La fotografía como afición y otras artes visuales

CARLOSCARRETER.ES

Home / Essays / película

Eastman Double-X - esta vez con objetivos normales y también forzada un paso

Comentaba hace unas semanas sobre la película Eastman Double-X a propósito de la quedada peliculera al pueblo viejo de Rodén. También comentaba el hecho de que, al haber elegido para ese día unos objetivos un poco particulares, que me iban a dar de todo menos una prueba más o menos "objetiva" de cómo iba la película, íbamos a tener que dedicar un tiempo más a conocernos mutuamente. Bueno, pues ya tengo algo más que decir. Tanto a su sensibilidad nominal de 200 ISO, como forzada un paso, con un índice de exposición de 400.

Decir que hay diversos reempaquetadores de esta película cinematográfica para uso en cámaras fotográficas y que algunos la proponen con una sensibilidad nominal de 250 ISO. Poca diferencia es, pero es.

Una parte del grupo que fuimos a Rodén, el día que quedamos para revelar los carretes.

Vamos a recordar las características de la película por si alguno no había oído hablar de ella y se ha sorprendido al ver el adjetivo "cinematográfica".

En origen, la Eastman Double-X Negative Film 5222 es la película que propone Kodak para el rodaje cinematográfico en blanco y negro, en formato de 35 mm con doble perforación. Como Eastman Double-X Negative Film 7222 existe la misma emulsión pero para formato de 16 mm. Kodak anuncia en sus especificaciones técnicas para esta película una sensibilidad de 250 ISO con luz de día y de 200 ISO con luz de tungsteno. Aunque hoy en día la mayor parte de las películas son pancromáticas y su sensibilidad espectral se extiendes desde el azul hasta el rojo, siempre son algo más limitadas en las longitudes de onda más largas del espectro visible, que son más abundantes en la luz artificial de tonos cálidos de los filamentos de tungsteno, y por ello la película es algo menos sensible en esas circunstancias. De ahí la pequeña diferencia. Es algo que debemos tener en cuenta para la mayor parte de las películas en blanco y negro, salvo para aquellas que tienen una sensibilidad extendida hacia el rojo e incluso el infrarrojo, como la Rollei Superpan 200 Pro que también estuve probando hace unas semanas.

La luz artificial de los escaparates puede ser por ejemplo un lugar donde predomine la luz artificial. Fijaos cómo los negros me han quedado un tanto bloqueados.

Para su uso cinematográfico habitual, Kodak propone usar el revelador D-96, pero la película se puede revelar con cualquier revelador habitual para blanco y negro convencional. Yo utilizo mi habitual y fiel Kodak HC-110, que cunde un montón, dura mucho una vez abierto y da resultados bastante más que aceptables. Además, puedes jugar con la concentración del revelador para revelados más o menos compensadores.

Un domingo, con luz un poco modorra por el nublado que dominaba la ciudad de Zaragoza, expuse un carrete a la sensibilidad nominal propuesta por el reempaquetador de la película para uso fotográfico, que como ya he dicho es 200 ISO. Usé una cámara bastante precisa en la medición de la luz como es la Canon EOS 100, y un objetivo ligero pero bastante nítido a todas las aperturas y especialmente las medias, como es el Canon EF 40/2,8 STM.

Esperaba, por lo que había leído sobre la película, algo más de contraste en los negativos. Pero la verdad es que quedaron un poco planos, y he tenido que ajustar bien los niveles tras el digitalizado de los mismos para obtener unas fotografías con un mínimo de chicha.

Es frecuente oír en los fines de semana de finales del invierno y principios de la primavera a los tambores y bombos de las cofradías ensayar para la Semana Santa. Pero nunca me había encontrado por la calle a los costaleros que llevan los pasos haciendo también sus entrenamientos.

Por otro lado, me sorprende comprobar, esto sí que lo había leído en algún otro sitio, que la película tiene un grano más evidente de lo que uno podría esperar para la sensibilidad nominal que tiene. He usado películas con sensibilidades de 400 ISO que aparentaban menos grano que la Double-X.

Unos días más tarde, cogí otro carrete y lo cargué en la Leica M2 calzada con el Carl Zeiss Biogon-C 35/2,8. Una óptica todavía más nítida que la anterior de Canon. Eso sí, la cámara no tiene fotómetro y la exposición hay que estimarla o medirla con un fotómetro de mano o similar. Por ejemplo, con el teléfono móvil y una aplicación dedicada a tal efecto.

La estuve exponiendo a un índice de exposición de 400, para luego forzarla un paso aumentando el tiempo de revelado con HC-110.

Las circunstancias de luz fueron las de la caída de la tarde, con tiempo despejado. Luz un poquito más cálida que durante el día, pero con dominante muy azul en las sombras.

Lo cierto es que no sé si es que estuve poco inspirado o qué me paso, pero la mitad de los negativos me quedaron excesivamente subexpuestos, sin que pareciera que el revelado prolongado hubiera hecho gran cosa. Así que probablemente me equivoqué en muchos de ellos subexponiendo más de la cuenta.

La nitidez de la película se mantenía muy alta, ya digo que el pequeño Biogon de Zeiss es también un objetivo muy nítido, y en los fotogramas con una densidad correcta, aunque las sombras pudieran estar un poco bloqueadas por la subexposición sistemática de al menos un paso, el grano no estaba tan presente como imaginaba viendo los resultados a la sensibilidad nominal.

Dado que el contraste era mucho más rico en estos negativos forzados, quiero pensar que el grano algo excesivo en los expuestos a la sensibilidad nominal de 200 ISO se originó en los ajustes del contraste tras digitalizar los negativos. Que el día que expuse ese carrete la luz era tan modorra que las escenas tenían per se poco contraste, y que aunque la exposición fuera correcta a un índice de exposición de 200, igual les hubiera venido bien un aumento en el tiempo de revelado para aumentar el contraste.

Decir que los negativos de ambos carretes los digitalicé con la Olympus OM-D E-M5 y el Panasonic Leica Macro-Elmarit 45/2,8 ASPH.

Y si he de resumir la experiencia, aunque aun me quedan un par de carretes que aprovecharé, he de decir que no me acaba de convencer esta película como una opción a las habituales ya conocidas. Pero de todo hay que probar.

Cierro con uno de los negativos francamente subexpuestos... que todavía no entiendo cómo pude equivocarme con unas condiciones como la que había. ¿En qué estaría yo pensando?

Excursión a Rodén con película tradicional - entre la Double-X y un objetivo "soft focus"

Una nueva reunión, con excursión a Rodén, a pocos kilómetros de la ciudad de Zaragoza, del modesto pero animado grupo de aficionados a la fotografía con película tradicional que pulularmos por la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza (AFZ) y por el grupo menos organizado formalmente Fotógrafos en Zaragoza (FeZ). Varias caras conocidas ya de otras quedadas similares y alguna cara nueva que esperamos que se anime y se enganche a este "vicio" fotoquímico.

Pocos días antes de la excursión, yo había recibido un paquete con cinco carretes de Eastman Double-X, una película de Kodak que no había probado nunca. Esta película con una sensibilidad nominal de 250 ISO, aunque suele venir etiquetada como 200 ISO, estaría a caballo entre la ya desaparecida Plus-X, de 125 ISO y la popular Tri-X, de 400 ISO en la actualidad. La peculiaridad de esta pelíucla en blanco y negro, es que no se ha comercializado por Kodak como película fotográfica sino como película cinematográfica. Y si está disponible para fotografía fija es gracias a que algunos emprendedores compran los rollos de película cinematográfica y la corta y la adaptan para su utilización con carretes tradicionales de 35 mm en cámaras fotográficas. Como digo, la película tiene una sensibilidad nominal de 250 ISO, aunque suele venir como 200 ISO. En las especificaciones técnicas de Kodak (PDF) nos da una sensibilidad de 250 ISO con luz de día, mientras que recomienda un índice de exposición (IE) de 200 con luz de tungsteno. Por supuesto, con los reveladores adecuados y ajustando las temperaturas o los tiempos de revelado se puede utilizar con otros índices de exposición con buenos resultados. Y de hecho, los directores de cinematografía la usan así. Si veis una película en el cine rodada en blanco y negro con película tradicional, muy posiblemente esté rodada con este tipo de película. Lo que quiere decir, porque así funciona el mundo del cine, que es una película con amplia latitud de exposición y amplia gradación tonal, de modo que se adapte a una variedad de condiciones de iluminación, más o menos contrastadas, según las decisiones del director de fotografía. Frente a las películas cinematográficas en color, tiene la ventaja de que no lleva la capa antihalo que hay que eliminar en estas para poder ser usadas y reveladas en los procesos de revelado convencionales en fotografía fija. La Double-X se puede usar tal cual, recortada para adaptarse a los carretes habituales de formato 135, y revelada en los reveladores convencionales de fotografía en blanco y negro.

Existe también en película de doble perforación de 16mm. Pero esta no es aprovechable, que yo sepa en ninguna cámara fotográfica actual. No existe en ningún formato aprovechable en formato medio... una pena.

A Rodén me lleve la Pentax MX, que es una cámara muy fiable para usar y probar películas en blanco y negro. Peor en cuanto a objetivos, tomé una serie de decisiones que hacen que antes de dar mi opinión definitiva sobre la película, tenga que exponer algún otros carrete en condiciones "más normales". Me explico.

Como una nueva adquisición al grupo de "peliculeros" nos anunció que se vendría con una Zenit E de su padre, tuve la ocurrencia de colocar como objetivo "normal" en la MX el Industar 50/3,5 de montura M42, objetivo también soviético, con el adaptador correspondiente. Y como las circunstancias de luz lo permitían, le puse un filtro amarillo intenso que tengo para este objetivo. Pero me pasaron dos cosas. La primera es que el filtro no es nada del otro mundo y me causa reflejos de luz indeseados que degradan la imagen. La segunda es que por primera vez me fie de la escala de profundidades de campo del objetivo y enfoqué por zonas. Había abundante luz, y es un objetivo que es mejor usar a diafragmas de f/5,6 a f/11 que más abiertos. Así que en los paisajes, cerré a f/11 y enfoque siguiendo las indicaciones de la escala de profundidad de campo a la hiperfocal. No funcionó bien. La escala no está bien calibrada, y las distancias lejanas no salen suficientemente bien enfocadas. Sin embargo, algunas fotografías tomadas en sombra con difragmas de f/5,6 y con un enfoque cuidadoso a través del visor han salido bien.

El otro "problema", que no es ningún problema, es que decidí llevarme el SMC Pentax Soft 85/2,2, un objetivo que ya os he presentado en otras ocasiones, que no tiene corregida la aberración esférica, ofreciendo un aspecto desvanecido, neblinoso, etéreo a las fotografías, que pierden nitidez. Por lo tanto, tampoco es la mejor opción para evaluar la película, aunque sí para obtener efectos creativos y divertirse haciendo fotografías. Lo que si me permitió es comprobar que, dado que su apertura mínima es f/5,6 y la luz disponible era muy alta, la Double X se traga la sobrexposición sin mayores problemas.

El revelado lo hice con mi habitual HC-110 a dilución B (1:32), lo que da un tiempo de revelado para su sensibilidad nominal de 200 ISO de 5 minutos. Un poco escaso, pero que no me ha producido ningún problema. Para ir con más margen, quizá una dilución E (1:48) que supondría un tiempo de revelado de 7,5 minutos implicaría más margen de maniobra ante pequeños errores en tiempo de revelado. O la dilución H (1:64), que nos llevaría a los 10 minutos. Bueno, el caso es que no tuve ningún problema, y a pesar que había una diversidad de situaciones de exposición, todos los negativos tenían buena y abundante exposición. Cierto que ninguno estaba subexpuesto. La mayoría estaban correctamente expuestos o sobrexpuestos uno o dos pasos. Intencionalmente. Los digitalicé usando la Olympus OM-D E-M5 con el Panasonic Leica Macro-Elmarit 45/2,8, lo que me proporciona archivos con una resolución espacial de 14 megapíxeles. Más que de sobras, dado que las características de los objetivos empleados hacen que dude de que sean capaces de aprovechar tanta información.

La excursión estuvo bien. Lo pasamos bien, hicimos fotos, hablamos de fotografía, y confirmamos que la fotografía con cámara para película tradicional es muy divertida y creativa. Evidentemente, no voy a dar una opinión definitiva de lo que opino de esta película. En cuanto pueda, cargaré un carrete en una cámara con un objetivo competente y la utilizaré con el máximo cuidado. Pero tengo la sensación de que no está mal, aunque no me aporta nada de especial que justifique el coste de la misma, algo superior a otros productos directamente comercializados para la fotografía fija. Pero bueno, me quedan cuatro carretes. Y ya os iré contando.

También use la Agfa Jgestar 8.8 con un carrete de Kodak Portra 400, pero esos fotogramas tardaré unos días en poder enseñarlos.

Rollei Superpan 200 - Primer contacto... uso convencional

El fin de semana pasado fue fin de semana de pruebas. Por un lado, el sábado, en una tarde con una luz estupenda, bajo la modalidad de fotografía de paisajes, probé la Fomapan 100 Classic, como ya os conté hace un par de días. Al día siguiente era la fiesta de San Valero en Zaragoza. Y tengo costumbres fijas. Salir con unos amigos, pasear si hace bueno, tomar el aperitivo y luego comer con mi hermana y mi sobrino. El plan lleva así unos cuantos años. En ocasiones, ese pasear se convierte en un buen momento para sacar una cámara y hacer pruebas para conocer nuevas cosas. Por ejemplo, el año pasado me sirvió para familiarizarme con la Cinestill 800T, mientras visitábamos el Museo Pablo Gargallo.

En esta ocasión, como la mañana era muy agradable, y con una luz estupenda, paseamos. Y probé el segundo lote de película de los dos que había encargado unos días antes. En este caso, se trata de la Rollei Superpan 200. En este caso, no estamos hablando de una película de características clásicas o generales. Estamos ante una película superpancromática, que tiene extendida su sensibilidad hacia el infrarrojo. Que significa esto, pues que se puede usar como una película convencional con una sensibilidad nominal de 200 ISO, aunque admite forzados o sobrexposiciones controladas con revelados más cortos. Vamos que la puedes exponer a sensibilidades entre 50 y 800, ajustando convenientemente los tiempos de revelado posteriores. 

Pero también la puedes utilizar con un filtro infrarrojo o un rojo profundo, para captar el mundo sólo en las longitudes de onda más largas del espectro visible, el rojo, y del no visible cercano, como son las infrarrojas. Esto lo probaré en otra ocasión. Probablemente, cuando llegue la primavera y la vegetación se llene de hojas que reflejan abundantemente esta radiación electromagnética.

Nos dicen también que por las características de su soporte, de alta transparencia, y afortunadamente de buena estabilidad documental, se puede utilizar también para revelada en un procesado como diapositivas en blanco y negro. De hecho, he leído en algún sitio que es descendiente directa de la reconocida y muy querida Agfa Scala 200X, que alguna vez usé como película diapositiva. Aunque no es ese mi interés en este momento.

La mayor sensibilidad al infrarrojo también permitiría fotografías con más profundidad en paisajes o en la distancia por su mayor penetración. Está adaptada a la fotografía aérea. Se anuncia con una granularidad muy fina. De hecho, tengo la sensación de que es muy similar o incluso menor que la Fomapan 100 Classic que probé el otro día. Aunque no tengo métodos para medir con rigor estas cosas.

Como estáis viendo la probé en su versión para medio formato, con la Hasselblad 503CX calzada con el Carl Zeiss Planar 80/2,8.

No sé dónde o quien fabrica todas estas películas de marcas menos populares. Si la Fomapan que comentaba el otro día parece que está fabricada en la República Checa, de donde es la marca. La Rollei he oído cosas como que está hecha en Croacia... pero no tengo ni idea. El caso es que, en realidad, la presentación es muy similar a la Fomapan, teniendo como única diferencia que el papel protector de la película es blanco en lugar de negro. Pero con las rotulaciones e indicaciones muy similares si no iguales, y una presentación global muy parecida.

El soporte de la emulsión, como decía, tiene una buena estabilidad dimensional y no da ningún problema para escanearla con el Epson Perfection Photo V600. También parece tener la máscara verde de la Fomapan, que tiñe el revelador. Y también es muy fino, y me causó exactamente el mismo problema que con la Fomapan. Al montar dos rollos en una espiral se montaron uno sobre otro y se arruinaron algunos negativos, y otros se estropearon un poco. Los arruinados los veréis a continuación. Los que están estropeados... buscáis alguno entre las fotografías que he puesto, a ver si lo encontráis.

En cuanto a mi apreciación subjetiva de los resultados... Se me olvidaba, la revelé con el polivalente Kodak HC-110. Coincide que para la misma temperatura y concentración del revelador, ofrece los mismos tiempos de revelado que la Fomapan 100 Classic, por lo que maté dos pájaros de un tiro.

Las fotografías que os muestro están obtenidas en el escáner sin correcciones de tonalidad ni contraste alguna. Alguna de ellas, puntualmente, tiene aplicada alguna máscara para aclarar alguna zona de la imagen. Pero en general, son tal cual salen del escáner. Algunas tienen bastante buen aspecto, con buen contraste y gama de tonos, y otras me parecen un poquito suavecitas, pero en líneas generales están bien. Y creo que ofrecen mucho margen para el procesado, bien sea en el cuarto oscuro tradicional, bien el digital, si partimos de un fichero tiff con 16 bits de profundidad.

La latitud de exposición me parece muy buena, y la nitidez no está mal. En las muestras que estoy poniendo es posible que observéis algunas fotos con una nitidez mejorable. Pero hay que achacarlo a un enfoque no demasiado preciso. El formato medio no está muy adaptado a la fotografía callejera. Y menos si usas el visor de capuchón a nivel de la cintura con la imagen invertida en lugar del pentaprisma a nivel del ojo con la imagen corregida. Pero opté por llevar la configuración que menos volumen ocupaba.

Por cierto que del mercadillo de la plaza de San Bruno me llevé por muy poco dinero un aparato del que os hablaré próximamente. Ahora mismo tengo secando unos rollos de Kodak Tri-X 400. Que como son más recios no se han montado unos sobre otros en la espiral de revelado y han quedado sin daños aparentes.

Resumiendo, un negativo en blanco y negro que es perfectamente utilizable dentro de la gama de sensibilidades medias como negativo de uso general. Pero que sinceramente, creo que para este uso hay otros mejor adaptados. Los Ilford, tanto de tecnología tradicional como la XP2 Super, el Fomapan 100 Classic del otro día, la muy flexible Kodak Tri-X 400... Cada uno según las condiciones de luz que haya.

El precio es muy contenido. Es más caro que el Fomapan 100 Classic, pero más barato, aunque sea por poco que los Ilford más económicos. Así que sólo queda evaluar su utilización como negativo especializado. Infrarrojo. Pero para eso necesito dos cosas. Que la vegetación salga de su letargo invernal, y un filtro rojo profundo. Para formato 135 ya tengo alguno de estos, pero me gustaría probarla en formato medio. Así que tendré que ponerme a buscar. Espero que haya pues una segunda parte sobre esta Rollei Superpan 200 en un futuro no muy lejano.

Fomapan 100 Classic - ¿buena, bonita y barata?

Analicemos las opciones. Supongamos que soy un fotógrafo aficionado que de vez en cuando gusta de usar sus cámaras clásicas para película tradicional, tanto para carrete película de 35 mm con doble perforación (formato 135 del catálogo de Kodak), como para rollo de película de 60 mm sin perforaciones (formato 120 del catálogo de Kodak). Especialmente esta última, cada vez más. Y que aunque las películas más todo terreno hoy en día son las de 400 ISO, de vez en cuando - paisajes, bodegones, retratos - gusta de utilizar películas de menor sensibilidad y grano más fino.

Supongamos que no les tengo especial cariño a las películas de grano tabular. Manías que tiene uno.

Tomaremos los precios de un determinado establecimiento. Como referencia comparativa. Que luego según donde busquemos, estos precios varían. Rollos de formato 120, 12 exposiciones en la Hasselblad, 15 exposiciones en la Fujifilm GS645S:

Mi preferida, Fujifilm Neopan 100 Acros. Excepcional gama de grises, resistencia notable a fallar en la ley de la reprocidad lo que la hace muy apta para exposiciones largas, que no son tan largas, grano fino, manejo cómodo,... No siempre disponible en todas las tiendas. 7,20 euros el rollo de 120.

Mi alternativa favorita, Ilford FP4 Plus 125. Excelente estabilidad dimensional, lo que la hace estupenda para digitalizar en el escáner de casa, buena gama de grises, grano razonablemente fino, manejo cómodo, fácil de encontrar,... 5,24 euros el rollo de 120.

Alternativa a probar, Fomapan 100 Classic. ¿¿¿ ???,... 4,08 euros el rollo de 120.

Está claro el porqué de esta prueba, ¿no?

Embalaje sencillo, pero eficaz. Papel protector de la película sorprendentemente recio y fuerte, comparado con otras marcas indicadas. Luego veremos por dónde cae la contrapartida. En cualquier caso, la película está perfectamente protegida contra la luz. Hay abundancia de indicaciones, y deja bien claro cuándo la película está sin exponer y cuando está expuesta.

El apelativo Classic es una declaración de intenciones. Se trata de una emulsión con unas características clásicas, procedente de la República Checa. Tecnologías clásicas, revelado tradicional con reveladores habituales, sin complicaciones. Por lo menos a priori. Con su sensibilidad nominal 100 ISO, se le supone un grano fino.

Expuse un par de carretes, con motivos paisajisticos en el extrarradio de Zaragoza, con la Hasselblad 503CX calzada con el Carl Zeiss Distagon 50/4. Para los profanos en el formato medio, diremos que es un angular equivalente grosso modo a un 28 mm en formato tradicional de 24 x 36 mm. No es exactamente igual el aspecto por el formato cuadrado de la Hasselblad, pero por ahí va la cosa. Mi Distagon 50/4 es viejuno, y aunque está revestido, no tiene la prestigiosa etiqueta T* de Carl Zeiss que garantiza gran resistencia a la pérdida de contraste cuando tenemos fuentes de luz potente dentro del fotograma. Como por el ejemplo, el sol. Así que nos puede aparecer alguna pérdida de contraste y alguna luz parásita.

Con negativos en torno a los 55 x 55 mm, digitalizado con cuidado en el Epson Perfection Photo V600, pero sin intervenir corrigiendo tonos, contraste o nitidez, nos ofrece sin problemas archivos de 20 a 25 megapíxeles, según la resolución de digitalización por la que optemos, llenos de detalle, con un gran que está ahí pero que tan apenas se aprecia en las pruebas impresa, tan apenas, con una gama de tonos bastante amplia y que permiten una manipulación amplia, que yo no he hecho. Lo que veis es prácticamente tal cual salió del escáner. Como la película estaba correctamente expuesta a 100 ISO y correctamente revelada en Kodak HC-110, todos los negativos tenían un aspecto excelente. Muy, muy, muy utilizable. Desde este punto de vista la relación calidad-precio me parece excelente.

Hice algunas tomas comprobando como se comportaba en tomas a contraluz, o en situaciones de iluminación en clave alta, tanto con luz agradable lateral, como ya en los momentos del atardecer. En ningún momento me encontré ni con las luces ni con las sombras empastadas. Encontré materia y detalle siempre.

Lo cual está muy bien. Ni que decir tiene que el Distagon de Carl Zeiss, cuando no lo sometes a la tortura de poner el sol en el encuadre, muestra una nitidez notable para los prácticamente 50 años que tiene su diseño.

Pero también tiene sus problemas esta película. Y las voy a contar. En primer lugar, hay algo que no sabía que hizo que me diera un susto morrocotudo, tiene una máscara verde que se va con el revelador tiñéndolo intensamente. Además, durante el agitado en el revelado, que en mi caso siempre es tranquilo, se generó mucha espuma, hasta el punto de que llegué a pensar si en el tanque quedaban restos de detergente o humectante. Pero lo cierto es que la calidad del revelado fue buena. Salvo por una cosa.

La base de la película es muy fina. No tiene mala estabilidad dimensional y no me causó problemas al escanearla, pero es muy fina. Yo tengo la costumbre de incluir dos rollos de 120 en cada espiral de revelado. Normalmente, con las películas Ilford o con las Kodak Tri-X no es problema. Noto en seguida cuando introduzco el segundo rollo que he llegado al tope, y se revelan sin problemas. Pero con esta, es tan fina, que quedaron montados un rollo sobre el otro y se echaron a perder algunos negativos.

Esto no me había pasado nunca. Y por supuesto, al perder exposiciones, la relación calidad precio empeora. Ya no pagas por 12 negativos por rollo, sino por 10 u 11 si tienes este accidente, que ya digo no me había pasado nunca.

Otro problema que no apreciaréis, pero que os lo cuento. De alguna parte ahorran para mantener el precio bajo, claro. Y además de un base muy fina, que les permite poner un papel más recio de protección, ahora se entiende, la tira de película es más corta que en las de Ilford, y el 12º fotograma del rollo queda comprometido. Según como cargues la película, y yo sigo las indicaciones de los respaldos de Hasselblad al pie de la letra, puede quedar ligeramente recortado. No hay margen. Esto te puede suponer otra foto en caso de que hayas encuadrado muy ajustado.

Después de lo visto, merece la pena esta marca de película frente a otras más prestigiosas y más caras. Sí, si andas con presupuestos justitos, y a condición de ser muy cuidadoso al cargar la película y al cargar la espiral de revelado en caso de cargues dos rollos en una. Porque si no, lo comido por lo servido. Y además, perder un negativo ya expuesto no es perder un trozo de película sino perder una foto que podía ser interesante.

Así que me lo pensaré. Un poco. De momento, siento tendencia a preferir la Ilford FP4 Plus aunque cueste algo más. Pero me da más confianza de cara a los sustos accidentales.

Y además,... dentro de pocos días os hablaré de otra prueba interesante, que puede hacer que esta meritoria Fomapan 100 Classic tengo todavía menos interés. Aunque os puedo asegurar que puede ofrecer unos resultados fotográficos excelentes, limitados sólo por la pericia del fotógrafo. Ofrece lo que la marca promete: "This film is characterized by high resolution, wide exposure latitude and fine grain (Esta película está caracterizada por una alta resolución, amplia latitud de exposición y un grano fino)."

Atención al pajarito... que se ve pequeñito al estar usando un gran angular, y además estaba empezando a alzar el vuelo.

El 2016 en fotos (2): De película

En 2016 se ha producido un cambio notable en mis costumbres fotográficas. Si hasta el año pasado y durante las últimas rondas solares la fotografía con película tradicional era un complemento o un entretenimiento que se producía de vez en cuando, pero mi forma de fotografiar principal era la toma digital, en este año ha cambiado. En proyectos muy concretos y en los viajes, la toma digital es la predominante. Pero para mis paseos, para mi entretenimiento cotidiano, para el día a día, la película tradicional ha ocupado un lugar principal. 2016 ha sido también un año donde he hecho muchas pruebas, algunas con éxito, otras con menos. Las iré resumiendo mes a mes.

ENERO

Dos temas fundamentales. El primer el taller de fotografía estenopeica con Beatriz Aisa que reunió a ocho aficionados con esta estupenda fotógrafa y persona. El segundo la fotografía en interiores con Cinestill 800T, película cinematográfica adaptada a un uso como película negativa color de alta sensibilidad calibrada para luz de tungsteno. En ambos casos, experiencias muy satisfactorias.

Fotografía estenopeica
Canon EOS 100 + EF 50/1,4 USM + Cinestill 800T

MARZO

Habiendo anunciado el fabricante chino de las cámaras Holga que cesaba la producción de estas cámaras, me hice con un modelo básico. Sin flash, con lente de cristal. Lo probé en la excursión a Anento con Fotógraf@s en Zaragoza.

Holga 120N + Tri-X 400

MARZO-ABRIL

Con febrero un mes un poco anodino en experiencias fotográficas, marzo y abril fueron sin embargo dos meses de gran experimentación. Fundamentalmente, durante esos dos meses me hice con una serie de objetivos antiguos con montura de rosca M42, de los cuales uno japonés, el Takumar 35/2 de Pentax, y el resto una colección de diversos 50 - 58 mm de los países de la antigua Europa comunista, especialmente la República Democrática Alemana y la Unión Soviética. Con ellos vinieron alguna cámara Praktica y Zenit, a precios absolutamente ridículos. La Zenit fracasó poco después. Pero es poco importante.

Pentax MX + Takumar 35/2 + Portra 160
Pentax MX + Takumar 35/2 + Portra 400
Zenit E + Industar 50-2 50/3,5 + Fujifilm Acros 100
Praktica MTL 5 + Carl Zeiss Jena Tessar 50/2,8 + Portra 400
Praktica MTL 5 + Carl Zeiss Jena Tessar 50/2,8 + Portra 160

ABRIL

Con abril llegó también la primera de las dos quedadas analógicas que se han celebrado, con gentes de Fotógraf@s en Zaragoza (FeZ) y la Asociación de Fotógrafos de Zaragoza (AFZ). Desarrollada en el entorno de la Expo 2008, tres cámaras distintas me llevé. Aunque una de ellas quedó tocada y averiada. No sin antes proporcionarme unas dobles exposiciones muy interesantes. Y también estrené un objetivo de la antigua RDA...

Voigtländer Perkeo II + FP4 Plus
Pentax MX + Meyer Optik Görlitz Trioplan 50/2,9 + Acros 100
Olympus mju-II + Kodacolor 200

También sucedió algo que plantó en mí la semilla de la inquietud por la fotografía instantánea, aunque tardaría unos meses en germinar. Emilio Molins se llevó su Instax Wide.

Olympus mju-II + Kodacolor 200.

MAYO

En mayo estaba encantado con los dos pequeños objetivos de tras el telón de acero, que con la Pentax MX hacen un equipo compacto y ligero. Y capaz de funcionar en condiciones impensables para mí.

Pentax MX + Trioplan 50/2,9 + Kodacolor 200
Pentax MX + Trioplan 50/2,9 + HP5 Plus

JUNIO

En el final de la primavera y principios de la primavera hice cosas diversas, pero destacaré dos de ellas. La excursión a Bubal y Jaca con Fotógraf@s en Zaragoza, a la que me llevé la Hasselblad 503CX, y el viaje a Islandia, al que me llevé la Olympus mju-II.

Olympus mju-II + Kodacolor 200
Hasselblad 503CX + Distagon 50/4 + Ektar 100
Olympus mju-II + Tri-X 400

JULIO

Julio estuvo cargado de experimentación. Por ejemplo, fotografía estenopeica sobre película con una Holga Wide Pinhole o con una Ondu 6x12 Multiformat.

Holga Wide PInhole + FP4 Plus
Ondu 6x12 Multiformat + Kodak Portra 400

También usando la película cinematográfica Cinestill 50D, de baja sensibilidad y calibrada para luz de día, adaptada a su uso como negativo en color tradicional.

Pentax MX + Helios 44 58/2 + Cinestill 50D

Y me hice con un zarrio, una Vivitar Ultra Wide & Slim, cámara de plástico con un gran angular en el entorno de los 21 mm, y que tengo que aprovechar más. No da gran calidad, pero es muy expresiva.

Ambas fotos: Vivitar Ultra Wide & Slim + FP4 Plus

AGOSTO

En agosto usé varias cosas, pero lo más destacable o específico fue que desempolvé mi cámara más antigua, la Agfa Billy de 1928, con la que con un poco de cuidado se pueden conseguir fotos muy interesantes. Y con su negativo de 6 x 9 cm, recoge información en cantidad a pesar de su flojo triplete como objetivo. También, con esta serie comencé a experimentar con el revelado de la Ilford XP2 Super como película en blanco y negro tradicional en lugar de proceso C-41. Con buenos resultados.

Ambas fotos: Agfa Billy o Jgestar 8,8 + Ilford XP2 Super

SEPTIEMBRE

Este mes también fue dado a experimentar y probar cosas. Usé más la Hasselblad 503CX, probé los procesos forzados con película Portra 400 y me llevé la Fuji GS645S a una excursión al matarraña con Fotógraf@s en Zaragoza. Un no parar.

Hasselblad 503CX + Sonar 150/4 + Ilford XP2 Super
Las dos fotos anteriores: Canon EOS 100 + EF 40/2,8 STM + Portra 400 @ 1600
Fujifilm G645S + Portra 400

OCTUBRE

Empecé este complejo mes con una quedada de Fotógraf@s en Zaragoza a la que me llevé la Hasselblad 503CX.

Hasselblad 503CX + Planar 80/2,8 + Portra 400
Hasselblad 503CX + Sonar 150/4 + Portra 400

Y el evento más importante del resto del mes fue que me traje de Hong Kong una Plaubel Makina 67, una cámara que empezó dándome unos resultados excelentes y mucha satisfacción, pero que con el uso ha empezado a mostrar filtraciones de luz y voy a tener que llevar a revisar. Una pena, porque por lo demás está en excelente estado. Pero son los riesgos de adquirir material clásico que ha podido estar mucho tiempo parado y sin mantenimiento.

Ambas fotos: Plaubel Makina 67 + Portra 400

OCTUBRE-NOVIEMBRE

Durante el verano me hice, por un precio ridículo, con una pequeña Olympus PEN EE3, cámara de medio formato, es decir, que en un carrete de 35 mm obtienes el doble de exposiciones que con una cámara habitual. Hice un carrete paseando por Zaragoza, en la excursión a Monreal del Campo para fotografiar la flor del azafrán y en una escapada a Madrid.

Las cuatro fotos: Olympus Pen EE3 + Acros 100

NOVIEMBRE

Dos quedadas marcaron este mes. La primera de ellas fue la segunda quedada analógica del año, continuación de la anterior que hicimos en abril, y que nos llevó al Gran Capitán en Montañana y a la Cartuja de Aula Dei en Peñaflor. Allí comprobé que definitivamente la Makina 67 no iba bien. Pero también comprobé que la Leica M2, con revelados forzados incluidos, va mejor que nunca. Con todo tipo de focales.

Una de las fotos que pude salvar de la Plaubel Makina 67 + Portra 400
Leica M2 + Biogon-C 35/2,8 + Tri-X 400 @ 1600
Leica M2 + Elmar C 90/4 + Portra 400

A la segunda quedada de noviembre, organizada por Rafael Ricote y pensada para hacer fotografía callejera por el casco viejo de Zaragoza, opté por llevarme un equipo improbable para este fin, la Hasselblad 503CX con el respaldo para Super Slides, 16 exposiciones de 4 x 4 cm.

Hasselblad 503CX con respaldo A16s + Planar 80/2,8 + XP2 Super

DICIEMBRE

Y en diciembre germina la semilla de la fotografía instantánea que se planto en el mes de abril. Desempolvo la Polaroid Supercolor 635 que tengo por casa, gasto la película Polaroid 600 que me quedaba en el Chocoencuentro de Fotógraf@s en Zaragoza, y me hago con unos cartuchos de Impossible Project 600, para ir conociéndonos.

Algunas polaroids fueron regaladas a los modelos y yo hice fotografías digitales para testimoniar su existencia: Polaroid Supercolor 635 + película Polaroid 600
Polaroid Supercolor 635 + película Polaroid 600
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 BN
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 color

En la última semana del año, tengo una de cal y otra de arena. Busco paisajes con niebla con la Fuji GS645S, que no quedan bien por culpa de un revelado mal hecho.

Fujifilm GS645S + Ilford XP2 Super

Y me voy al parque con la Hasselblad 503CX y la Polaroid Supercolor 635. Con esta me llevo una lente de aproximación, consiguiendo algún modesto éxito,... pero necesito más práctica.

Hasselblad 503CX + Planar 80/2,8 + Ilford XP2 Super
Polaroid Supercolor 635 + Lente de aproximación Hoya de 2 dioptrías + Impossible 600 Color
Polaroid Supercolor 635 + Impossible 600 Color