto a otras ocasiones, en las que aunque ofreciendo buena nitidez de imagen, resulta un grano un poco más escandaloso de lo previsto. No parece llevarse muy bien con el Rodinal.
Soy consciente de que el Rodinal no es un revelador de grano fino, pero esperaba un resultado un poco mejor en una película de sensibilidad nominal 125 ISO.
Cierto es que en esta ocasión ha ido muy bien en las escenas con mayor contraste, ofreciendo unos negros profundos y una luces no empastadas.
A partir de ahora, tenderé a usarla a IE de 100 o incluso 80, especialmente en situaciones de contraste elevado. En estas escenas a cumplido muy bien.
Pero no sé que me dice que si encuentro con facilidad la Across, cambiaré de película habitual.

En blanco y negro con la Nikon FM2 - Un carrete de Agfaphoto APX 100 durante un viaje a Lérida

En el artículo anterior ya he comentado las circunstancias que me unen al único modelo de cámara Nikon que he usado, además de una Nikkormat, cuyo modelo exacto no recuerdo, que me prestaron durante un breve tiempo allá por el año 1994. El carrete que utilicé en mi prueba ya comentada fue un Kodak Portra 400, película negativa para copias en color.

Suave gradación de grises la de la APX 100 actual revelada con Rodinal 1+25.

Antes de devolver la cámara, quería probar también con película negativa en blanco y negro. Así que, a propósito de una escapada a Lérida el sábado 2 de noviembre de 2013, cargué la cámara con un rollo de Agfaphoto APX 100. A pesar de que la marca y el nombre de la película coincidan con aquel que usaba a principios de los años 90 cuando me iniciaba en los misterios del revelado en blanco y negro, tengo serias dudas de que se trate en realidad de la misma película. No sé, a mi no me lo parece.

En el interior de la estación de Zaragoza-Delicias, las condiciones de luz son las justas para disparar con la FM2 y el 50 mm a mano alzada.

En cualquier caso, expuse el carrete en tres momentos durante el día. De camino a la estación de ferrocarril de Zaragoza Delicias, en la exposición de fotografías de Wim Wenders en la Fundación Sorigué de Lérida, y visitando la Seu Vella de esta ciudad catalana.

Lo mismo podemos decir de las salas de exposición de la Fundación Sorigué en Lérida, que no están mal iluminadas, pero viene justito.

La verdad es que no creo que vuelva a usar este tipo de película. Tiene una estabilidad dimensional lamentable, por lo que es un verdadero suplicio colocar las tiras de película en el portanegativos de mi escáner doméstico, un Epson Perfection V600 Photo, que no hace maravillas, pero que con otras películas me ha procurado resultados dignos para ampliaciones moderadas, manteniendo mi afición por el uso de cámaras clásicas.

Por supuesto, en exteriores, con una suave luz de otoño, paseando junto a la Seu Vella ilerdense, la combinación de cámara y película se encuentran en su medio idóneo.

En cuanto a la cámara, da igual usarla con película en blanco y negro o en color. Es muy divertida de usar. Y a pesar de la escasa sensibilidad de la APX 100 para los tiempos que corren, con el diafragma completamente abierto he realizado tomas con condiciones de luz escasa. Aunque no tengo habilidad suficiente, nunca la he tenido, para disparar con una cámara réflex a una velocidad de obturación igual a la inversa de la focal usada, sin un sistema de estabilización ayudando. Con las telemétricas, me atrevo a usar un paso de velocidad más lento.

Incluso en el interior de la catedral y sobre la imagen reflejada en un espejo, la Nikon FM2 con el 50 mm cumple perfectamente con su misión.

Esta pudo ser mi cámara principal - Usando una cámara réflex mecánica, una Nikon FM2, que me han prestado

En algún momento os he hablado de la PENTAX MX. Bueno, pues la FM2 de NIKON es como esta pero mejor. Y pudo ser mi cámara principal en un momento dado.

Estos días atrás, Nikon ha estado lanzando una serie de avances publicitarios en forma de cortos vídeos de algo más de 30 segundos de duración. En ellos, vemos a un fotógrafo en distintos parajes y paisajes escoceses. Un “glen”, un bosque, la orilla de un “loch”, las calles de Edimburgo, un castillo en las “Highlands”,… Y va armado con una cámara de la que se va desvelando algo más en cada “episodio” de esta serie.

En el último de ellos, por lo menos hasta la fecha, los podéis encontrar en Nikon Asia — Pure Photography (youtube),vemos ya bastante de una cámara digital pero con líneas que semejan a las cámaras de enfoque manual de hace 30 o 40 años, y cómo parece que el fotógrafo usa su objetivo como si fuese de enfoque manual. Nos la están vendiendo como si se tratase de un FM2 “digital”.

Durante un par de semanas he estado usando la Nikon FM2 del amigo Pepo (pepojus39), con un AF Nikkor 50/1,8. Plaza de los Sitios de Zaragoza.

La Nikon FM2 fue una cámara de enfoque manual, de funcionamiento totalmente mecánico, las pilar sólo alimentaban el exposímetro de la cámara, no llevaba más electrónica, que salió al mercado a principios de los años 80 del siglo XX, y que se mantuvo en el mercado hasta muy avanzados los años 90, sufriendo alguna modificación en ese tiempo, como consecuencia del avance de la tecnología.

Las principales diferencias que podemos encontrar respecto a otras cámaras similares son su excelente fabricación, la gran calidad de su visor réflex, y las excelentes prestaciones de su obturador, que alcanzó una velocidad máxima de obturación de 1/4000 s, y en sus versiones más avanzadas 1/250 s de sincronización de flash. Sin ser una cámara réflex diminuta como podía ser la Pentax MX o algunas Olympus, era de un tamaño contenido y muy llevadera.

Con una película de ISO 400/27º y con el 50/1,8 totalmente abierto, nos permite tomar a mano alzada con la escasa luz del crepúsculo. Gran Vía de Zaragoza.

Como ya comenté en su momento en mi Cuaderno de Ruta, cuando en la primavera de 1993 decidí que mi Pentax P30N se me quedaba muy corta, estuve dudando a la hora de comprar una cámara más avanzada. La duda en principio fue de orden filosófico. Optaba por una de las modernas cámaras electrónicas con enfoque automático que en ese momento se habían instalado como reinas del mercado de las cámaras réflex, o prefería una cámara de concepción más tradicional pero de altas prestaciones para una fotografía más serena, más contemplativa, y que fuera más didáctica en su manejo. Si hubiera optado por esta segunda opción, no tenía la menor duda, la cámara elegida hubiese sido una Nikon FM2.

Una cámara de este tipo invita a una fotografía reposada, contemplativa, pensando bien lo que quieres hacer y previsualizando los resultados. Eso no quiere decir que, con el entrenamiento adecuado y con un objetivo conveniente, no se capaz de funcionar perfectamente como cámara de reportaje. Plaza de Aragón de Zaragoza.

Finalmente me dejé llevar por los cantos de sirena de la modernidad, y acabé comprando una Canon EOS 100, una cámara con una filosofía muy distinta. Aunque tampoco me arrepentí nunca. Es una cámara de gran calidad, que todavía tengo y funciona, muy capaz de ayudarte a obtener excelentes fotografías. Depende de tí y tus capacidades.

Pero la idea de una cámara mecánica, que no necesitase ni las pilas para funcionar, siempre me atrajo. De hecho, unos años más tarde troqué la Pentax P30N por una una Pentax MX. Muy similar conceptualmente a la FM2, pero una generación anterior. Tiene un tamaño más compacto, pero su obturador es más limitado, y su visor, que no es malo, tampoco tiene la misma calidad. Es también muy divertida de usar.

Quizá el mínimo inconveniente que he encontrado en estos días es que el objetivo 50/1,8, preparado para cámaras de enfoque automático, no tiene la precisión de manejo de los Nikkor de enfoque manual, seguramente mucho más agradables de usar. Aunque calidad óptica no le falta. Terraza del IAACC Pablo Serrano, Zaragoza.

Como empezaba diciendo, en esta ola de moda retro en el diseño de cámaras que hemos visto en diversas marcas fotográficas, como Olympus, Fuji, recientemente Sony,… llega ahora Nikon ofreciéndonos una FM2 “digital”. Esto es imposible. Por el simple hecho de que una digital nunca podrá prescindir de las baterías que alimentan su electrónica. Es otra cosa. Se podría haber comparado con otros modelos, como la FE2, que era similar a la FM2, pero con obturador electrónico.

Finalmente, lo que pasará es que aprovecharán los elementos electrónicos de algunas cámaras que ya están en el mercado, los introducirán en una cámara algo menos grandota que las habituales réflex para formato de 24 x 36 mm, le quitarán algunas de las funcionalidades que muchos fotógrafos consideramos superfluas en una cámara, para que se parezca a las de antes, y la cobrarán como si realmente hubiesen hecho algo nuevo, más cara. Casi seguro. Son las paradojas de la mercadotecnia. Aunque también estoy casi seguro que será estupenda de usar, especialmente si la acompañan de algún objetivo rediseñado para un uso agradable en enfoque manual.

Nunca compraré esa cámara. Estoy más que servido en lo que se refiere a réflex digitales de buena calidad; condicionado desde aquella decisión que tomé en la primavera de 1993, pero no arrepentido. Y mi apetito por las cámaras con otra filosofía lo resuelvo de otras formas. Como usando cámaras clasicas. Propias, o prestadas. Como la FM2 del buen amigo José Manuel Abanses “Pepo” (pepojus39).

Me despido con esta toma realizada con el diafragma totalmente abierto en la Plaza de los Sitios de Zaragoza.

Trabajando con laboratorios y servicios de impresión a través de internet - White Wall y Carmencita Film Lab

Uno de los problemas con la generalización de la fotografía digital es que los servicios de alta calidad fotográficos prácticamente han desaparecido de las calles de nuestras ciudades. Incluso muchas pequeñas tiendas dedicadas a la fotografía de aficionado o de fotógrafo casual, que vendían copias generalmente de pequeño tamaño a buen precio y en realizadas en poco tiempo, han desaparecido también.

Otro de los problemas que ha traído esta cuestión es que mucho del saber instalado en las personas que trabajaban en estos comercios ha desaparecido. Muchas veces son personas jóvenes, que en estos momentos según lo que les pides parece que ni se enteran. Que les suena a chino. Yo ya he tenido alguna que otra experiencia negativa al respecto. Lo cual es un problema cuando te metes a rescatar cámaras clásicas o históricas que utilizan formatos y soportes poco habituales.

Así pues, una de las opciones que hay que contemplar es la de utilizar los servicios que nos ofrece internet. Y hoy os voy a hablar de dos de mis últimas experiencias.

Una cuestión que me apetecía era ver sí se podían obtener copias en blanco y negro de alta calidad, equivalentes a las copias en papel baritado que se obtenían en los laboratorios tradicionales con tecnología fotoquímica, a partir de archivos digitales. Tras ver diversas posibilidades, encontré un sitio en internet con dirección adaptada a diversos países de EUROPA, incluido ESPAÑA, y que ofrece una muy amplia variedad de procesos de ampliación fotográfica de alta calidad. Al menos desde un punto de vista teórico. Se trata de WHITE WALL (DIRECCIÓN PARA ESPAÑA). El producto en el que estaba interesado está bajo el epígrafe COPIAS FOTOGRÁFICAS, y se denomina COPIA LIGHTJET EN PAPEL BARITADO ILFORD, y se anuncia como copias de muy alta calidad, con negros profundos y gradación tonal bien definida, y como de gran longevidad en el tiempo, pudiendo permanecer inalterable durante 75 años en exposición.

Encargué dos copias. La primera corresponde a una fotografía digital, realizada con una OLYMPUS OM-D E-M5 y objetivo PANASONIC G 20/1,7 ASPH. Está realizada en NUEVA YORK, en MADISON SQUARE, ante el edificio FLATIRON, y en primer plano encontramos una joven que se disponía a cruzar la calle ante el famoso edificio. El formato de la imagen es 4:3 y solicité una copia de 28 x 21 cm, con un pequeño borde blanco para permitir un cómodo enmarcado posterior y un manejo más sencillo de la copia.

La segunda corresponde a una fotografía realizada con una OLYMPUS MJU-II con negativo en blanco y negro ILFORD FP4 PLUS expuesto a un índice de exposición 100, y revelado con Rodinal 1+25, para un acción más enérgica del revelador. Digitalizado con un escáner EPSON PERFECTION PHOTO V600 a un archivo de 6 megapíxeles. Esta tomada en el puente de BROOKLYN, también en NUEVA YORK y representa a una joven con un gran serpiente ante la mirada de otros turistas. El formato de la imagen es 3:2 y solicité una copia de 30 x 20 cm, un tamaño similar a la anterior, también con un pequeño borde blanco para permitir un cómodo enmarcado posterior y un manejo más sencillo de la copia.

El resultado de las copias obtenidas es bastante satisfactorio salvo que las sombras han salido más densas de lo esperado. Algunos de los negros, si no se contemplan con una luz artificial y no muy intensa, parecen no tener detalle, aunque con luz natural de día intensa sí que se aprecia. Las luces sin embargo conserva perfectamente los detalles, si que se empasten en ningún momento. Probablemente la copia sería perfecta elevando un poco el tono de las sombras. El papel es grueso, prácticamente cartulina muy sólida, y el detalle es excelente, especialmente en la copia de origen digital. La de origen de película tradicional puede estar demasiado al límite de lo que mi sistema permite, siendo el eslabón más débil de la cadena el escáner, que realiza un trabajo honorable pero que no permite una resolución espacial real más allá de los 4 megapíxeles, y por lo tanto no restituye completamente el detalle más fino. Pero para observadores no muy quisquillosos a los que he mostrado la fotografía, les ha gustado bastante.

En líneas generales, el producto es de alta calidad, pero hay que prestar atención al procesado y afinar bien las tonalidades para luego obtener detalle tanto en las luces como en las sombras sin problemas. Aunque lo pides a una página en español, el producto viene desde ALEMANIA, por mensajero.

El segundo trabajo que he encargado últimamente es el revelado de algunos carretes en color, película KODAK PORTRA 400, con los que probé mi recientemente adquirido equipo HASSELBLAD. Lo encargué a CARMENCITA FILM LAB (BLOG), laboratorio que se encuentra en la COMUNIDAD VALENCIANA, a quienes ya les había encargado alguna cosa. Como era unos carretes de prueba, solicité una resolución moderada. Aquí hay una pejiguera. Con anterioridad había mandado negativos de formato y medio de 6 x 4,5, y el resultado para el tamaño L, que es el intermedio que ofrecen, es de 3000 x 4200 aproximadamente, con 12 Megapíxeles muy útiles. Los de la HASSELBLAD son negativo de 6 x 6, más grandes, pero paradójicamente lo que mantienen es el lado corto, con lo cual se quedan en archivos de 9 Megapíxeles. Eso sí con un calidad en el detalle muy superior a lo que yo pueda alcanzar en mi casa. Esto no es muy lógico. Estoy por escribirles.

Os dejo algunos de los ejemplos de las fotografía tomadas con la HASSELBLAD 500C/M y un CARL ZEISS DISTAGON T* 50/4.

El proceso al platino-paladio a partir de copia digital

La fotografía digital ha supuesto una innovación muy importante en fotografía, ha revolucionado el medio, y a puesto al alcance de muchas más personas la posibilidad de conseguir buenos resultados a partir de sus equipos. Pero también ha hecho que algunos procesos fotográficos tradicionales queden arrinconados o se pierdan, a pesar de la excelente calidad que se obtenía, de la belleza de las copias fotográficas en un buen papel y bien procesadas.

Uno de esos procesos de "lujo" eran las copias al platino-paladio, dos metales nobles cuyas sales sustituyen a las de plata a la hora de constituir la base sensible para procesos de naturaleza físico-química. No voy a entrar aquí a contar en qué consiste ni nada por el estilo. Primero, porque no me considero cualificado para ello. No tengo la experiencia. Aunque he disfrutado en exposiciones de la belleza de estas copias, con una maravillosa gradación de grises y unos negros profundos sorprendentes.

Lo que os quiero traeros aquí es un vídeo en el que, sin palabras, sólo con imágenes y una música de fondo, vemos como trabaja el fotógrafo y copista portugués MANUEL GOMES TEIXEIRA, para hacer copias al platino-paladio a partir de los archivos digitales obtenidos con una LEICA M MONOCHROM. El vídeo, rodado en blanco y negro, también está muy bien en sí mismo. Y a veces me entran ganas de buscar una buena fotografía de mi archivo, en blanco y negro, y preguntarle cuánto me cobra por una copia con esta técnica. Una obra que virtualmente se pueda conservar, casi literalmente, para siempre.

Os dejo con el vídeo.